Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Israel Quintana

"Interpretamos un pop acústico con una guitarra y tres voces"

"Siempre somos nosotros mismos, incluso en países como Suecia donde actuamos en inglés", afirma el integrante del trío grancanario Swingstar

Imagen promocional de SwingStar.

Tras una exitosa gira por Madrid, Suecia y Finlandia, el trío Swingstar regresa a Gran Canaria. Se trata de la fusión de tres voces y una guitarra que se reúnen sobre el escenario para realizar un viaje musical a través de canciones de todos los tiempos, de clásicos de Leonard Cohen, Bee Gees o Chicago, entremezcladas con algunas composiciones propias. El trío lo componen Adán Robayna, líder vocalista de la mítica banda de los noventa Frakaso Skolar; Juan Dávila, que fue líder del grupo grancanario Jaque a la reina, e Israel Quintana, que ha participado en múltiples musicales, tales como Cuentos y Leyendas, Chicago años 20, Musical de Broadway , Disney in concert o El hombre de La Mancha.

Actuar en la propia tierra después de girar por Suecia y Finlandia es un buen test de versatilidad. ¿Son siempre ustedes mismos o tienen un estilo para cada público?

Somos siempre nosotros mismos, incluso en países como Suecia y Finlandia donde hay que cantar en inglés, seguimos siendo nosotros mismos, incluyendo nuestros errores, nuestro mal inglés.

¿Y cómo definirían ese estilo: rock, pop, melódico??

Nuestro estilo es melódico y acústico, es decir, que hacemos un pop acústico con una guitarra y tres voces.

Alguno de los tres procede del mundo de la ópera. ¿Por qué el cambio de género?

Adán Robayna, más que pertenecer al mundo de la ópera pertenece a la formación desde pequeño en cuestiones líricas, pero no se dedicó nunca a nivel profesional a la ópera. Se dedicó al pop-rock español. Ahora canta pop.

Tres voces y una guitarra. ¿Quién de los tres dirige el grupo y decide el repertorio?

Hay muchas cosas que dirigir. Por ejemplo, a nivel arreglos, Juan Dávila es el que hace el 98%. Lo que resta es la locura del resto. A nivel de los temas intentamos que nos gusten y que la gente responda muy bien, que no sean excesivamente desconocidos ni de hace quince días. Los elegimos entre los tres. Nos gusta hablarlo.

¿Es Leonard Cohen su modelo y su inspiración?

Es un modelo de cómo contar la música porque cantar sabe mucha gente. Uno de los mejores temas de la historia de la música es su Hallelujah, que estamos nosotros presentando últimamente, incluso en vídeos en televisión.

Las canciones creadas por ustedes mismos, ¿compiten bien con los grandes éxitos que incorporan a sus conciertos?

Intentamos que no compitan, sino que sean compañeras de un viaje. El concierto es un viaje por toda la música y las canciones que el grupo compone queremos que estén en ese viaje y que la gente nos descubra a través de ellas.

Frakaso Skolar y Jaque a la Reina fueron los grupos en los que militaron Adán Robayna y Juan Dávila anteriormente. ¿Cómo es la experiencia actual, en comparación con aquellas?

Yo no he participado en estos grupos porque vengo de la vertiente de los musicales. Para mí esto es nuevo. Hace cinco años que empezamos con Swingstar y estamos los tres felices y agradecidos.

Además de los conciertos de Swingstar, Juan Dávila y usted han pasado por la esfera de los musicales en escena. ¿Tienen proyectos en ese género?

Individualmente hemos trabajado en muchos musicales. Nos encanta. Lo pasamos bien, incluso cuando hicimos en el carnaval de Las Palmas la historia de Aladino, el genio de la lámpara y de Simbad el Marino. Nos gusta meternos en ese mundo de la interpretación, del baile y del canto que consiguen conectarte con tu niño interior.

Compartir el artículo

stats