Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

"Llevo 20 años esperando un departamento de música antigua"

La organista Mar Tejadas, y el Inegale String Ensemble bajo la dirección de Carles Fibla, ofrece este sábado 25 de julio, a las 19.00 horas, en la Sala Sinfónica del Auditorio Alfredo Kraus, un programa sobre las obras de Haendel

Mar Tejadas, en el hall del Auditorio Alfredo Kraus.

Mar Tejadas, en el hall del Auditorio Alfredo Kraus. quique curbelo

La organista Mar Tejadas, y el Inegale String Ensemble bajo la dirección de Carles Fibla, ofrece este sábado 25 de julio, a las 19.00 horas, en la Sala Sinfónica del Auditorio Alfredo Kraus, un programa sobre las obras de Haendel que el compositor alemán interpretaba en los descansos de sus oratorios para entretener al público. Aplazado el pasado mes de marzo a causa de la cuarentena decretada contra la Covid-19, Tejadas explica las especificidades de estas obras y la importante labor de la asociación Inegale que pretende introducir en los jóvenes los conceptos básicos de la interpretación.

¿Qué diferencia fundamentalmente a estas obras de Haendel de otras de su repertorio?

El 90% de las piezas de órgano están escritas para concierto y tienen un peso sentimental que no tienen estas otras, que son más de entretenimiento. Hay muy poca música para órgano que sea para música de cámara y ete concierto tenía como objetivo entretener al público en los oratorios que se interpreta en los entreactos. Haendel tenía mucha rivalidad con el cantante Fenirelli, que tenía otro teatro con mucho público y una manera de atraer más público a sus conciertos era con estas piezas.

Haendel era un músico un tanto sui generis en el Barrco...

Es de los pocos músicos del Barroco que no están a cargo de nadie. No están a cargo del rey, ni de un conde, ni de la iglesia, sino que él era su propio jefe. Muchas veces se arruinó, e invirtió todo su dinero de nuevo en preparar este tipo de espectáculos. La manera de competir con Ferinelli, que tenía tanto fama como cantante, era simplemente mostrando que él que era muy virtuoso con el órgano, que era el mejor en hacer esto. Por entonces había dos teatros en Londres importantes y en los dos coincidían ambos artistas.

¿Cuáles son las principales dificultades técnicas que conlleva?

El problema en este programa es que el órgano de Haendel estaba en el escenario, con los músicos, y él podía ver y escuchar lo que pasaba. Sin embargo, ahora, por el lugar en donde está situado el órgano, estoy en un sitio donde no veo ni oigo nada. Y es un problema porque en estas piezas hay muchas contestaciones con la orquesta porque es una música muy precisa. Pero todo eso se subsana porque tengo la suerte de contar con Carles Fibla, el concertino, que es mi pareja musical, y es el concertino de la orquesta. Llevamos tantos años trabajando mucho este tipo de obras que todo funciona.

¿Es la primera vez que se hace un concierto de este tipo en Gran Canaria?

Sí, pero lo que pasa es que no es muy habitual dentro del repertorio de órgano para las salas de conciertos. Se hacen conciertos de órganos para repertorios pensados para iglesias y en algunos auditorios. Pero en este tipo de directos hay que tener en cuenta no solo es el instrumento, sino el espacio, la sonoridad, la resonancia. En un escenario se suelen perder sus características, pero eso no ocurre con estas piezas pensadas para concierto. Pero todos los conciertos que hacemos esperamos llenar.

¿Cómo surgió la idea de hacer este proyecto?

La idea del proyecto es porque el ciclo de órgano no tiene mucho público, pero cuando toco en iglesias viene mucha más gente. Tal vez el público que accede al auditorio no es el mismo que el que va a las iglesias, y la idea es cómo hacer que venga más gente alñ auditorio y acercar al público joven. Los miembros de la orquesta nunca habían ido a un concierto de órgano, pero esto les ha permitido conocer mejor este repertorio. Por una parte era hacer esto porque no es muy habitual programarlas y menos para un público joven.

¿Qué piezas destacaría?

Destacaría todas porque el programa está pensado para que todo sea, de principio a fin, atrayente. De los Concertos Grosso, que hay dos obras con orquesta de cuerda, los habíamos tocado tanto Carles como yo con la Orquesta Nacional de Sevilla hace muchos años, y recordamos, como es un proyecto educativo, que el objetivo es transmitir lo que nos ha entusiasmado, porque dos de estos conciertos han sido parte de nuestra formación. Las otras piezas son conciertos para órgano, y en una de ellas se imita el sonido del cuco.

¿Qué destacaría de Haendel como compositor?

Haendel tiene esa vitalidad de los músicos de su época. Era del Barroco, nace el mismo año que Bach y Scarlatti. en 1685. Pero, como decíamos, él era un empresario, algo muy raro, es el único prácticamente en el barroco, que llega con éxito a intentarlo y está toda su vida viviendo en su propio proyecto. Fue innovador en ese sentido.

¿Qué diría de una orquesta como la Inegale?

Suege d eun proyecto fantástico que empezó con un curso en verano, luego crearon una orquesta sinfónica con cuerda y viento, y tienen otra formación más pequeña que es esta. Son 20 músicos de cuedas, con viola, violín y violonchelos. Por eso me parece un lujo, una experiencia fantástica que espero que se repita porque todos los muchachos están siempre atentos. Son jóvenes deseosos de aprender, que vienen en sus tiempos libres, a veces hasta a las doce de la noche y no ponen pegas para nada. Se me ocurrió ctuar con ellos precisamente para hacer llegar el órgano a un público completamente distinto. El problema es que la media de edad de público es muy elevada, y van pasando los años y no cambia. Trabajo con uno de los responsables de Inegale en el Auditorio y se lo propuse, y le pareció fantástico para involucrarnos en esta música.

Utilizan instrumentos espectíficos traídos de China.

Hemos encargado unos arcos barrocos a China porque también hemos estado trabajando desde un criterio s historicista. No tenemos un registro de la época y todo sale de los tratados o de las cosas que se han hecho. Parecía que los instrumentos no llegaban y al final sí llegaron. El arco tiene mucho menos peso y el sonido es mucho más liviano. Y es importante porque trabajamos mucho los detalles y al igual que en una pintura todos los detalles son importantes en la música es igual. El clave los tocará una alumna mía que terminó el grado superior con su propio instrumento y los arcos se quedarán en la propia Inegale.

¿Cree que es necesario dar clases historicistas de la música a los alumnos del Conservatorio de Música?

Yo aquí llevo luchando que se amplíe esa asignatura porque pueden hacer música de cámara con los instrumentos. Sucede que en cualquier conservatoria de la península hay un departamento de música antigua menosaquí en Gran Canaria. Han incluido las asignaturas del timple y el púa pero llevo esperando desde hace 20 años y nada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats