Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El baile que desafía la gravedad

La compañía Lava representa dos piezas de danza contemporánea en el teatro Pérez Galdós

8

Ensayo de espectáculo de danza de la compañía Lava en el Teatro Pérez Gáldos

Tiene sólo tres meses de vida, pero la compañía de danza tinerfeña, Lava, cuenta con un equipo profesional de tal altura detrás que juega con todos los boletos para convertirse en un referente del ballet contemporáneo de las islas. Tras su estreno hace tres días en Tenerife, Lava representará hoy, 5 de diciembre, a las 20.00 horas, y en el teatro Pérez Galdós, sus dos primeras coreografías con los títulos de Behind the Walls y Beyond.

Dos obras, en definitiva, muy diferentes entre sí a las que les une el lenguaje contemporáneo. Si la primera habla de las barreras del hombre para encontrar su felicidad. La segunda es la puesta en escena de un inquietante viaje espacial con todos los peligros que este conlleva y con un juego luminotécnico increíble e impactante.

Luis Agorreta, el tinerfeño Javier Arozena, Emiliana Batista, el grancanario Samuel Déniz, Carmen Fumero y Virginia Martín son los seis los intérpretes que, con una fuerte presencia escénica y solidez técnica, darán vida a creaciones con el denominador común de la contemporaneidad del lenguaje de la danza y otros códigos de discurso artístico de actualidad que pasa por fisicalidad, poesía y compromiso. Y todo bajo la dirección artística del bailarín tinerfeño Daniel Abreu que fue Premio Nacional de Danza 2014, a lo que hay que sumar la importantísima labor de una experimentada Dácil González como asistenta de dirección.

"La compañía empezó en la última semana de agosto como una propuesta del Cabildo de Tenerife que está ligada al Auditorio de Tenerife", subraya desde el principio Daniel Abreu. "La presencia de la danza en Canarias es muy constante, desde hace tiempo, y de gran calidad, y el ejemplo lo tenemos en el Festival Internacional Masdanza donde se han visto cosas excelentes, con lo que muchas instituciones lo han acogido de forma positiva", añade a continuación.

Por este motivo, el objetivo de Lava ahora es "venir a sumar con las ideas de creadores contemporáneos en unas obras en la que haya un lenguaje físico". La compañía tiene su residencia fija en el Auditorio de Tenerife como apuesta por un nuevo repertorio con creadores de presencia internacional. Pero Lava se encuentra en el proceso de creación de un interesante repertorio original de factura personal, pretendiendo enriquecer y acompañar la curiosidad del amplio público ya existente, y atraer a otros nuevos, a través de la experiencia que da la danza y su contexto.

Abreu destaca que fuera "una apuesta por gente muy joven con una energía nueva y amplia trayectoria". La primera de las piezas que interpretan hoy, Bending the Walls, es una producción de Korzo Theater y Nederlands Dans Theater 2, de Fernando Magadán, actual director de esta última compañía. "Es un trabajo de mucha fisicalidad", reconoce el director artístico. "Los cuerpos están todo el rato en movimiento y son trabajos de mucha amplitud, pero el contenido narrativo que el creador intenta poner en escena son las dificultades que sufrimos a la hora de alcanzar la felicidad, y lo hace a través de una linelalidad en la que podría diferenciar varias partes donde hay un simbolismo que tiene que ver con la pared", añade.

La pieza, de 33 minutos de duración, se estrenó el 16 de marzo 2018 en el Korzo Theater de La Haya, y está muy ligada a lo musical como una exploración sobre el mundo de las restricciones y limitaciones en la vida diaria, y el mundo que nos rodea. Una metáfora sobre las fuerzas psicológicas, físicas y emocionales que los humanos pueden abordar para superar la aflicción y escapar a un mundo de imaginación. Una pieza contemporánea pero que, a su vez, añade ciertos elementos del estilo neoclásico, por lo que gustará la sector más ortodoxo del público.

El plato fuerte

La segunda pieza, Beyond, el plato fuerte del programa, fue creada por Virginia García y Damián Muñoz de la compañía La intrusa, que fue Premio Nacional de Danza 2015, y fue realizada exclusivamente para que la interpretara Lava. "Yo admiro mucho su trabajo", señala el director artístico. "Y ellos se han preocupado de trabajar de una manera diferente y muy original en una obra basada en la ciencia ficción del cine, que al verla te podría llevar a pensar en alguna película de Kubrick como 2001, Una odisea del espacio, y ellos lo han transformado en un lenguaje de danza con muchos recursos en una obra en la que, además de los intérpretes, aparecen sorpresas".

Beyond, de 35 minutos, es una obra en la que hay mucho trabajo con la luz detrás, con el objetivo de recrear un lugar espacial, una creación específica en el cosmos. Se trata de una experiencia de búsqueda a través de paisajes emocionales de la memoria en un escenario de incertidumbre que nos obliga constantemente a crear o reflexionar sobre nuestro propio itinerario vital, sobre el paisaje que,de una manera consciente o fortuita, todos vamos construyendo.

Como intérprete, Daniel Abreu ha desarrollado su trabajo en distintas compañías y colectivos de danza y teatro del panorama nacional. Y como creador, el tinerfeño atesora una dilatada trayectoria creativa dibujada por más de sesenta producciones, que han podido verse en muchos países, donde han sido reconocidas por crítica, público y diversos galardones, situándolo en una de los más destacados coreógrafos a nivel nacional.

Abreu cree que su lenguaje pertenece más "a mis ancestros y a mi manera de ver el mundo que a una referencia artística, pero no estamos innovando nada, he aprendido de mis maestros y mis bailarines, y de los lenguajes de la danza contemporánea, en los que, por supuesto, Pina Bausch ha influido a toda una generación de artistas".

Por su parte, el bailarín de Teror, Samuel Déniz, ha regresado a Canarias para participar en este ilusionante proyecto tras trabajar durante nueve años en Suiza, los seis primeros en Tanz Luzerner Theater y los últimos tres como freelance en diferentes proyectos como bailarín, coreógrafo o profesor de ballet y contemporáneo. "Trabajé con muchos coreógrafos, haciendo proyectos, coreografiando y dando clases", reconoce. El solista añade que, cuando convocaron la audición, "no me lo pensé dos veces porque me interesaba mucho el trabajo de Daniel Abreu y echaba de menos volver para España".

Sobre la primera pieza, Behind the Walls, Déniz la describe como "muy técnica y estética, que busca bastante la precisión en el movimiento", donde "hay momentos de improvisación pero muy pocos".

Con respecto a Beyond, el bailarín afirma que "es más abierta a la improvisación, cada uno tiene un personaje en el que nos tenemos que meter casi como una película". Los bailarines "estamos en una nave espacial para cumplir una misión y hay desajustes de la respiración, un diálogo con la Tierra, como una película". Déniz aclara que su técnica está marcada por la improvisación y en buscar otros tipos de movimientos en la técnica.

Compartir el artículo

stats