Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una vida entre la forma arquitectónica y la pintura

El inesperado vacío de Bordes

Numerosas personalidades del mundo del arte y la arquitectura lamentan la pérdida de Félix Juan Bordes, el artista total, fallecido el lunes

El inesperado vacío de Bordes

El inesperado vacío de Bordes

El vacío inesperado de la ausencia de Félix Juan Bordes (Las Palmas de Gran Canaria, 1939 - 2020), catedrático, arquitecto, pintor, grabador y académico, fallecido el pasado lunes, a los 80 años, en su ciudad natal, aloja en la memoria de quienes le conocieron tantos recuerdos y palabras de gratitud, afecto y admiración como las constelaciones infinitas que exploró a través de sus pinceles y de sus propias manos a lo largo de más de 60 años de una trayectoria artística excepcional. Su muerte repentina en este año inclemente tiñe de negro los campos del arte, la arquitectura y la enseñanza en el Archipiélago, aunque quienes cruzaron sus caminos con este "artista total" en los distintos territorios creativos y académicos en que se desenvolvió con entusiasmo hasta el último aliento coinciden en la evocación de su vitalidad colorista, comprometida y referencial, que deja una impronta -entre tantas- en el paisaje de la amistad y la conversación, donde tantos le añoran.

Leopoldo Emperador / Artista y escultor

"Félix Juan era un Ulises, y por fin ha llegado a Ítaca. Le echaremos de menos todos"

El artista y escultor Leopoldo Emperador, quien compartió muchos momentos con Bordes en el seno de la Junta directiva de AICAV (Asociación Islas Canarias de Artistas Visuales), dibuja una hermosa metáfora ante su marcha, inspirada en el amor de este último por la navegación: "Félix Juan era un Ulises, así que creo que por fin ha llegado a Ítaca", manifiesta. "Ha hecho su viaje y nosotros seguimos en la Odisea, así que espero llegar algún día a Ítaca y encontrarme con él". El escultor admite sentirse "conmocionado, o más bien, estupefacto" por su muerte repentina. "Sin duda, lo vamos a echar de menos todos", declara. "Todos coincidiremos en que era un artista maravilloso, pero además, fue un hombre muy divertido y entusiasta: un hombre de grandes proyectos, que trasladaba con una gran vitalidad e ilusión".

Manolo Feo / Arquitecto PhD y profesor

"Yo tuve la suerte de conocer a quien reivindico absolutamente como mi maestro"

El arquitecto y profesor Manolo Feo, quien comenzara a trabajar junto a Bordes dos años antes de culminar su carrera en Arquitectura, manifestó ayer que, desde entonces, "tuve la suerte de conocer a una persona que reivindico absolutamente como mi maestro". "Félix fue la persona que marcó aquellos lugares sólidos en los cuales te puedes apoyar para realizar tu trabajo", señala. A este respecto, describe a Bordes como "una persona generosa, que nos regaló una manera de leer la realidad según la cual los espacios estancos de las disciplinas no lo son tanto, sino que fluyen: en la arquitectura, el arte, la literatura, la ciencia o cualquier anécdota que tiene que ver con la vida, todo se retroalimenta". "Ese es un regalo que nos permitió interpretar determinados eventos y obras con su forma de mirar, desde la que te das cuenta de que el mundo es más grande, más complejo, y que todo se interrelaciona", apunta. A juicio de Feo, "esta manera de leer la realidad lo alejaban del profesor canónico que imparte un discurso académico o previsible, y, en su lugar, regaló a sus alumnos una manera de estudiar la realidad que él mismo plasmó en todos sus ámbitos creativos, desde los que interpretaba y se posicionaba, e incluso, generaba conflictos con la cultura oficial".

Elsa Guerra / Arquitecta

"En su perfil de unir arquitectura y arte, no perdió la sensibilidad ni la importancia de la belleza"

Por su parte, la arquitecta Elsa Guerra revela ante la noticia de la pérdida de Bordes que "lo que he sentido es que, de repente, desaparece una persona que ha formado parte de mi vida". El arquitecto y artista presidió su tribunal de Fin de Carrera, "así que fue la primera persona que me dijo: Felicidades, colega". "Y aún recuerdo ese abrazo de Félix, a quien ya conocía de antes, con lo cual siempre ha sido para mí un referente", añade. Además, Guerra destaca sobre Bordes "ese perfil basado en la unión de arquitectura y arte, que siempre me ha parecido que aporta una frescura adicional, porque invita a mirar siempre más allá". A su juicio, "este aspecto es importante y Félix fue uno de sus grandes exponentes, porque nunca perdió la sensibilidad ni la importancia de la belleza, que a veces se pierde en el terreno de la arquitectura a favor de la funcionalidad". "Y también destaco su vitalidad aunque, en mi recuerdo de Félix, confluyen la ternura, el respeto y la admiración profesional", concluye.

Manolo González / Escultor

"Me gustaría volver a sentarme con él para construir entre ambos mejores razones"

El escultor Manolo González, quien compartió su camino con Bordes en los ámbitos de la creación y del AICAV, expresaba ayer una profunda tristeza "sobre todo, por la pérdida del amigo". "Bordes fue un gran artista y un gran arquitecto, en definitiva, una gran figura relevante tanto en lo académico como en el arte, pero, sobre todo, lo echaré de menos como amigo". En esta línea, el escultor subraya "su compromiso con la profesión y los artistas, porque siempre fue muy generoso y entrañable, siempre aportando su conocimiento y experiencia". Además, González destaca su gran conversación, "porque era un hombre muy despierto, muy singular en su forma de ver las cosas, siempre abierto al debate y a construir, entre las razones de unos y otros, una razón mejor todavía". "Me gustaría volver a sentarme con él y discrepar desde el afecto, porque lo que se hacía con Félix era construir entre ambos mejores razones", declara.

Pilar Rodiles / Artista plástica

"Fue un gran arquitecto, pero su mayor ilusión era tener tiempo para dedicarse al arte"

La artista plástica Pilar Rodiles coincidió con Bordes en la celebración de un curso de grabado en Suecia, junto con Alfonso Crujera, Ana de la Puente, Fabiola Ubani, Miguel Panadero y Paqui Martín. "Aún tengo una foto de aquel entonces que quería darle", revela. "La última vez que lo vi estaba tan feliz y activo como siempre, porque siempre fue un hombre muy entusiasta, con una pulsión creadora casi compulsiva, siempre inventando cosas nuevas en las que seguir trabajando", rememora. "Aunque fue un gran arquitecto, la mayor ilusión de su vida era tener tiempo para dedicarse al trabajo como artista. Y fue también un gran artista", añade Rodiles.

Augusto Vives / Pintor e ilustrador

"Félix fue un pintor del silencio, que cultivó una obra genial y magnífica sin aspavientos"

El pintor e ilustrador Augusto Vives también estrechó lazos con Bordes durante su etapa en AICAV, aunque su amistad se retrotrae 20 años atrás. "Esa química especial se da con unas pocas personas y con Félix existió esa fluidez desde el principio, con mucho respeto mutuo", declara. El artista e ilustrador destaca además que "fue una persona con principios muy convincentes, pero no los imponía, sino que los transmitía a través del diálogo y el lugar del otro, que es una capacidad que no tiene todo el mundo, pero hacía que fuera un placer conversar con él".

También describe su forma de afrontar el mundo de la creación como "un pintor del silencio, que cultivó una obra genial y magnífica sin aspavientos, al margen de esferas de artisteos y politiqueos". "Y sobre todo, el mundo de la cultura le debe muchísimo, porque siempre luchó por la visibilidad y los derechos en este sector tan denostado, donde tanta falta hacen miradas como la de Félix, sobre todo, en situaciones como las que estamos viviendo ahora", concluye.

Orlando Britto / Director del CAAM

"Félix fue un humanista, con una formación transdisciplinar, de los que ya no abundan"

Con todo, para Orlando Britto, director del Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), "la muerte de Félix Juan Bordes es una enorme pérdida para el arte, la arquitectura y la cultura en Canarias". "Bordes fue uno de esos personajes que, desafortunadamente, ya no abundan: un humanista, con una formación transdisciplinar como arquitecto, pintor, maestro del grabado e intelectual que atesoraba una enorme sabiduría, siempre dispuesto al diálogo y a la controversia. Y además, una persona muy entrañable", señala Britto. "Además, fue un hombre recio, con una energía y vitalidad enormes, que estuvo muy comprometido con los derechos de los artistas visuales", continúa. "En ese sentido, el colectivo de artistas ha perdido un apoyo fundamental", concluye.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats