Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El miedo es el mensaje

Fermín Bocos indaga con 'Algo va mal' en los poderes que manejan los hilos del mundo desde la sombra

El miedo es el mensaje

Siéntense cómodamente. Las buenas novelas policíacas necesitan tranquilidad y buenos aposentos. Les espera un relato de poder, crímenes y corrupción: Algo va mal. El autor, Fermín Bocos, domina el oficio de mantener al lector atento a la página/pantalla con una narración potente y un contenido repleto de cargas de profundidad. Nos lo resume: "Una intriga que gira alrededor del poder, la política, la corrupción y los medios de comunicación. Es un t hriller que refleja un mundo que conozco bien: las relaciones unas veces tensas y otras promiscuas entre el poder político y la prensa. Los medios que a veces suministran los miedos de la sociedad. Unas veces en sintonía con los gobiernos y otras por cuenta de intereses empresariales propios". También hay otros centros de poder "menos conocidos que desde la sombra juegan papeles decisivos en la orientación de la vida y la opinión de los ciudadanos en la sociedad occidental . Sería el caso del Club Bilderberg. No es un club secreto, pero sí discreto".

Como novela negra, "se ajusta a la definición canónica cuyas historias se desarrollan en torno a un crimen o a otro tipo de delitos y la correspondiente investigación policial para esclarecerlos. En ese registro cumple sobradamente con el canon porque no es uno, son cuatro, los crímenes que se narran en la novela. Y, naturalmente, hay un policía empecinado en esclarecerlos y detener a los malos". La historia se desarrolla a principios de este siglo en los meses previos a la guerra de Irak y los personajes se mueven por Madrid, Berlín, Ámsterdam, París, Nueva York, Washington, o Gibraltar. A la trama principal se suma "una subtrama relacionada con el mercado clandestino de obras de arte falsificadas. Un mercado ilegal en el que se mueven cifras astronómicas".

A lo largo de la Historia, el crimen "ha sido un instrumento al servicio de determinados fines políticos o como tapadera de delitos de corrupción. Algo de eso sucede en la novela. Uno de los personajes, apodado 'El Marsellés', es un profesional del crimen. Un asesino minucioso amante de la música clásica y de la pintura modernista. Por otra parte , la sombra que en la portada del libro se yergue sobre la imagen de la berlinesa Puerta de Brandenburgo remite a la presencia de la Stasi, la temible y hasta la caída del Muro, omnipresente policía política de la mal llamada Alemania Democrática, la Alemania comunista". ¡Un momento! La novela transcurre en los primeros años de este siglo y el Muro de Berlín cayó en noviembre de 1989. Sin embargo, los lectores tropezarán con la Stasi... "Para averiguar este aparente anacronismo", advierte Bocos, tendrán que leer 'Algo va mal". Qué está muy bien.

Compartir el artículo

stats