Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Orquesta no tenía protocolo de acoso laboral hasta la semana pasada

El Cabildo tardó cinco meses en dotar de un reglamento tras la denuncia de una ejecutiva

La Orquesta no tenía protocolo de acoso laboral hasta la semana pasada

La Orquesta no tenía protocolo de acoso laboral hasta la semana pasada

Casi cinco meses. Ese fue el periodo que tardó el Cabildo en dotar a la Fundación de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria de su propio protocolo de acoso laboral tras tener constancia de la denuncia presentada por Isabel Turienzo –jefa de producción de la propia institución cultural– contra Karel Mark Chichón –director artístico y titular de la formación musical– por mobbing.

La ejecutiva entregó su queja en el registro de la Fundación de la OFGC en junio y no fue hasta la semana pasada, según reconocen desde la Consejería de Cultura del Cabildo, cuando la administración pública dio el visto bueno al protocolo de actuación contra el mobbing en la Filarmónica.

En su denuncia, tramitada también en los juzgados, Isabel Turienzo solicitaba protección a la empresa –en este caso una fundación privada de iniciativa pública– frente a riesgos laborales de carácter psicosocial al considerar que llevaba meses expuesta a un ambiente de trabajo hostil. En su demanda, la ejecutiva señalaba directamente como responsable del acoso laboral a Chichon.

Turienzo describe en su queja a la Fundación un trato vejatorio y de abuso de poder y apunta conductas despectivas y comentarios difamatorios y de menosprecio hacia su labor dentro de la institución cultural por parte del director británico.

La de la jefa de producción no es la única denuncia por acoso laboral que acusa a Chichon. Christian Roig, gerente de la Fundación desde septiembre, también ha recurrido a los juzgados para acusar al maestro londinense de acoso laboral. En el caso del ejecutivo , en su escrito, describe una situación en la que se le viene hostigando, amilanando, machacando, fustigando, atemorizando, amedrentando, vejando, humillando, ninguneando, persiguiendo y arrinconando en el desempeño de su trabajo en la OFGC.

La Consejería del Cabildo, tras la publicación de ambas denuncias en la edición del pasado jueves de este periódico, admitió que ha abierto una investigación interna por la demanda presentada por Isabel Turienzo –al entregarla en el registro de la Fundación de la OFGC–, pero no ha seguido los mismos pasos en el caso de Christian Roig al no tener aún constancia formal.

Más dudas sobre Araña

El portavoz de Cs en el Cabildo, Ruymán Santana, ha denunciado que los dos candidatos invitados al concurso negociado sin publicidad convocado por la OFGC para cubrir la plaza de director asistente y director de la Joven Orquesta Gran Canaria (JOGC), Sesto Quatrini y Pier Angelo Pelucchi, tienen vínculos personales con el ganador de ese concurso, Rafael Sánchez Araña (Agüimes, 1983).

Ambos aspirantes, que finalmente desistieron y facilitaron con su retirada la elección de Sánchez Araña, han sido parte del proceso formativo del ahora director asistente de la OFGC. En su propio currículum, Sánchez Araña destaca que fue becado por el programa de movilidad Erasmus, en el curso 2011-2012, y que estudió dirección de orquesta con Pier Angelo Pelucchi en Udine (Italia), con el que preparó su concierto final de carrera que tuvo lugar en junio de 2012.

Su relación con Sesto Quatrini también es evidente. En 2019, Sánchez Araña fue director su asistente en las funciones de Don Carlo, durante la temporada de los Amigos Canarios de la Ópera. Esa relación se ha prolongado, hasta el punto de que Sánchez Araña tiene programado dirigir la orquesta de la Ópera de Lituania –donde Quatrini es director artístico– del 27 al 29 de enero, en el Teatro Nacional de Ópera y Ballet de Vilna.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats