Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chichon facturó 24.000 euros a la OFGC por una actividad ajena a su contrato

La institución cultural del Cabildo perdió 11.000 euros por un curso que dirigió el maestro | Las clases se organizaron cuando el puesto de gerente estaba vacante

Chichon facturó 24.000 euros a la OFGC por una actividad ajena a su contrato

Chichon facturó 24.000 euros a la OFGC por una actividad ajena a su contrato

Karel Mark Chichon, director artístico y titular de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, facturó 24.000 euros al Cabildo (OFGC) –a través de la Fundación de la institución cultural– por una actividad docente que no figura en su contrato. En concreto, el maestro británico cobró esa cantidad por conducir una clases magistrales durante siete días –repartidos entre enero y febrero de 2019–. Ese curso de dirección de orquesta costó 40.278,43 euros y, además, generó unas perdidas de 11.178,euros a la administración pública presidida por Antonio Morales.

La vinculación contractual entre Chichon y la OFGC establece una relación entre las dos partes por la que el músico asume, en 2018, la dirección artística y la programación anual de su temporada de la formación. Por esa tarea, la institución cultural le abona 30.000 euros. Entre el resto de cláusulas del contrato se fija, por ejemplo, que el maestro londinense cobre en la actualidad 13.580,25 –más gastos de vuelos y hotel incluidos– por cada concierto de temporada que dirija –esa cantidad, en el primer convenio era de 11.000 euros y en 2021 pasará a ser de 15.000 euros–.

El acuerdo también fija que la duración de cada proyecto será de seis días, por lo que si esa actividad se prolonga a partir de la séptima jornada Chichon recibirá un extra de dos mil euros por parte de la Fundación de la OFGC, que también se comprometió –en el documento firmado por el anterior consejero de Cultura, Carlos Ruiz (Nueva Canarias)– a pagar 4.500 euros por cada concierto institucional y otros 8.000 euros por cada grabación discográfica.

Fractura interna

En ninguno de esos puntos del contrato entre Chichon y la Fundación del Cabildo se establece una retribución por trabajos docentes como el que el maestro dirigió en la OFGC, entre enero y febrero de 2019, y por la que facturó 24.000 euros a la propia institución cultural. La factura de esa actividad, realizada cuando la sociedad de iniciativa pública no contaba con la figura de un gerente, es uno de los documentos vinculados directamente a Chichon y que ha provocado una advertencia de Christian Roig –ejecutivo encargado, desde septiembre, de controlar las cuentas de la Fundación–.

La cuenta de gastos de esas clases magistrales impartidas por Chichon asciende a 40.278,43 euros. Y entre la lista de facturas destacan varios conceptos. El desembolso más elevado, que se encuentra bajo el epígrafe de actividades musicales, es la retribución del director londinense, que por siete días de actividad docente ingresó 24.000 euros en una cuenta de un banco localizado en Zúrich.

La otra partida más elevada corresponde a los alojamientos, por los que el Cabildo abonó 4.379, 28 euros, de los que 1.819 euros correspondieron al hospedaje del propio Chichon. También desembolsó 1.715,98 euros por el alquiler de las partituras que se utilizaron durante las siete jornadas, 1.161,97 euros por transporte aéreo, 71,82 euros por el transporte en taxi del maestro británico, 1.210,90 euros por trabajos de diseño gráfico, 1.767,90 euros por un servicio auxiliar de carga, 921,20 euros por las retribuciones de refuerzos para impartir las clases.

Entre las partidas de gastos también figuran 1.643,59 euros, abonados a varios profesionales, por servicios de vídeo, fotografía y piano.

Las facturas de las clases magistrales no son las únicas ligadas a Chichon que han generado inquietud en el Cabildo de Gran Canaria. Son, además, uno de los puntos de origen del conflicto entre el maestro británico y el gerente de la OFGC. En su denuncia contra el director –oriundo de Gibraltar– por acoso laboral, Christian Roig argumenta que Chichon solicitó a Guacimara Medina –actual consejera de Cultura de la corporación insular– una sanción para él después de que frenara “por improcedente” la pretensión “de Chichon de que la Fundación le pagase 27.040 euros” por una serie de conciertos durante tres días en el Auditorio Alfredo Kraus a través de “un contrato ficticio para dar cobertura a tal pretensión”.

El importe de una reforma en su despacho, realizada en otoño de 2019, también ha puesto bajo lupa a Chichon dentro del Cabildo. La rehabilitación de la oficina, servicio que tampoco aparece en el contrato del director –al ser un convenio laboral por servicios y no de alta dirección– con la OFGC, le costó a la administración pública insular 12.484,14 euros.

Entre la lista de gastos por la obra figuran dos sillones de piel de ciervo, que costaron 2.770,89 euros, un juego de mesa de reuniones y diez sillas –con un precio de 4.617,05 euros– o un vinilo, con una imagen de Chichon –de seis metros de ancho–, por el que se desembolsaron 1.786,69 euros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats