Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Danza

La Phármaco pone en movimiento la pasión contra el olvido

La compañía estrenó anoche en el Teatro Pérez Galdós ‘Una gran emoción política’

La Phármaco pone  en movimiento la pasión contra el olvido

La Phármaco pone en movimiento la pasión contra el olvido

El Teatro Pérez Galdós presentó anoche la pieza Una gran emoción política, de la compañía La Phármaco, dentro del ciclo Música y Danza con el que el coliseo ofrece espectáculos en los que la danza, en cualquiera de sus expresiones, es la protagonista.

Luz Arcas, bailarina y coreógrafa malagueña fundadora de La Phármaco, firmó esta propuesta escénica total, inspirada en Memoria de la melancolía, la autobiografía de la escritora María Teresa León, que aborda años decisivos de nuestra historia reciente: los de la Guerra Civil y la posguerra.

El exilio que marcó a toda una generación de intelectuales, el fervor político, el deseo de República y la fe en la instauración de la igualdad social son señas de identidad de una época que marcó la historia de España.

Sin pretensiones historicistas, ‘Una gran emoción política’ habla de esa emoción universal que empuja a un pueblo a luchar por lo que cree justo y a querer intervenir de manera directa en la historia de su país

decoration

Sin pretensiones historicistas, Una gran emoción política habló sobre las tablas del Pérez Galdós de esa emoción universal que empuja a un pueblo a luchar por lo que cree justo y a querer intervenir en la historia de su país. Para Luz Arcas, se trata de “esa emoción que los desastres del siglo XX [guerras, totalitarismos y sus consecuencias] han deslegitimado”.

La Phármaco, fundada en 2009, es la compañía que dirigen Luz Arcas (Premio Ojo Crítico de Danza 2015, Premio Mejor Intérprete Femenina de Danza 2015 en Premios Lorca, Finalista Mejor Intérprete Femenina de Danza en Max 2017) y Abraham Gragera (Premio Ojo Crítico de Poesía 2013).

Episodios fundamentales

Desde sus orígenes ahondan en una propuesta de ceremonia total, donde todos los lenguajes escénicos confluyen en el discurso protagonizado por la danza. Entre sus creaciones destacan Kaspar Hauser, El huérfano de Europa, Cuando la noche llegue se cubrirán con ella, Los hijos más bellos, Dolorosa o Miserere, que ya se representó en el ciclo Música y Danza durante 2018.

La danza y la acción física, las canciones y la respiración, los textos originales de la autora y una propuesta musical original interpretada en directo y que se inspira en temas populares europeos evocan los recuerdos de María Teresa: episodios fundamentales de su biografía como el salvamento del Museo del Prado, la acción en la trinchera del Teatro de Guerrillas o la participación de la mujer en el conflicto bélico.

Unos recuerdos y un sueño, el de ver algún día una España libre de la dictadura franquista, que nunca vería realizado, ya que cuando pudo regresar en 1977, el alzhéimer que padecía no le permitió reconocer su tierra natal. Una mala jugada del destino para una mujer que dijo que “vivir no es tan importante como recordar” y eso es lo que hace La Phármaco, recordar la importancia de valores sociales universales.

Una gran emoción política es una creación del Centro Dramático Nacional y cuenta con el patrocinio del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música a través del programa Platea.

Compartir el artículo

stats