Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dirty Water Records

El músico de Los Angeles tiene una visión profunda y culta de la evolución de la música alternativa desde la década de los noventa hasta ahora como demuestra en este quinto y sensacional trabajo. Partiendo de alusiones claras a los Pavement ( What's the rythm), el disco incluye desde influencias del noise de Pixies ( An ambulance), al garaje de los Stooges ( Left for dead), pasando por el post-punk de The Fall ( Blue and pink) o el power-pop de los Parasites ( Wasted memory). Un total de once canciones de un músico versátil y desacomplejado como demuestra una portada que parece recoger al artista tras una trifulca doméstica.

El proyecto en solitario del guitarrista de The Killers, Dave Keuning, se aparta claramente de sus excompañeros para construir un conjunto de canciones en la onda más ortodoxa del pop anglosajón ochentero cercano a la New Wave. Así, los primeros temas como Boat accidente o The night recurren al soft pop de gente como Sniff 'n' the Tears, mientras que otros del tipo I ruined you o la canción que titula el disco absorben unas estructuras algo más electrónicas que beben de Gary Neuman o David Thomas. Destacar, sin embargo, temas de calado más comercial como la saltarina Restless legs. Un disco repleto de aristas interesantes a descubrir.

El exguitarrista de Sonic Youth, Lee Ranaldo, está construyendo, a través de sus últimas colaboraciones, una discografía paralela con bandas europeas tan interesante como la suya propia. Y el último ejemplo lo tenemos con este disco compartido con la formación griega The Callas que mantiene el mismo nivel de excelencia que el neoyorquino lograra con su colaboración el pasado año con los franceses Hifiklub. Del rock gótico al la música industrial, en el disco destacan títulos como Trouble & desire o Mirrior, verdaderos fogonazos de un punk contemporáneo que, curiosamente, enlazan con los primeros tiempos más memorables del noise.

Compartir el artículo

stats