Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macarena Gómez: “Volveremos a abrazarnos, a besarnos, a tener contacto físico”

Macarena Gómez, actriz y empresaria.

Macarena Gómez, actriz y empresaria.

¿Cómo ha sido estrenar Amor en polvo y producir en un momento como este?

Es una película en la que no estuve desde el principio. Una vez acabada, al ver que no encontrábamos ninguna distribuidora para estrenarla en cines, decidí asociarme al productor y director que puso gran parte de su patrimonio en la película. Pensé que quería ayudar porque es un filme muy interesante y temía que se quedara en el cajón. Esa ha sido mi forma de participar como productora: ayudando a buscar distribución e invirtiendo en promoción. Originalmente, yo solo estaba como actriz. Lo hice por una cuestión romántica, me gustaba la película y quería que se viera aun sabiendo que al ser una película pequeña podría no hacer mucho dinero en taquilla. Nos arriesgábamos también a estrenarla durante la pandemia. Pensábamos que no podíamos seguir retrasándolo. Si no hay oferta, no hay consumo. Muchos cines estaban haciendo reposiciones de películas. Era el momento idóneo para poder estrenarla, conscientes de la situación en que lo hacíamos. En octubre o noviembre podría pasar exactamente lo mismo.

De hecho, en una de tus publicaciones de Instagram sobre el estreno escribiste: “¿Quién se atreve a ir al cine?”

Ir al cine es mucho más seguro que irte a tomar unas cañas o a un restaurante. Hay muchísimas medidas de seguridad, geles hidroalcohólicos por todos lados, mascarilla, distancia, reducción de aforo. Cuando se estrenó en los cines solo se podían llenar al 50 o al 70%. Puedo entender que a la gente no le apetezca ir al cine y que al haber estado tanto tiempo confinados prefieran estar al aire libre, pero seguridad hay.

Esta película versa en torno a las relaciones y el sexo y ve la luz en un momento extraño. ¿Cómo crees que se está transformando la realidad a y cómo se traduce en el cine?

A finales de mayo, cuando empezamos a volver a rodar La que se avecina, si había escenas de besos ya no nos los dábamos, si teníamos que abrazar, ya no lo hacíamos. Sí que está afectando a los personajes. En la última película que estuve rodando en Salamanca me negué a besar también. Aunque mi personaje se enamorara, pedí solventarlo de otra manera. En cuanto a las narrativas, no creo que vaya a afectar demasiado. Creo que esto es una cosa pasajera y que dentro de un año volveremos a la vida que hemos tenido siempre. Volveremos a abrazarnos, a besarnos, a tener contacto físico. La última película que he rodado se escribió hace un mes y no afectó al guion. Creo que no se está teniendo demasiado en cuenta porque ruedas una película y sale dentro de un año o año y medio. En el fondo, tenemos la esperanza de que dentro de un año podamos ver este momento como algo lejano y comportarnos físicamente como hasta hace seis meses.

Amor en polvo también es humor, ¿qué papel juega este en momentos de crisis ?

Es importantísimo. No solo en los momentos de crisis como este. Me encanta ir en metro y lo que más me agrada es cuando alguien se me acerca y me dice “Oye, Macarena, gracias por hacerme reír porque estoy pasando por un momento muy malo y me estás ayudando». El humor es importante en crisis, pero también en el día a día, para evadirnos de la cruda realidad. Ahora es más necesario, pero siempre ha sido y siempre será necesario.

¿Has descubierto algo sobre ti misma durante estos meses? ¿Te ha apetecido hacer algo distinto?

Si te soy sincera, no. Ya me conozco bastante bien. Pero sí de la relación con mi marido y mi hijo. Los conozco mejor.

¿Has encontrado alguna dificultad para conciliar?

Mis amigas me contaban que era una pesadilla teletrabajar con tres niños correteando y las entiendo. En mi caso, he podido estar casi tres meses dedicada únicamente a mi hijo, a mi marido, a mi casa y a mis animales. Ha sido muy fácil.

¿Alguno de tus proyectos se ha cancelado o modificado?

La que se avecina se pospuso y la retomamos en mayo. Tengo muy mala memoria... Se han retrasado varios proyectos, pero, si te soy sincera, cuando terminó el confinamiento me empezó a salir mucho trabajo. Acabo de rodar una comedia en Salamanca que se decidió grabar en cuestión de un mes. También voy a doblar una película de animación. Además, tengo muchos proyectos a largo plazo pero aún no hay fechas concretas ni se sabe qué va a pasar con ellas. No me emociono demasiado hasta que no firmo el contrato.

La pandemia ha supuesto una revolución en los formatos, que ha generado polémica. Un ejemplo puede ser el traslado del teatro al streaming. ¿Es una evolución lógica o una lucha por sobrevivir?

Es una situación lógica. La pandemia ha acelerado toda esta transformación, porque se ha consumido más cine que nunca.

Compartir el artículo

stats