Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica Teatro

El factor inhumano

Teniendo en cuenta que el suicidio es la primera causa de muerte no natural, cualquier ocasión es buena para hablar acerca de esta plaga silenciosa que asola nuestra sociedad, porque reflexionar sobre el suicidio es hablar de lo que nunca se habla.

Tomando como excusa una gran empresa multinacional que se ve conmovida por la muerte de tres empleados, La punta del iceberg es una pieza teatral de Antonio Tabares que representa la consiguiente investigación interna que trata de explicar lo ocurrido. De ese modo, poco a poco se va revelando un ambiente laboral asfixiante en el que el empleado es reducido a la categoría de cosa. Esta cosificación muestra el deterioro de las relaciones humanas que sucede en cualquier entorno laboral en el que lo que prima es algo tan inhumano como la competitividad.

Concebida como una sucesión de entrevistas entre la directiva de la compañía responsable de la investigación y los trabajadores vemos que todo lo que sabemos no es más que la punta del iceberg de un mundo implacable: explotación laboral, abuso de poder, mentiras. El resultado es un thriller teatral que mantiene el suspense hasta el final, alternando momentos de tensión con otros más relajados.

Paradójicamente, todo se consigue con una escenografía que no podría ser más minimalista: una mesa y algunas sillas, a pesar de lo cual su director Severiano García, asimismo responsable del espacio escénico, logra trasladar al espectador desde una oficina a un restaurante, pasando por la cornisa de un edificio, a través de la magia del teatro.

Con esta obra Delirium Teatro demuestra que es una de las compañías más versátiles e interesantes del archipiélago. Todo el elenco realiza una interpretación más que correcta, pero naturalmente la mayor parte del peso de la actuación recae sobre el personaje de la directiva de la compañía, ya que es el único actor que permanece en escena durante toda la representación.

La punta del iceberg es una obra redonda, que sin embargo deja un final demasiado abierto para un drama con una clara voluntad de denuncia.

Compartir el artículo

stats