El edificio Miller, reconvertido en espacio cultural de titularidad municipal, regresa a la actividad con una programación de siete espectáculos, entre artes escénicas y música, del 10 al 26 de septiembre. Todos ellos se celebrarán sin público y con retransmión en streaming a través de Facebook Live de Lpa Cultura, y del canal en Youtube de Promoción de la ciudad: Las Palmas de Gran Canaria.

La oferta online de Miller en tiempos de coronavirus permite recuperar montajes como La cenicienta. El triunfo de la bondad de Profetas de Mueble Bar para Teatro Alegre, que se representa este jueves 10 de septiembre, y el espectáculo Voces de la tierra, que se hará en dos sesiones, los días 11 y 18 de este mes.

A estas propuestas, se suman otras producciones como Anyelia y Yoriell, en formato banda, programado el día 12; la banda grancanaria Los Coquillos, que celebra su 30º aniversario el 19 de septiembre; Rayko León 7+1, que conmemora 40 años de música salsa en Canarias, el 25 de septiembre; y un concierto de Flor de Canela, el día 26.

El público podrá seguir en directo estas propuestas, en streaming, en los días programados y a lo largo de sus correspondientes fines de semana, desapareciendo de la red al lunes siguiente de ser programados, según informó ayer el Ayuntamiento capitalino.

A este respecto, la concelaja de Cultura, Encarna Galván, manifestó que "la emoción del directo presencial no será sustituida por la que genera el seguimiento online, pero es una puerta interesante para mantener la cultura viva".

Las restricciones de aforo por razones sanitarias ha obligado a posponer al mes de octubre del festival Temudas, con la retransmisión también en streaming de toda su programación, a expensas de la evolución de la pandemia por el Covid-19.

Por otro lado, a estas acciones culturales se suma el Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, que tuvo que cancelar este año la edición de su vigésimo aniversario, que prevé una serie de sesiones dobles y un corto al mes en las pantallas de Cinesa El Muelle. Además, el festival "también contempla la puesta en marcha de conciertos de pequeño formato, cuando el marco lo permita, con la vista puesta en la evolución de los contagios en Gran Canaria".