Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

El gerente y la jefa de producción de la OFGC denuncian a Chichon por acoso

Christian Roig e Isabel Turienzo señalan, en dos demandas diferentes, al director británico como responsable de un ambiente hostil dentro de la insitución del Cabildo

Karel Mark Chichon, director artístico y titular de la OFGC.

Karel Mark Chichon, director artístico y titular de la OFGC.

La anfisbena, en la mitología clásica, era una serpiente de dos cabezas que se alimentaba en los desiertos africanos de los cadáveres que dejaba atrás el ejército de Catón. Los griegos, desde hace siglos, utilizan ese término para referirse a algo o alguien que va en dos direcciones. Y, por los últimos acontecimientos, esa disparidad de origen heleno anida desde hace semanas en la parcela ejecutiva de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC). El gerente y la jefa de producción de la propia institución cultural, Christian Roig e Isabel Turienzo –respectivamente–, han denunciado a Karel Mark Chichon –director artístico y titular de la OFGC– por acoso laboral.

Isabel Turienzo, jefa de produccción de la OFGC.

Las dos demandas, que dibujan un complejo ambiente de trabajo, se presentaron con varios meses de diferencia y retratan conflictos diferentes ante un problema común. La primera que dio el paso y presentó una queja formal contra Chichon ante la Fundación Orquesta Filarmónica de Gran Canaria –ente dependiente del Cabildo, patrocinador al cien por cien de la formación musical– fue Isabel Turienzo. En junio, la ejecutiva presentó un documento en el que exigía protección a la empresa frente a riesgos laborales de carácter psicosocial y medidas preventivas al considerar que llevaba meses expuesta a un ambiente de trabajo hostil. En su exposición de los hechos, con casos concretos desde octubre de 2019 hasta la primavera del presente año, señalaba directamente al maestro británico por acoso laboral.

En el juzgado

La denuncia de Roig, presentada ante el Juzgado de lo Social de Las Palmas, aún está caliente. En un documento de 24 hojas, presentado el 28 de octubre, el gerente de la OFGC formula una demanda en materia de tutela del derecho a la integridad moral, del derecho al honor y por acoso moral en el ámbito laboral. El requerimiento, en su caso, va dirigido contra la Fundación Orquesta Filarmónica de Gran Canaria –representada por la presidenta de su comisión ejecutiva, la consejera de Cultura del Cabildo, Guacimara Medina– y contra el propio Chichon.

Turienzo presentó su queja formal en junio ante la Fundación de la propia orquesta

decoration

Roig, que fue designado gerente de la OFGC el 31 de julio –elección contra la que pesan dos recursos de otros dos aspirantes al cargo–, apunta como raíz del conflicto con Chichon no ser el candidato deseado por el propio director artístico para ocupar ese alto puesto ejecutivo dentro de la institución cultural. El directivo señala que el maestro británico, en base a una cláusula de su contrato –documento que Roig estima ilegal en su demanda–, considera que debió ser consultado sobre el nombramiento del gerente.

Christian Roig, gerente de la OFGC.

Christian Roig, gerente de la OFGC.

A partir de ese supuesto incumplimiento en los privilegios de Chichon, Roig aprecia el inicio de una campaña mediática y de escarnio público en su contra. El gerente relata que se ha dejado vacío de contenido su puesto de trabajo como gerente –no se le han facilitado herramientas de trabajo como un portátil o un móvil, cesiones estipuladas en las cláusulas de su contrato–.

El gerente de la OFGC denuncia que desde que ostenta el cargo, por parte de los demandados, “se le viene hostigando, amilanando, machacando, fustigando, atemorizando, amedrentando, asediando, atosigando, vejando, humillando, ninguneando, persiguiendo o arrinconando en el desempeño de su trabajo”.

Roig, que reclama 40.000 euros de indemnización, ha recurrido a los juzgados

decoration

Roig expone, como ejemplo del acoso desempeñado por el maestro británico, dos cartas dirigidas a Guacimara Medina en las que “tras tergiversar y manipular los inexactos, y por tanto incierto, hechos que en ellas relata” solicitaba que se le sancionara. El conflicto tenía como origen la intervención del propio gerente –“velando por los intereses de la Fundación”, según argumenta– para “parar, por improcedente, la pretensión del señor Chichon” de cobrar 27.040 euros más gastos de viaje, hotel y transfers locales “por sus actuaciones en el Auditorio Alfredo Kraus de los días 10, 11 y 12 de julio, para lo cual pretendió, a toro pasado y ya bien entrado el mes de septiembre, se firmase por la presidenta de la Comisión Ejecutiva de la Fundación un contrato ficticio para dar cobertura formal a tal pretensión”.

En su demanda, Roig, que aún se encuentra en el periodo de prueba, exige una indemnización de 40.000 euros.

7,7 millones de euros de presupuesto en 2020


Patrocinada al cien por cien por el Cabildo de Gran Canaria, el presupuesto de la OFGC para este año roza los ocho millones de euros: 7.715.483,97. La vida de la institución cultural, durante los últimos tiempos, ha estado marcada por una serie de conflictos laborales -incluidas convocatorias de huelga de sus músicos-. En 2017, Karel Mark Chichon fue el elegido como director artístico y titular por Carlos Ruiz -consejero de Cultura del Cabildo en el anterior mandato- con el objetivo de calmar una institución que había vivido momentos agitados con Pedro Halffter. El ruido, entonces, se rebajó, pero los problemas siguieron latentes dentro de la formación. Hace poco más de un año, este periódico informó de una serie de quejas planteadas por trabajadores de la formación a Guacimara Medina poco tiempo después de que la política socialista sustituyera al frente de Cultura en el Cabildo a Carlos Ruiz. Entonces, Antonio Morales -presidente de la corporación insular- calificó como “falsas” esas informaciones. “Estamos”, añadió, “orgullosos de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, suena como pocas veces lo ha hecho, afronta un periodo creativo de trascendencia y cuenta con elreconocimiento de la sociedad grancanaria”. | M. A.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats