Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Celso Albelo

"Esta música la he mamado desde siempre y cuando la escucho me invade una paz enorme"

"Todo lo hemos grabado en una mesa analógica y teñido de lo que denomino 'sonido pandemia", explica el tenor

Cartel de presentación del concierto en el teatro Leal. LP/DLP

¿Qué lo animó a ser imperfecto, a salirse de la partitura clásica con un disco tan popular?

El hecho de que esta es la música que he mamado de siempre, aparte de lo que supone mi formación clásica. Y APDP... En busca de la paz puede considerarse imperfecto en cuanto a calidad técnica, pero está lleno de sutiles detalles.

Grabado en pleno confinamiento, acompasado por el azote de la pandemia y utilizando el recurso de teléfonos móviles. Suena a experimento, ¿no?

Lo fuimos armando con paciencia, con muchos mails y continuas llamadas, buscando sin descanso cuál era el sonido final que queríamos lograr. Y así surgieron una serie de temas que, aunque evidentemente imperfectos si somos puristas, están cuajados de verdad y también de mucho cariño.

Vamos, que el disco surge del corazón, sin cursilerías.

Le puedo asegurar que cuando me siento a escucharlo me invade una paz enorme. (Sin cursilerías).

¿Y es terapéutico?

La música lo es.

Por cierto, ¿qué significan las siglas APDP?

No se lo voy a descubrir. Esas siglas representan una especie de juego para la gente y lo que proponen es un mensaje de tranquilidad y sosiego, el que atesoran las imperfecciones: la sal de la vida.

Usted, un solista, ¿siente tanto la necesidad de compartir?

Siempre, y en esta particular aventura me he rodeado de personas cercanas, de amistades como es el caso de los tenores Javier Camarena y Pancho Corujo, también la soprano Blanca Valido o el tuno Sergio Núñez.

Blanca Valido, una voz ganadora del Premio CajaCanarias.

Así es, una mujer con un enorme talento, y no sólo para cantar, porque además escribe, compone, pinta... Un espíritu renacentista.

El mexicano Camarena no necesita presentación, ¿o sí?

Creo que no. Con Javier interpreto el bolero Perdón, del portorriqueño Pedro Flores. Y la verdad es que la grabación resultó muy divertida. ¿En qué tonalidad?, preguntaba él. En la que tú quieras, le respondía. Venga, abrimos una pista. Coge el móvil y aléjate un metro. ¿Te vale así?, me decía. Un poco más, le contestaba yo... Fue genial.

Los Corujo son una seña de identidad, ¿no?

A Pancho lo considero un hermano y me apetecía mucho contar con su presencia y su voz en este trabajo, no sólo por lo que nos une, sino sobre todo por lo que representa el apellido Corujo para la música. Junto a él canto Viejas promesas, que cuenta con un arreglo particular, mezclando los carnavales argentino, brasileño, canario... Es un tema que sorprende

Y participa hasta un tuno.

Así es, Sergio Núñez, con quien interpreto a dúo clásicos como es el caso de Quizás y Quiéreme mucho. Nos une una gran amistad. También es tuno, como lo soy yo, y fue el loco que terminó de convencerme para abordar esta historia. Además, como propietario de la productora Atlántida Music, ha puesto al servicio de este disco todos los medios técnicos, también su dilatada experiencia y, por supuesto, su pedazo de corazón.

Un disco en formato vinilo, ¿acaso un guiño más romántico que 'vintage'?

Ya saldrá en soportes digitales, pero frente a lo inmediato, la rapidez y lo directo que representan esas plataformas está también el valor de lo artesanal, el hecho de que todo lo que hemos grabado está pasado por una mesa analógica, a través de cinta, y se ha teñido de lo que he denominado sonido pandemia, un sonido imperfecto, claro, pero que destila paz. Y es que un vinilo, además, te invita a tomarte tu tiempo, abrir una botellita de vino, detener la reproducción cuando tú quieras...

A propósito, con el tema Linaje del Pago se descubre al Celso Albelo compositor.

Así es, le he puesto música a un poema que está inspirado en esta bodega tinerfeña, en colaboración con el tenor Juan Manuel Padrón, que es otro de los temas que está incluido en el disco.

Y la presentación tenía que ser en el Leal.

Creo que no había lugar mejor. Como Hijo Predilecto que soy de esa ciudad que me vio nacer y crecer, el Leal es mi rinconcito del alma, mi pequeño teatro...

El regreso a los escenarios ya es un triunfo y más aún con una banda de músicos canarios.

La vuelta a los escenarios es un reencuentro vital, y hacerlo junto a una banda integrada por músicos canarios va en consonancia con lo del eslogan Consume producto local que apoyé durante la pandemia. Eso lo llevo por bandera.

Y, como esos paquetes de chucherías, el disco también esconde sorpresas.

También. El público me conoce, sobre todo, por mi andadura de voz fina, ligado al mundo de la ópera, vamos. Pero hemos hecho un arreglo de la romanza Una furtiva lacrima, de la obra L'elisir d'amore de Donizetti. La primera parte la hago con la guitarra y la segunda es una revisión, bastante fuerte, en la que con la ayuda de Tomás Cruz y Satomi Morimoto suenan baterías con polirritmos, chácaras... Los más puristas pondrán el grito en el cielo, pero creo que con este experimento se constata que la música bien hecha se puede fusionar: es universal.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats