Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica | Sociedad Filarmónica

Admirables duos de Sitkovetski y Rysanov

Impresionante alarde de dos divos internacionales. El violinista ruso Alexander Sitkovetski y el viola ucraniano Maxim Rysanov bordaron al más alto nivel un programa de dúos tan infrecuente como seductor. El precioso sonido de los dos instrumentos, la identidad del estilo, la fluencia del diálogo, el virtuosismo a tope, la exactitud de reflejos y la sensibilidad de los auténticos músicos tuvieron presencia en uno de los grandes conciertos de la temporada, si no el mejor.

En todas las obras desplegaron alicientes específicos. Suma elegancia en el discurso de los tres dúos K.423 de Mozart , con preeminencia cantable del violín sobre la viola acompañante. Equipotencia plena en los Tres Madrigales del checo Bohuslav Martinu, con su atractivo lenguaje entre tonal y atonal para emitir la expansiva alegría del primero; un segundo entre absorto y exclamativo, con sabrosos efectos nuevos en el arco y la sonoridad; y una deliciosa evocación siglo XX de los dúos de cuerda de Bach y Vivaldi.

Acertadísima la idea de dar ocho Invenciones a dos voces de Bach alternadas con otros tantos dúos de Bela Bartok. La sobriedad académica de las primeras, tan conocidas y trabajadas por todos los estudiantes de piano, lució fantasía, diversidad de acento y garra poética, mientras que la evocación de canciones y danzas húngaras y rumanas de los segundos, afirmaba de manera categórica su indiscutible filiación bachiana. El placer de la escucha era palpable en la sala.

Y finalizó el concierto con una transcripción de la Passacaglia de la séptima suite para clave de Haendel, muy bien hecha por el noruego Johan Halvorsen. Todas y cada una de las presencias del tema, y sus variaciones de bravura, fueron dichas con virtuosismo límpido y fulgurante. El Paraninfo universitario estalló en aplausos y gritos. Pero no hubo propina, porque el programa fue extenuante, incluso para dos fenómenos como los que tuvimos la suerte de escuchar. Que vuelvan pronto.

Compartir el artículo

stats