La vida de una persona sensible es difícil en un mundo lleno de miserables. Pero si, desde pronto, ese individuo es conscientes de que su identidad sexual no se corresponde con lo que siente, la cosa puede ser especialmente dramática. Llamadme Nathan refleja la situación por la que atraviesa un adolescente transgénero para lograr ser quien siempre ha sentido ser. Y el método utilizado por ambos autores es inteligente, muy respetuoso y atractivo visualmente.