Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Salva Reina

"No estaríamos en esta situación con políticos con más sentido del humor"

"La ficción española está a un nivel inconmensurable, hay mucha calidad de actores y directores", reseña el actor y humorista

"No estaríamos en esta situación con políticos con más sentido del humor"

'Las noches del Club de la Comedia', un espectáculo de monólogos, una vuelta a sus orígenes.

Sí, pero sería más vuelta si lo hubiera dejado en algún momento, y realmente nunca lo dejé. Llevo casi diecisiete o dieciocho años girando con espectáculos de monólogos, y con ganas de seguir.

Y desde allí hasta ahora, pasó absolutamente todo lo demás.

Sí. Gracias a Dios, o cada uno en quien crea, he podido hacer muchas otras cosas, que al final es lo que nos gusta a los actores: hacer cosas distintas, interpretar en diferentes papeles y meternos en distintos berenjenales e ir probando y jugando, que es de lo que se trata.

¿Dónde se siente más cómodo?

Cuando más cómodo me siento es pagando a final de mes las facturas (se ríe). Y, sobre todo, trabajando, que no falte. Me da igual el medio, el formato, pero siempre intentando que sea ilusionante, alguna historia bonita, algo interesante. Pero si me pones una pistola y tengo que elegir, digo el teatro.

¿Qué tiene el teatro que todos se decantan por él?

Si eres actor, si realmente te gusta esta profesión, te tiene que gustar ese salto al vacío que te da el teatro, esa realidad, esa esencia, es lo más puro, lo más auténtico. Al final, es lo que más te llena, pero también lo que más fatigas te da, porque cada noche tienes ese sufrimiento, pero también disfrute. Te da mucha vidilla.

Usted sabe mucho de salto al vacío: de profesor de gimnasia a actor.

(Se ríe). Sí, es una decisión que tomé respondiendo a esa vocación que tenía dentro y que era inevitable. Todo sale, si tienes algo que te está fluyendo en tu interior, que quieres, que te da la vida, acaba imponiéndose. Además, yo tuve la suerte de tener la posibilidad de hacerlo, porque en aquella época yo estaba trabajando con mi compañía personal y otras, me involucraba en todo lo que salía. El salto era inevitable.

Tiene pinta de haber sido siempre un poco payasete.

(Vuelve a reírse). Pues fíjese, tampoco soy el típico gracioso del grupo. No soy el muermo, pero tampoco el que coge el micrófono en un autobús, el gracioso de la familia. Eso lo dejo para otros. Yo soy más de quedarme observando y luego, todas esas cosas, llevármelas al escenario.

¿Es complicado quitarse ese cartel de personaje de humor?

Para nosotros, el actor o la actriz, creo que no. Nosotros lo que queremos es contar historias y, al menos en mi caso, intento tomarme el trabajo con el mismo rigor, dándole la misma veracidad al personaje que esté haciendo, sea comedia o drama. Quizá cueste más a la industria, a los que eligen, que te van encasillando en ciertos apartados. Pero está bien hacer otras cosas, porque quizá sorprenda mucho más haciendo papeles que no están acostumbrados a verlo. Es lo que me está pasando a mí en "Malaka", con "El Gato", que quiero agradecer un montón a la gente que tuvo la valentía de decir: sí, lo puede hacer. Espero no haberles defraudado.

¿Es ese su gran reto?

No me lo tomo como un gran reto, porque eso significaría una gran responsabilidad. Me lo tomo como parte del trabajo, y ahora estoy dentro de esta historia que está tan bien escrita y tan bien contada y dirigida. Es una historia que interesa, y quizá luce más que otros trabajos. Pero no me lo tomo como un gran reto, sino como un gran trabajo al que tengo que darle la misma seriedad y rigor que cualquier otro papel.

¿Cuál es el nivel actual de la interpretación en España? Hay mucho talento emergente

La ficción española, tanto a nivel artístico como técnico está a un nivel inconmensurable. Hay mucha calidad, tanto a nivel actoral como audiovisual.

¿Debemos quitarnos ese pensamiento de que lo español es peor?

Es cierto que todavía hay un regusto, cuando sale una serie que llama la atención, que dicen: "No parece española". Parece que da coraje. Pero vamos poco a poco consiguiendo quitar esas etiquetas, porque no son buenas. Más en un mundo como el actual, globalizado, en el que todo el mundo tiene acceso a todo y los productos buenos prevalecen, no hay más que ver el éxito que están cosechando distintas ficciones españolas.

-Viene a Gijón a hacer humor, pero ¿se puede hacer humor de todo?

Es un buen debate. Yo intento que no haya límites en el humor, pero es cierto que hoy en día parece que tenemos la piel muy fina y todo el mundo se ofende muy rápido. Hay una corriente ahora de ciertos cómicos que entiende que el humor hacia arriba, hacia los estamentos del poder, está bien. Pero quizás el límite habría que ponerlo cuando va hacia alguien que esté sufriendo y ese humor es gratuito y dañino. Al final, lo que intento es molestar lo menos posible a la gente, hacer humor desde el respeto, el cariño y con la intención de reírse primero de nosotros mismos para luego reírse de todo, que es de lo que se trata. Que el humor prevalezca es primordial para tener salud personal y social.

¿Falta humor en España?

Yo creo que no. Pero parece que la gente que no tiene sentido del humor y se ofende muy rápido y hace mucho ruido, a través sobre todo de redes sociales. Y no dejan de ser un puñado de opiniones sobre los más de cuarenta millones de españoles que, en general, tenemos buen sentido del humor.

¿Y en la clase política? ¿Iría mejor si comenzasen las negociaciones contándose un par de chistes para romper el hielo?

(Se ríe). Pues seguro. Habría que cambiar las porras por guitarras y las multas por chistes. Así iría todo mejor. Y a nivel político, si tuvieran un poco más de sentido del humor, seguro que la situación iría un poco mejor, que la verdad que ya clama un poquito al cielo.

¿Hacia dónde va su futuro?

¡Uy, no sé! Seguimos trabajando con los monólogos, esperando a que llegue alguna oferta y con algunos proyectos a la vista. Esta profesión tiene esto: el último año sabía en lo que iba a trabajar durante todo el año y ahora mismo no lo tengo claro. Si hay algún productor que lea esta entrevista, puede llamarme. (Se ríe, no podía acabar de otra forma la entrevista).

Compartir el artículo

stats