Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Leonardo Reyes

Leonardo Reyes: "Reivindicamos políticas para la contratación de actores y actrices"

"Las instituciones han dejado a la profesión a los caballos de la crisis" destacó el presidente de la Unión de Actores y Actrices de Canarias

Leonardo Reyes, presidente de la Unión de actores y Actrices de Canarias.

Leonardo Reyes, presidente de la Unión de actores y Actrices de Canarias. JOSÉ CARLOS GUERRA

Como presidente de la Unión de Actores y Actrices de Canarias desde el pasado enero, ¿qué programas está impulsando?

Tienen mucho que ver con el funcionamiento interno, es decir, adquirir costumbres que no había como contestar los correos, mandar información, mucho de lo que tiene que ver con temas de comunicación que estaba un poco dejado de lado. También escribir de forma periódica a los socios, comunicarles las acciones que se están llevando a cabo, aunque no hayan terminado, que el socio sienta que la directiva está cerca y pendiente de las cosas, al frente de la actualidad. Por otro lado, el sindicato lleva diez años en activo que han sido los peores para el sindicalismo en España por la crisis. Estos años no han ayudado al asociacionismo, sino a que cada uno salve las castañas como pueda. Me he visto, ahora, al coger la UAC, con un déficit muy grande en el ámbito de socios, mucha dejadez y cierto abatimiento. Mi idea es impulsarlo. Este año en enero me lo ofrecieron al cambiar la directiva.

¿Ha ganado la Asociación de Actores, en sus pocos años de existencia, suficiente visibilidad para hacer valer acciones reivindicativas?

Creo que, de algún modo, sí. Pienso que ha habido épocas en que a lo mejor no ha estado del todo presente, aunque pertenecemos a plataformas de acciones sindicales en la Península. Quizá en algún tiempo la actividad se dedicó más a colaborar en estas plataformas, en que había reuniones y materias que se estaban llevando al Parlamento Europeo donde siempre tenemos algo de representación en la plataforma Conarte. En el ámbito más específico del Archipiélago, donde tenemos la representatividad y a donde pertenecemos, ha habido unos años de cierto abandono de la política sindical. Queremos recuperar sector, camino perdido y las dinámicas internas del propio sindicato para lo que contamos con una campaña que se llama Unidos somos más fuertes y pretendemos ahora mismo reactivar convenios.

¿Qué es lo más importante de lo que reivindican?

Políticas que ayuden a la contratación de actores y actrices. Nuestro trabajo consiste en defender el ámbito de los actores y actrices del Archipiélago. No pertenecemos a la industria cultural, ni a los directores de escena ni nada de eso. Nuestra demanda se dirige a incentivos a la contratación. Lo que ha pasado en estos años en que la contratación ha sido tan débil es que, sobre todo muchas actrices se han dado de alta como autónomas y se han montado su espectáculo. Han intentado emprender, aunque los actores no quieren ser emprendedores de sus propios espectáculos, para eso está la producción y los productores. Lo que queremos es trabajar.

Generar empleo en el sector artístico debe de ser bastante duro.

No en todas partes es así. El teatro requiere del apoyo no sólo de las instituciones. Aquí las políticas de apoyo a las artes escénicas han sido nulas. Las instituciones han dejado a la profesión a los caballos de la crisis. Quienes tenían una estructura un poco más sólida se han podido mantener, otros muchos han cerrado y luego ha habido la política de los falsos autónomos en que te das de alta y te llaman o no para trabajar. Lo que vemos ahora es que en nuestro mercado hay múltiples microempresas compuestas por una o dos personas.

En rigor, ese empleo necesita empleadores. ¿Quiénes lo son o pueden serlo?

En Canarias hay una industria cultural de muchos años en las artes escénicas y ellos son los empleadores. Hace unos días, la asociación Réplica que es la de la industria de las artes escénicas en las Islas, con una serie de fuerzas políticas ha conseguido tramitar en el Parlamento una llamada de atención al Gobierno para que el próximo año los presupuestos para estas artes suban dentro del Presupuesto General. No es vinculante. La industria ha estado ahogada. Cuando hablamos de la cultura canaria en estos diez últimos años se ha visto que se han tenido que reciclar espectáculos y escenografías, es decir, que no ha habido dinero para producir y así es muy difícil contratar.

¿Existen políticas públicas de apoyo?

Específicas para el sector no las hay. Desde el Gobierno Autónomo, desde Canarias Cultura en Red, se les ha exigido ya desde hace un tiempo a esta parte que desarrollen políticas de apoyo al sector, lo que está estancado desde hace más de diez años.

¿Cómo se sustancian, o resuelven en el mejor caso, las dificultades del sector?

La industria cultural, en estos momentos, está descapitalizada. No puede afrontar en gran medida muchos trabajos nuevos, ni contrataciones. Lo único que se puede hacer es contemplar en los presupuestos que se trata de un sector que genera economía y que tiene que haber una inyección de dinero a las productoras para que puedan desarrollar proyectos ambiciosos y en que se pueda contratar a las actrices y a los actores.

Salvo contadas excepciones, las actrices y actores canarios se mueven en circuitos secundarios, por no decir marginales.

En Canarias hay dos circuitos fundamentales y que no son marginales: uno, el de artes escénicas que lleva Canarias Cultura en Red; y dos circuitos potentes que son provinciales, el de Gran Canaria y el de Tenerife auspiciados por sus cabildos. Nuestros actores se abren camino en la Península, en castings y en buenas películas. Los espectáculos de los creadores canarios deberían ser protegidos, como lo es la danza, por ejemplo, para obtener visibilidad porque este mercado capitalista en el que estamos puede ser muy cruel. Hay muchos espectáculos de gran nivel, que si el mercado no muestra interés por ellos se pierden en el camino. No se trata sólo de viajar siempre a la Península que es carísimo sino que aquí haya políticas que aporten visibilidad a los creadores y protejan la producción regional.

¿Qué derechos y prestaciones sociales pueden establecerse en una profesión tan discontinua?

Ahí entroncamos con el Estatuto del Artista que se acaba de aprobar en las Cortes Generales por mayoría absoluta de todas las fuerzas políticas y ya se encuentra en manos del Gobierno para que pueda darle forma. Se va a legislar en el ámbito de contrataciones, de cotizaciones a la Seguridad Social, de las retenciones anuales de Hacienda, sobre la forma de cotizar (porque los actores a veces trabajamos mucho un año y nada el siguiente) a dos años o tres, etc, sobre prestaciones de la Seguridad Social, en particular a la mujer, que era algo muy desatendido. En noviembre, aquí en Gran Canaria, haremos una mesa de trabajo sobre este tema. Traemos a Assumpta Serna, que fue vocal del Parlamento, y a Iñaki Guevara, que es el presidente del sindicato de actores a nivel estatal que también ha sido ponente del Estatuto. Con esto nos situamos a nivel europeo.

¿Qué cobertura social esperan alcanzar en noviembre, con la mesa de comunicación para todo el sector?

La mesa trata sobre el Estatuto del Artista que se refiere tanto a músicos, como poetas, escritores y actores, así que la convocatoria será para todos ellos que se encuentran en las Islas. Nuestra labor como sindicato es informar a los trabajadores de que hemos logrado mejoras con el Estatuto. Sólo falta que se legisle.

Compartir el artículo

stats