Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olimpia Velasco: "Lo importante es el proceso creativo, que está en mi cabeza"

La artista madrileña ultima la realización de un mural en la Embajada de España en Bruselas - Junto a Esther Pizarro ganó un concurso a otros 100 proyectos

Olimpia Velasco: "Lo importante es el proceso creativo, que está en mi cabeza"

El efecto mariposa alude a las consecuencias inesperadas que pueden producirse a partir de pequeños cambios. Las artistas Olimpia Velasco y Esther Pizarro han puesto este título, Efecto mariposa, a la intervención que están ultimando en la Embajada española de Bruselas, un edificio situado en el barrio europeo de la ciudad. La obra se inaugurará en el transcurso de este mes de septiembre, previsiblemente el día 19. Velasco y Pizarro ganaron con su propuesta un concurso convocado por el Ayuntamiento de Bruselas y la propia Embajada de España en la capital belga al que se presentaron más de cien proyectos bajo el lema:"Somos naturaleza, un muro contra el cambio climático". El muro en cuestión está situado en el patio de la cancillería y mide 6,10 metros de alto por 21de largo. La obra, técnicamente, combina una parte pictórica, realizada por Velasco, cuya estructura principal es la de un árbol en el que se adentra una mujer; y otra escultórica de la que se ha hecho cargo Pizarro y que se concreta en una serie de mariposas hechas en aluminio.

En los últimos años el trabajo de Olimpia Velasco (Madrid, 1970) ha estado vinculado a las relaciones entre hombre y naturaleza y por ello decidió presentarse a esta convocatoria junto a Esther Pizarro, con quien ha expuesto recientemente y cuya obra también remite a esta temática. Tanto en La montaña mágica en el que se centra en la respiración como nexo con el universo; como en su próximo proyecto, Velasco remite a hechos de la naturaleza. Explica la artista que "los acontecimientos que parecen pequeños y que están provocados por el hombre puede que al final tengan repercusiones a nivel mundial, como el cambio climático".

"En el mural la estructura es la de un árbol en el que una mujer se mete dentro de él para encontrar la relación entre el ser humano y la naturaleza, que somos parte de ella y vivimos en ella. Volver a la naturaleza es volver a casa", sostiene. La elección de la mujer como representación de la humanidad no es en absoluto casual: "Mi visión es la de una mujer y, por supuesto es una visión feminista y reivindico el hecho de ser mujer con todas las connotaciones que tiene. A veces es con intención y otras no porque lo llevo dentro. Soy una mujer, vivo en sociedad y mi perspectiva es de mujer, con la problemática que tenemos que está patente en mi día a día y en mi trabajo también". Velasco aspira a ver ese momento en que ya no será llamativa esa elección: "Cada vez va siendo menos revolucionario y ojalá llegue un momento en que no tengamos que reivindicar estas cosas", reflexiona.

Efecto mariposa no es el primer mural que factura la artista que ha cultivado esta disciplina en Palma, Calvià o Düsseldorf.

Sin embargo, Velasco remarca que "hago proyectos artísticos y según lo que tenga que decir será una performance o una exposición, estará en la calle o en el interior. No me condiciona la técnica". En este sentido apunta que, aunque parte del dibujo, cada vez le gusta más introducir nuevos lenguajes como el vídeo o la performance así como la búsqueda de conexiones con otros artistas y otras disciplinas: "La cosa de meterme yo sola en mi estudio no va conmigo. Mi intención ahora es que la obra no se quede en una mera exposición, sino que se abra estructuralmente, que sea una proyección cultural de la que todos nos podamos alimentar."

Velasco confiesa no temer que alguno de sus garndes murales al aire libre sea destruido como consecuencia de eventuales cambios en el entorno en el que se realizó: "Para mí lo más importante es el proceso creativo, el que está en mi cabeza. Cuando lo he terminado de hacer para mí la obra en concreto pierde el sentido. Lo otro... que se quede en buenas manos y si puede estar repartido por el mundo, mejor. Creo que el arte tiene que ser democrático, cuanto más esparcido esté, mejor".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats