Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia no contiene al talento

La Escuela Luján Pérez inaugura mañana la exposición con los trabajos del Taller de Serigrafía

La pandemia no contiene al talento

La pandemia no contiene al talento

La Escuela Luján Pérez inaugura mañana (18.00 horas), en su galería, la exposición del Taller de Serigrafía en la Galería de la Escuela Luján Pérez. El acto marcará el inicio del curso 2020-21 en la institución, actividad que arrancará el próximo lunes –5 de octubre– con la incertidumbre generada por la pandemia del coronavirus y la ilusión y motivación de los alumnos que, a través del arte, se desarrollarán a nivel personal y emocional.

Los trabajos que se presentan son obras de los componentes del Taller de Serigrafía del curso anterior (2019-2020), casi paralizado por coronavirus. La pandemia, sin embargo, no ha sido un obstáculo para que los integrantes del taller pudiesen elaborar sus obras en sus estudios, para luego ejecutarlas en la propia escuela.

Esta muestra consta de 24 piezas, en la que cada artista ha conformado su trabajo personal adaptándose a dicha técnica, consiguiendo mantener un diálogo con la obra desde la primera mancha. Como es habitual en las exposiciones colectivas de la escuela se entreverán artistas con un recorrido artístico, con otros que se inician en esta sugerente y apasionante técnica serigráfica. Por la galería de la Escuela Luján Pérez se podrán disfrutar los trabajos de Manuel Jiménez, Ana Guerra, Alba Sarmiento, Marta Bordón, Inés Sanabria, Álvaro Erice, Marian C. Bordón, Macarena López, Álvaro Del Amo.

Felo Monzón impulsó el Taller de Serigrafía, de gran tradición en la Luján Pérez

decoration

La serigrafía ha tenido un papel importante en la Escuela Luján Pérez. Desde Felo Monzón, que siempre quiso impulsar este taller y que impresionó con sus dibujos indigenistas que luego él coloreaba manualmente.

Al igual que otros métodos gráficos, como la litografía o el grabado, es un procedimiento de impresión seriada. El término tiene su origen en la palabra latina sericum (seda) y en la griega graphé (acción de escribir).

El método serigráfico consiste en el preparado de un simple bastidor de madera o metálico de dimensión algo superior a la que tendrá la obra final. Sobre el bastidor se tensa una malla de seda o de cualquier otro material de estructura reticular. Esta malla será más o menos tupida según las características de la serigrafía a realizar y de la naturaleza del material que se empleé. Bajo esta pantalla se coloca el boceto, dibujo o imagen a serigrafiar, que se transparentará a través de la malla y sobre la que se calcará. Se realizarán tantas pantallas como colores vaya a tener la obra, y éstas se irán transportando al papel. Este transporte o calcado constituye la esencia de los distintos procedimientos serigráficos, lo que nos indicará la talla del autor de la serigrafía.

Diferentes pantallas

Una vez conseguidas las pantallas y seleccionado el papel sobre el que se va a realizar el estampado, se procede a colocarlo bajo la pantalla, cuidando, si se van a emplear distintas tintas; o sea, distintas pantallas, la exacta coincidencia o registro de cada estampación sobre la anterior. A continuación, se extiende con una racleta o rasqueta, la tinta sobre la pantalla, que pasará al papel a través de la malla. Efectuada la operación con el número de pruebas que componen la edición de la serigrafía, se repite el proceso con las restantes pantallas de los distintos colores.

La espontaneidad, la inmediatez, la rapidez, es un valor que tiene la obra gráfica actual, lo que se requiere como planteamiento primordial. La libertad es, quizá, una de las claves que predominan en la producción plástica actual. Muchos no asocian este planteamiento con el trabajo laborioso del grabado en general, porque la serigrafía es más espontánea que el resto de las técnicas gráficas. Otra particularidad es la versatilidad de imprimir sobre diferentes materiales; (papel, vidrio, tela, cerámica, metal, etc.)

Mayor difusión

La obra gráfica actualmente es utilizada por la mayoría de los artistas contemporáneos y al poder ser realizada de forma múltiple, se consigue que su difusión sea más fácil y mayor.

La serigrafía es el medio de impresión que más se asemeja a la pintura. Los resultados que se obtienen a través de los procesos de estampación permiten una intensidad del color y de la materia que no se pueden conseguir con otras técnicas de impresión. La serigrafía no es solamente un método de reproducción; posee un lenguaje propio. Cuando un artista se plantea hacer una serigrafía, resuelve problemas inherentes a dicho procedimiento obteniendo imágenes originales específicas de esta técnica.

La muestra estará abierta hasta el 30 de octubre y se podrá visitar de lunes a viernes, de 18.00 a 20.00 horas, en la Galería de la Escuela Luján Pérez,La exposición que se inaugura mañana en la Galería de la Escuela Luján Pérez recibe 24 piezas de varios estudiantes del taller de serigrafía impartido en el curso pasado. Arriba, a la izquierda, una de las obras de Alba Sarmiento. A su derecha, una de las pinturas de Macarena López. Abajo, de izquierda a derecha, trabajos de Manuel Jiménez y Álvaro Erice. |

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats