Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Ana Chaceta

"Ojalá esta novela sirva para visibilizar a las mujeres que escriben"

"Es una pena que el talento canario sea tan difícil de exportar, aunque Internet es una gran herramienta", afirma la escritora

La escritora Ana Chaceta.

La escritora Ana Chaceta.

Esta tarde presenta su novela El manuscrito de Inés , que explora la amistad entre dos mujeres con personalidades opuestas, ¿por qué decide hilar una trama en torno a esta relación?

Efectivamente, esta es la historia entre dos amigas, Inés y Candela, que viven en el mismo edificio y que se conocen en una reunión de la comunidad. Aunque son opuestas, porque Inés es muy introvertida y Candela es muy extrovertida, las dos tienen la misma edad y se caen muy bien. Entonces, al vivir una encima de la otra se crea un vínculo estrecho y de contacto diario. Y lo que sucede es que Candela viaja mucho y, a medida que le narra sus viajes a Inés, esta se va retroalimentando de las historias de Candela y comienza a plasmarlas en un manuscrito. Pero entonces, a mitad de la novela, la trama da un cambio que creo que es interesante.

Aunque la literatura no debe constreñirse en moldes o etiquetas, ¿en qué género inscribiría, en principio, esta novela?

Yo digo que esta novela es una tragicomedia. Al principio, la novela es entretenida porque narra las peripecias de Candela pero, a mitad de novela, esta narrativa da un cambio radical y se convierte en tragicomedia. Luego, también tiene algo de documento histórico porque transcurre en 1986, es decir, hace 34 años. Y al estar ambientada en aquella época, he tratado de trasladar al lector al ambiente de Las Palmas de Gran Canaria en aquella década, con acontecimientos y realidades que pasaban entonces, así que tuve que estudiar mucho. Precisamente, para documentarme, consulté muchos artículos en la hemeroteca de LA PROVINCIA en El Museo Canario y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). Y luego, hice que el personaje de Inés, al ser tan introvertida, fuese muy lectora y leyese mucho este periódico.

¿Qué aspectos sociales o ambientales resaltaría sobre aquella con respecto a la actual?

Una de las diferencias principales que identifico es que en esa época no teníamos acceso a Internet, así que las relaciones eran más limitadas con respecto a esa hiperconexión en la que vivimos todos hoy en día. En ese sentido, es natural que una mujer como Inés, que estudió Magisterio en San Bartolomé de Tirajana y se trasladó sola Las Palmas de Gran Canaria, conozca a una vecina de su mismo edificio y se cree una amistad.

El grueso de sus obras publicadas transitan la poesía y la literatura infantil, ¿por qué decide tomar este nuevo derrotero?

Así es, aunque El manuscrito de Inés no es mi primera novela. Yo empecé a escribir en medios como Teldeactualidad o la revista Tara, ambos medios digitales teldenses, pero seguí el camino de mis inquietudes literarias escribí mucha poesía. Y en paralelo, ya había empezado también con la narrativa, precisamente, con esta novela, El manuscrito de Inés, que escribí hace 20 años, pero la tuve guardada en un cajón del que la he ido sacando puntualmente para incorporarle los datos que he recogido poco a poco en la hemeroteca. Y es ahora cuando, por fin, sale a la luz.

¿A qué se debe esa demora?

Pues al principio la presenté, precisamente, a un concurso literario de LA PROVINCIA, pero no tuve suerte, así la guardé y me olvidé un poco de ella, supongo que por la desilusión. Finalmente, ha sido ahora cuando mi editor, Jorge Liria, que la estudió durante más de un año, la ha sacado. Pero durante este tiempo no he dejado de escribir. Cuando nació mi nieta, hace ya 12 años, yo ya escribía poemas y mis versos se convirtieron luego en cuentos infantiles. En total, he publicado seis cuentos infantiles, que, a su vez, están cantados y disponibles en YouTube. También he publicado el poemario Botas de perfume y otro libro de microrrelatos que encierra una historia de amor.

La novela ve la luz en la semana de actos dedicados al Día de la Mujer, ¿le confiere un marco especial si consideramos la deuda de las letras con la literatura escrita por mujeres?

Pues eso ha salido así sin proponérmelo. Ojalá ayude a visibilizar a las mujeres que escriben, porque las mujeres seguimos trabajando mucho en la sombra. Yo ahora estoy prejubilada, pero aun así no dejo de trabajar en la escritura, que me encanta. Yotrabajé 38 años como auxiliar de enfermería, que fue para mí una pasión, pero la escritura era también mi proyecto paralelo.

Reside en Canarias desde los nueve años, ¿cómo valora el panorama literario en las islas?

Creo que esto es un nido de gente con mucho corazón, que transmite su sentir con poesía, pintura, música y literatura. Esta isla es pequeña, pero está llena de talento y de arte. La pena es que sea tan difícil exportarlo, aunque, en ese sentido, Internet es una gran herramienta.

Compartir el artículo

stats