La dramaturga y actriz grancanaria Irma Correa ha sido nominada a los prestigiosos premios Helen Hayes, considerados los Oscar del teatro en Washington D. C., que celebran la excelencia en el teatro profesional, por su obra El viejo, el joven y el mar, en la categoría de Mejor Obra de Teatro. La entrega de premios se celebrará el próximo 18 de mayo y la homenajeada viajará hasta allí para presenciar la ceremonia.

"Imagínate la alegría, el orgullo, la incredulidad y, sobre todo, la sorpresa", asegura Correa, quien muestra su emoción al reconocer que nunca se habría esperado una nominación en Estados Unidos por un texto escrito en español con subtítulos en ingles y, menos, a unos premios tan importantes y con tanta repercusión. "Me dicen que esto es como lo del Parásitos surcoreano en el cine. Ninguno del equipo damos crédito, porque es una barbaridad", concluye.

La obra El viejo, el joven y el mar, dirigida por José Luis Arellano, representa la etapa del exilio forzoso de Miguel de Unamuno, en 1924, a la isla de Fuerteventura por sus críticas al dictador Primo de Rivera. El hecho tiene repercusión internacional. En la isla Unamuno conoce a Cisco, un joven pescador cuya única obsesión es cazar a la ballena Moby Dick. Bajo vigilancia de la guardia civil, Unamuno prepara su huida en barco. Cisco y Unamuno entablan un duelo generacional, en los que entran en juego la vida y la muerte, la mente y el corazón, el mar y las estrellas.

Sobre esta obra, la autora sostuvo: "desde mi adolescencia existencialista me he sentido fascinada por el personaje de Miguel de Unamuno. La idea de anteponer la persona al personaje fue mi mayor reto con este texto, que está basado en hechos reales: el plan de fuga de Unamuno de la isla de Fuerteventura apenas unos días antes de serle concedido el indulto".

El argentino Horacio Peña, como Unamuno, y el español Víctor de la Fuente, como Cisco, lideran el elenco de actores de la obra, que se estrenó el año pasado en Washington. Luz Nicolás y Derbis Cardona completan el reparto.

Correa es la autora de Ana también a nosotros nos llevará el olvido, primer resultado artístico del Laboratorio Galdós, un proyecto de experimentación escénica con ensayos abiertos al público bajo la dirección de Mario Vega.