Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entre la España de los sesenta y La Habana

Lector voraz es uno de esos volúmenes con los que sueñan los adictos a la intrahistoria literaria. Su autor, Robert Gottlieb (1931), dio sus primeros pasos en el mundo editorial en 1955 en Simon and Schuster, dirigió Alfred A. Knopf y en 1987 se puso a la cabeza de la publicación New Yorker. Una trayectoria única que a lo largo de más de medio siglo ha dejado en sus redes neuronales lecturas, contactos, pastoreos, tijeras, alegrías y disgustos que se encarnan en una miríada de gloriosos nombres propios (Rushdie, Lessing, Cheever, Le Carré, pero también Dylan o Bacall) y que alimentan las más de 400 páginas de estas absorbentes memorias. Gottlieb, que puede presumir de haber descubierto Trampa 22 pero también de haber seleccionado los relatos de la obra Catedral, hace arrancar el tren con los recuerdos de su formación como lector -se puede aprender mucho en ese capítulo- y le marca un itinerario que estremece de gozo.

Compartir el artículo

stats