Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Arturo Valls: "'Tiempo después' debería estar nominada en los Goya"

Arturo Valls, actor y productor en el nuevo film de Cuerda, asegura que "es una comedia única, con un director impar y un estilo particular"

El personal universo de José Luis Cuerda regresa a las pantallas de cine este viernes 28 de diciembre con 'Tiempo después', una comedia de ciencia ficción que nos habla de un futuro postapocalíptico que, aunque enmarcado en el 9177, "mil años arriba, mil años abajo -porque tampoco hay que pillarse los dedos con estas minucias-", tal y como señala su director, nos retrotrae a una de sus primeras películas, 'Amanece, que no es poco'.

Aunque han pasado casi treinta años del estreno de esta obra de culto, vuelve a resucitar a través de esta delirante historia que nos habla del presente disfrazado de futuro. "Teníamos mucho respeto hacia esa película de la que somos fans y queríamos hacer una especie de homenaje a José Luis y a los actores que formaron parte de ella", nos cuenta Arturo Valls, actor y productor de la cinta, en esta entrevista.

-¿Cómo definirías esta película?

-'Tiempo después' es una comedia única, con un director impar y un estilo muy particular, y con un discurso muy importante y una sustancia que la hace muy enriquecedora.

-¿Qué es lo que más te atrajo de esta comedia postapocalíptica?

-No me dejé llevar por el apellido de José Luis (Cuerda) ni por esas obras tan icónicas que ha hecho anteriormente, como 'Amanece, que no es poco', 'Total' o 'Así en el cielo como en la tierra', sino que la historia de ese futuro distópico me gustó muchísimo y me atrajo la idea de hacer una comedia futurista con ese discurso social que tiene tan poderoso.

-Muestra un futuro, enmarcado en el 9177, pero que tiene mucho que ver con el momento actual

-Sí, al final no deja de ser una sátira que hace José Luis de la sociedad actual. Estamos en el futuro pero nos cuenta muchas cosas del presente.

-¿Crees que el público volverá a conectar con este humor tan particular que retrotrae a 'Amanece, que no es poco'?

-Por supuesto que sí. Tiene más narrativa y una estructura más reconocible que su hermana mayor, 'Amanece, que no es poco', y la gente se divierte mucho, porque al final José Luis hace una radiografía estupenda del mundo en el que vivimos y de cómo somos los seres humanos. Y eso la gente lo reconoce y lo disfruta, porque a pesar de tener a veces un discurso un poco agrio la película es muy divertida y muy Cuerda.

-En los festivales donde ha sido presentada las carcajadas han sido la tónica habitual.

-Sí. Con cómo se ha recibido y valorado, porque no deja de ser una película muy arriesgada, muy valiente y muy libre. Y conforme está la industria, que te lo reconozcan es un orgullo, la verdad. Tanto en San Sebastián como en Gijón como en Sevilla o Albacete ha habido unos aplausos y ovaciones yo con eso ya me siento pagado.

-¿Qué te animó a involucrarte en una nueva aventura cinematográfica como productor además de como actor después de vivir esta doble experiencia con 'Los del túnel'?

-'Los del túnel' tenía un tono que yo disfruto muchísimo como espectador y quería dar la oportunidad a directores noveles, como Pepón Montero, a que sacasen adelante su primera película. Pero en el caso de 'Tiempo después' ha sido un homenaje que me hacía a mí mismo, como seguidor y fan de las películas de José Luis Cuerda. Poder meterme de lleno en un universo que me sorprendió de más joven, cuando vi 'Amanece, que no es poco'. Disfruté tanto de esa película que formar parte de 'Tiempo después' y favorecer a que se produzca ha sido un placer, la verdad. De momento son las películas que me gusta ayudar a que se conviertan realidad.

-¿Qué pensaste al leer el guión?

-Había oído hablar de un guión que tenía José Luis Cuerda que estaba hecho con los mimbres de 'Amanece, que no es poco', y cuando me llamaron yo acababa de hacer 'Los del túnel'. Hablé con mi socio, el productor Félix Tussel, y no sólo conocía el guión sino que su padre ¡había producido la primera película de José Luis Cuerda! Fue una señal. Había que hacerla sí o sí. Fue entonces cuando nos lanzamos a buscar financiación.

-Es un universo totalmente Cuerda.

-Absolutamente. Creo que hay pocos directores de cine con esa voz propia que tiene José Luis, con ese carácter y esa personalidad tan marcada y ese universo tan concreto que tiene. Eso es lo que hace que sea una película única, muy insular, y es justamente lo que hace que trascienda. Cuando una comedia es muy estándar cumple su función de entretenimiento puro y duro pero ahí se queda, en cambio estas películas tienen mucha más personalidad y con el paso del tiempo vuelven a revisarse y se vuelve a hablar de ellas.

-Estás rodeado de un reparto de lujo, con grandes nombres de la comedia.

-Sí, inesperadamente están muy brillantes (risas). No es que no nos lo esperáramos pero sí que había cierto miedo a ver cómo actores de nuestra generación iban a recitar e interpretar esos textos tan barrocos y elaborados. Había mucho respeto y admiración a José Luis y a todos esos actores que hicieron esa película tan mítica con la que muchos hemos crecido y es un referente. Era una especie de homenaje. La clave fue Miguel Rellán, que entronca con la generación de los actores de 'Amanece, que no es poco'. En las lecturas de guión escuchábamos cómo pronunciaba sus frases y supimos que ése era el tono, que así tenía que sonar. ¡Y creo que salimos bien parados!

-¿Algún truco que se pueda desvelar?

-(Risas) Nada, nada, lo que sí hice fue buscarme un personaje que no tuviera esas parrafadas tan difíciles de memorizar, porque ¡madre mía! Roberto Álamo confiesa que se ha hecho más de un Marilyn Monroe. Colgaba papeles con los textos por los muebles, te girabas y de repente detrás de una puerta o en la espada de un figurante había colgada una cartulina.

-¿Compartes algo con Justo, el barbero al que das vida en esta película?

-Bueno lo que sí que puedo compartir con él es la vocación que tiene de querer agradar, porque está peleando por llenar esa barbería que tiene vacía. Quiere llenarla, quiere gustar. Y yo siempre he tenido esa tendencia. En clase, en la facultad, con la pandilla siempre he intentado que la gente de mi alrededor esté bien. Pero poco más (risas). No llegaría tan lejos como llega él para conseguir audiencia, ¡ni mucho menos!

Un futuro "de marca blanca"

-¿Cómo imaginas el futuro?

-Bufff (risas). Me puedo imaginar un futuro un poco parecido al que plantea José Luis pero el mío sería de marca blanca, de Hacendado. ¡No tengo esa capacidad creativa que tiene José Luis!

-¿Crees que puede ser similar a lo que describe la película?

-Lamentablemente sí porque intuyo que hay cosas que no van a cambiar. Por ejemplo, si pensamos en el medioambiente, todo apunta a que nos lo vamos a cargar. Seguirá habiendo desigualdades entre ricos y pobres, un mercado que se lo come todo y lo empaqueta todo, y dirigentes tomando decisiones absurdas y despóticas. Quiero ser optimista y pensar que siempre habrá gente que quiere cambiar las cosas, pero huele a que esto va a ser siempre así.

-El tema de los coches voladores, los marcianos y todo eso ¿se lo dejamos a Hollywood?

(Risas) Bueno, ¡aquí son sudamericanos los que vuelan! Todo eso está al caer también, no queda nada para ver drones que salvan a gente de las azoteas cuando hay incendios o para sacar la mano por la ventana y que nos llegue esa cosa que hemos comprado y que no necesitamos para nada.

-¿Cómo te ves en el 9177, "mil años arriba, mil años abajo"? ¿Seguirás al frente del programa 'Ahora caigo'?

-Bueno, voy a ver si supero a Jordi Hurtado porque entonces ya me quedaría contento (risas). Me lo paso muy bien, es como salir al patio del recreo a hacer el ganso. Lo disfruto mucho y el público responde de forma increíble después de siete años, batiendo récords de audiencia y tan en buena forma, que oye, por qué no.

Una de las grandes olvidadas en los Goya

-'Tiempo después' ha sido nominada como Mejor Película de Comedia en los Premios Feroz pero no aparece en la lista de nominaciones a los Goya, ¿qué te parece la lista de candidatos?

-Básicamente los premios molan cuando te los dan, son una cosa maravillosa, pero cuando no te los dan no, son muy injustos, no valen para nada (risas). Quizá hayamos pagado que la película no se haya estrenado, pero también hay películas que no se han estrenado y están nominadas. Creo que 'Tiempo después' debería estar en los Goya, hubiera estado bien un reconocimiento al guión o a la dirección de José Luis o a esa canción que nos ha compuesto Joaquín Sabina que es una maravilla. ¡Qué vamos a hacer, no queda otra que apoyar y felicitar a los premiados!

-¿Tienes favoritos?

-Alguno tengo sí, tengo cositas que me han gustado muchísimo. Hay un nivelazo de documentales y 'Carmen y Lola' me ha gustado mucho también. Y hay grandes ausencias, ya no sólo 'Tiempo después', sino 'Petra' o 'La enfermedad del domingo', que me hubiera gustado que estuvieran ahí.

-En esta edición presentarán la gala Andreu Buenafuente y Silvia Abril, ¿les has dado el pésame?

-(Risas). El consejo es asumir que va a haber críticas e intentar disfrutarlo lo máximo que se pueda. Doy fe de que Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla lo pasaron fatal, pero luego supieron reírse de todo eso y entender que no va más allá de una anécdota. Se harán bromas alguna vez con aquella gala pero ya está, no hay que darle más importancia de la que tiene.

-¿Dirías que sí si te lo propusieran?

-Fíjate tengo morbo de presentarlo algún día, no me importaría. Me postulo como presentador. A pesar de que sabes de antemano que va a haber críticas porque es una especie de deporte criticar al presentador de los Goya casi sin hacer nada.

-¿Cuáles son tus propósitos para el próximo año?

-Aprender a tocar el piano de una vez por todas y los grandes clásicos, aprender inglés y dejar de fumar, aunque la verdad es que fumo muy poco, pero mi deseo es seguir combinando el entretenimiento televisivo con producciones de cine, no puedo estar más contento.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats