Los directores de la obra La casa de Bernarda Alba, Irina Kouberskaya y Hugo Pérez, junto a las actrices Carmen Rodríguez de la Pica (Bernarda Alba), Natalia de Azcárate (Adela), Katarina de Azcárate (Magdalena) y a Mª Isabel García Bolta, Concejal de Gobierno del Área de Educación, Cultura y Deportes, presentaron hoy este poético montaje de la celebre obra del poeta granadino, con el que se inician los espectáculos del Festival en el Edificio Miller del Parque Santa Catalina, los próximos 14 y 15 de julio a las 20.30 h.

Mª Isabel García Bolta agradeció a la compañía que nos presentaran una nueva visión de Lorca, "descubrimos algo más de nuestro Federico García .Lorca", apuntó.

El director Hugo Pérez reveló que la obra es "la imagen de mujeres de los pueblos de España y esa imagen también concierne Canarias. Refleja la angustia, la saturación de la psicología humana".

Irina Kouberskaya por su parte desveló su pasión por el autor granadino explicando que "viajar con Lorca es una aventura apasionante que hace crecer, nadar en aguas profundas del pensamiento. Cuando ensayábamos pensábamos, esto es poco para llamarse Lorca".

"Queda mucho por descubrir del autor. Él es la acumulación del pensamiento volátil del mundo. No ha nacido un poeta todavía que se pueda compara a Lorca, a su riqueza y cada obra de teatro parece pedir: necesito que me interpreten. Nos sentimos privilegiados de tener esta profesión, de poder llagar a estas alturas del pensamiento. Además todas nuestras actrices tienen una intuición poética muy elevada, viven la vida, vienen de la vida, entienden de complicaciones y de magia de la vida humana, no están secuestradas por las escuelas teatrales", prosiguió.

Carmen Rodríguez de la Pica habló de su interpretación de Bernarda Alba como un personaje maravilloso, muy fuerte. Todavía existen personajes como este, he conocido a alguna Bernarda Alba. Además trabajar con Irina Kouberskaya y Hugo Pérez nos elevan al cielo" apuntó.

Natalia de Azcárate será Adela en la obra y expuso que se trata de un "papel precioso. Ella simboliza la pasión, la libertad, todo lo que hace es por amor, su final es trágico porque pierde su libertad. Se crea una cárcel todavía más fuerte que la que propone Bernarda Alba.

Catarina de Azcárate será Magdalena, "la hija menos femenina, la mayor, que no espera casarse, la hermana protectora, casi maternal. Todas las hermanas tienen una personalidad propia, son independientes, diferentes, igual que en le vida, cada una tiene sus dramas, sus alegrías, sus ilusiones", explica. Esta obra no es solamente teatro sino poesía en escena. Es un teatro poético y litúrgico. A través de sus escenas se recorre la riqueza cultural española.

Por último, Irina Kouberskaya detalló que Hugo tiene un espíritu lorquiano muy pronunciado y explicó que "el propio director ha realizado los cuadros que componen escenografía, también es pintor".

En cuanto a la música que envuelve la obra, según Hugo Pérez: "Queremos dar un aliento vivo a Lorca con una música extraordinaria, con tono barroco que recuerda la Semana Santa de Sevilla.