Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo que parece y no es

Cuadrado semiótico de la veri-dicción.

Cuadrado semiótico de la veri-dicción.

“Las verdades son ilusiones de las que se

han olvidado que lo son; (…) monedas que

han perdido su troquelado”

Nietzsche

Eubulides de Mileto así razonaba: Un hombre dice que miente; si miente, es falso que mienta y dice la verdad. Es la paradoja del mentiroso del cretense Epiménides: “todos los cretense son mentirosos; yo soy cretense, luego yo soy mentiroso”. Un paralogismo según el cual si miente dice la verdad, entonces no es mentiroso. Mediante los tipos lógicos, Bertrand Russell explicaba este círculo vicioso: no se puede ser clase y miembro de esa clase al mismo tiempo.

Mentir es un pecado contra Dios, pero no por ello es necesario decir la verdad, decía el semiólogo Agustín de Hipona destacando la importancia del secreto y dando pie a la astuta reserva mental.

Mentir es querer engañar al otro, y, a veces, aun diciendo la verdad. Se puede decir lo falso sin mentir, pero también se puede decir la verdad con la intención de engañar, es decir mintiendo. Además, no se miente si se cree en lo que se dice, aun cuando sea falso. Con otras palabras: no se miente al enunciar una aserción falsa que uno cree verdadera y se miente enunciando una aserción verdadera que uno cree falsa.

Se dice que en 1807, Talleyrand en un coloquio con Eugenio Izquierdo enviado de Godoy habría sentenciado: “la palabra ha sido dada al hombre para que pueda disfrazar sus pensamientos”. Tamaño dictum también fue atribuido, lo que no debe sorprender, al turbio y tenebroso traidor Fouchè.

Cuando Umberto Eco quiso definir la semiótica afirmó: “es la disciplina que estudia todo lo que puede ser usado para mentir” (si algo no puede ser usado para mentir tampoco puede ser usado para decir la verdad).

Decir verdad, veri-dicción, es ahí donde podremos encontrar el lugar donde se manifiesta lo mendaz. Si la verdad puede ser considerada como lo que es y parece, la mentira será lo que parece y no es. Acaso, de ese modo, podríamos afinar más en la, así llamada, desinformación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats