Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elsa López, Hija Adoptiva de La Palma

La penúltima jornada de la cita literaria culmina con el nombramiento de la referente palmera | “Cuando llegó el momento de decidir, yo elegí esta isla”, declaró la poeta

Elsa López, Hija Adoptiva de La Palma

Elsa López, Hija Adoptiva de La Palma

La poeta, narradora, editora, investigadora y catedrática Elsa López (Fernando Poo, 1943), referente literario y cultural en la isla de La Palma, donde reside desde hace varias décadas, manifestó una vez que “la literatura es una consecuencia de mi amor por la isla”. “Pero este reconocimiento es una consecuencia del amor de La Palma por Elsa”, rezaron las primeras líneas de la sesión plenaria que nombraba anoche a Elsa López como Hija Adoptiva de la isla de La Palma, en una velada mágica en el Parque Antonio Gómez Felipe, corazón de la tercera edición del Festival Hispanoamericano de Escritores.

Este acto, limitado a 61 asistentes por el protocolo de seguridad sanitaria que ha regido el encuentro, contó con la asistencia de numerosos representantes del Gobierno de Canarias, Cabildo de La Palma, Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, familiares y amigos de la homenajeada, así como de participantes del encuentro.

Elsa López, integrante del consejo asesor del festival, recordó en el inicio de su discurso de agradecimiento que su madre, Amada Elsa Rodríguez Álvarez, abandonó La Palma en 1943, embarazada de cuatro meses, con rumbo a Fernando Poo (actual Malabo). “Ustedes me nombran como Hija Adoptiva, pero yo realmente fui concebida en esta isla, concretamente, en una casita en San Antonio”, reveló la escritora, quien hizo mención a las numerosos escritores que arroparon sus comienzos, así como a las mujeres referentes “que me descubrieron las raíces mientras bordaban y escuchaban mis historias de muertos y fantasmas, las más sabias, las que me enseñaban rezados y conjuros para sobrevivir”. “Todos y todas me adoptaron”, declaró.

“Y así me fueron acogiendo poco a poco tantos lugares de la isla: un recital en Breña Baja, el prólogo de un libro en Breña Alta, un recital en Mazo, tenedora de las fiestas de Fuencaliente, presentaciones de libros y festivales de literatura en Los Llanos de Aridane, jurado en Tijarafe, mesas redondas en Santo Domingo, lectura de poemas en Barlovento, exposiciones en Los Sauces y días en los observatorios del Roque de los Muchachos para entender mejor el milagro de esta isla y sus estrellas”, leyó la poeta.

“Todos esos lugares son pequeños puntos en el mapa de mi alma, pequeñas fortificaciones que me han hecho la ilusión de pertenecer de alguna manera a todos ellos desde hace muchos años. Y hoy ustedes me dan la escritura donde consta esa adopción de forma definitiva, y yo me siento feliz y orgullosa al recibirla”, añadió.

López culminó su discurso recordando que “siempre he vuelto a La Palma, me he ido y he vuelto siempre, yo lo quise así”. “En 1972 regresé una vez más a los brazos de la abuela, y cuando llegó el momento de decidir mi recorrido final, elegí La Palma, porque una no es solo de donde nace ni de donde es su origen, una es también del lugar que escoge para ser lo que es”. Así lo ilustran los versos de Inevitable Océano, que pusieron el broche: “Cuando se me extravía la mirada en los límites de las mesetas / y observo que más allá hay tierra todavía / yo vuelvo a La Palma”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats