Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Verdadera devoción por Cuerda

Los protagonistas del cine en Canarias describen la huella y el vacío del director de 'Amanece que no es poco', fallecido ayer en Madrid

Verdadera devoción por Cuerda

Verdadera devoción por Cuerda

"¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Cuerda?", parafrasea el corazón de la cinefilia española con el movimiento pendular y la entonación de José Sazatornil en la escena mítica de William Faulkner, una de las numerosas joyas de Amanece que no es poco (1989). Y es que sobre el vacío que dibuja la pérdida de José Luis Cuerda, referente singular y único en la historia del cine español, desfilan títulos memorables como los que engloba su denominada como "trilogía del surruralismo" -que combina el mundo rural y el surrealismo- y que completan, junto a la mencionada película de culto, los filmes Total (1983) y Así en el cielo como en la tierra (1995). Pero también El bosque animado (1987), La lengua de las mariposas (1999) o Tiempo después (2018), último filme basado en la novela homónima del propio Cuerda y concebido como la "secuela espiritual" de Amanece que no es poco, conforman un legado que rubrica un nombre propio en la historia del universo cinematográfico nacional.

Y en el panorama del cine en Canarias, sus protagonistas evocan la huella del cineasta que regó huertos donde crecen almas y que filmó el más bello homenaje al significado de la libertad en la voz de Fernando Fernán Gómez.

Elio Quiroga

"José Luis Cuerda fue un género en sí mismo"

El cineasta grancanario Elio Quiroga, que continúa recorriendo el circuito de festivales internacionales con La estrategia del pequinés, manifestó ayer que "José Luis Cuerda deja tras de sí un legado único, porque él ha sido un género en sí mismo". "No se le podía encasillar en ningún género porque su cine es totalmente reconocible, que reflejan títulos como El bosque animado, Amanece que no es poco o Así en el cielo como en la tierra, y que remiten a un cine único, irrepetible, que solo él podía hacer", apunta. A juicio del realizador, "Cuerda fue un maestro porque es inimitable. Y creo que con él desaparece una forma de ver la obra cinematográfica que considero única e irrepetible".

Félix Sabroso

"Su legado es, sobre todo, el de un cineasta libre"

Para Félix Sabroso, realizador grancanario que debutó en el cine como parte del tándem cinematográfico que formaba con la desaparecida Dunia Ayaso, "el legado de José Luis Cuerda es, sobre todo, el de un cineasta libre". "El tipo de cine que hizo es un ejemplo de cómo un director de cine puede desarrollar su mirada y su punto de vista a través de un ejercicio de plena libertad creativa", apunta el director.

"Y en este contexto en el que el cine está más mediatizado por las grandes producciones y las grandes plataformas en streaming, creo que el cine de José Luis Cuerda como proceso de libertad creativa es admirable y envidiable", sostiene.

Sara Álvarez

"Maestro del alma del surrealismo al más puro estilo made un Spain"

La realizadora y actriz grancanaria Sara Álvarez se refiere a José Luis Cuerda como "un grande entre los grandes" y lo describe como "el maestro del Surrealismo al más puro estilo made in Spain o género de lo "subrural". "Cuerda nos abandona dejándonos a todos los que crecimos inspirándonos en su maravilloso imaginario un poco más en la inopia o el sitio en el que nos quieren poner", manifiesta Álvarez, amanecista confesa y seguidora del cineasta.

María Victoria Pérez

"Su impronta, su ironía, su forma de percibir la vida"

Para María Víctoria Pérez, presidenta de la Asociación de Cine Vértigo, radicada en la capital grancanaria, "José Luis Cuerda nos ha dejado un legado maravilloso". En este sentido, destaca "sus películas, no solo como director, sino también como guionista y productor; y su impronta, su ironía, su forma de sentir la vida, de criticarla". "Un talento infinito", concluye. Ayer, Vértigo compartía en sus redes sociales una imagen reciente de José Luis Cuerda, mirando al infinito, con aplausos y lágrimas como único pie de foto. Contingente y necesario.

Compartir el artículo

stats