Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Cultura contra la pandemia

El festival Canari-On revive los directos con 50 artistas locales en formato digital

El macroevento online arranca a las 18.00 horas y puede seguirse en YouTube, Facebook e Instagram

El festival Canari-On revive los directos con 50 artistas locales en formato digital

El festival Canari-On revive los directos con 50 artistas locales en formato digital

El fundido a negro en el sector de la música y las artes escénicas provocado por la crisis sanitaria del coronavirus abre paso a algunos claros en formato telemático o aforos reducidos que insuflan un poco de aire en un ámbito herido de gravedad como el que corresponde a las actuaciones en vivo.

En este nuevo escenario sube el telón -virtual- el Festival Canari-On, impulsado por el Cabildo de Gran Canaria con motivo del Día de Canarias, que se erige en el primer macroevento cultural online proyectado desde la Isla, con medio centenar de artistas y formaciones locales en directo desde distintos escenarios situados en Infecar, y que pueden seguirse en streaming a través de YouTube, Facebook e Instagram, esta tarde, a partir de las 18.00 horas, a lo largo de seis horas de actuaciones simultáneas.

El profesor y verseador Yeray Rodríguez ejerce de maestro de ceremonias en este encuentro digital donde el público se cita ante sus pantallas pero que congrega a muchos de los artistas y bandas más populares y queridos en los ámbitos de la música y el humor en el Archipiélago, con una variadísima paleta de estilos que reúne a Efecto Pasillo, Red Beard, Lajalada, Los Coquillos, Said Muti, Cristina Ramos, Germán López, Víctor Lemes o Arístides Moreno, en el apartado musical; a Víctor Hubara, Maestro Florido, Delia Santana o la Chirimurga del Timple, en la vertiente humorística, pasando por espectáculos infantiles de la mano de La Ballena Borondona o Súper Abuela.

Esta iniciativa de la corporación insular nace con el objetivo de "potenciar y generar espacio para la cultura", en palabras de su presidente, Antonio Morales, que valora el sector como un "elemento fundamental para la cohesión" y que, precisamente por la imposibilidad de cohesionarse en un mismo espacio debido a las medida de seguridad y protección contra la Covid-19, hoy es "uno de los sectores más frágiles ante esta crisis".

En esta línea, sus participantes valoran la apuesta y las características del Canari-On como medida de apoyo y de reactivación del sector cultural, aunque demandan que se promuevan más iniciativas públicas y privadas que mantengan engrasada una compleja infraestructura cultural que depende de su público, aunque, por el momento, este solo sea virtual o reducido, si bien, como declaraba Belén A. Doreste, líder de la banda Lajalada, "no hay nada comparado con los directos de verdad".

"El formato telemático es duro, porque hay una parte muy importante que se pierde, que es ese componente humano y de cercanía que no sé cómo vamos a revivir", apunta Doreste. "Yo espero que no tengamos que acostumbrarnos a vivir la música a través de las pantallas y los auriculares, pero lo que valoramos de esta iniciativa es sobre todo el hecho de que somos muchísimos grupos canarios de distintos ámbitos y estilos para celebrar el Día de Canarias". Lajalada ya ensaya nuevos proyectos en pequeño formato, ya que "nuestra música tiene un tono íntimo y los conciertos reducidos son una opción, aunque creo que todos vamos a tener que reinventarnos mucho, tanto público como músicos, en los próximos meses", añade.

Lo suscribe el humorista Víctor Hubara, miembro de la compañía Abubukaka, quien se reencuentra por primera vez con su familia en Gran Canaria con motivo de este macroevento que le trae desde Tenerife. "El Canari-On es una fórmula nueva y, sobre todo, una solución bastante rápida para adaptarse a la situación, pero las plataformas online y los eventos en streaming van a ser nuestra realidad", apunta. "Desde la compañía estamos buscando alternativas para poder seguir haciendo lo que nos gusta, que es actuar para la gente, así que este es el momento de sembrar, generar contenidos y mantener el contacto con nuestro público". "Y ojalá las instituciones asuman y ayuden al sector cultural, porque viene una época bastante difícil y queremos seguir activos", concluye.

Por su parte, el músico Said Muti valora que el Canari-On "trata de reactivar un sector que, a mi juicio, debería considerarse imprescindible". "En ese sentido, la iniciativa es maravillosa y, aunque las circunstancias han querido que sea online y sin público, al menos, esta vez lo hacemos desde un espacio con la capacidad técnica que nos permite defender nuestro trabajo con la calidad que merece". "Nosotros, sin el público, no somos nada, porque es en ese encuentro donde se produce la magia de un concierto", añade. "Pero este batacazo nos ha demostrado que todo el sector, desde técnicos a artistas o promotores, pende de un hilo, y que ahora, más que nunca, debemos tomar las riendas de nuestra propia situación y empezar a unirnos, sindicarnos y defender lo que hacemos, porque probablemente somos el eslabon más débil, aunque necesario".

Compartir el artículo

stats