Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica Orquesta Filarmónica y Coro

El maestro Herbig cumplió 87 años con un monográfico de Brahms

El maestro Herbig cumplió 87 años con un monográfico de Brahms

El maestro Herbig cumplió 87 años con un monográfico de Brahms

El maestro Günther Herbig, principal director invitado de la Filarmónica de Gran Canaria desde 2006, goza de la ferviente admiración y el cariño del público insular, el turístico y, por supuesto, la plantilla orquestal. El día de este concierto cumplió 87 años con un peliagudo monográfico de Brahms. Los músicos le sorprendieron al final con el "Cumpleaños feliz" participado en la sala.

El programa, con una obertura, dos poemas corales y una sinfonía del genio hamburgués, tumbaría a muchos jóvenes; no a él, que dirige de pie con todo su saber, minuciosa vigilancia y segura autoridad. Residente en EE.UU., no ha faltado a uno solo de sus compromisos en esta isla atlántica, en la que merece las distinciones reservadas a los ciudadanos de honor.

El servicio más valioso que presta a la Orquesta y al público es la práctica técnica y estilística de la legendaria escuela alemana de dirección orquestal, que implica la aproximación más certera al klangideal de los grandes compositores. Es el patrimonio especifico creado aquí por Herbig, elocuente en sus interpretaciones, a la vez canónicas y poéticas, de la Obertura trágica Op.81, admirable monumento a la muerte sin un solo gesto melodramático; las Nenias Op.82 para coro y orquesta sobre texto también funerario de Schiller, con toda la carga invocatoria y taciturna del Romanticismo centroeuropeo; y el magistral Canto del Destino op.54, sobre Hölderlin, afligido pero no desilusionado, alternando abatimiento con rebeldía como es propio del visionario y genial poeta.

Las dos últimas obras, participadas por el admirable Coro de la OFGC que dirige Luis García Santana con sensibilidad y saber, además de una rigurosa formación de voces que brilla especialmente en el repertorio coral de Brahms, abordado ya en su casi totalidad.

En cuanto a la Tercera Sinfonia op.90, baste decir que muy pocas veces nos ha llegado tan expresiva, llena de verdad brahmsiana, progresiones tan inspiradoras de los temas y su instrumentación y, en definitiva, el logos de uno de los genios del siglo XIX.

Compartir el artículo

stats