Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Albert Plá

“No hay miedo que por mal no venga”

"Cada uno de los borbones da para hacer una serie cómica de Neflix de cuatro temporadas", ironiza el músico y escritor

“No hay miedo que por 
mal no venga”

“No hay miedo que por mal no venga” Nora Lozano

Albert Pla explora los temores y angustias cotidianas en Miedo 2.0, proyecto que estrenó en Argentina en 2018, y que se ha renovado con los miedos que ha traído el Covid.

Cada día se encuentra un miedo nuevo, pero esta vez no nos ha hecho falta investigar, y es difícil quedarse al margen de este miedo también.

Una propuesta multimedia, con una banda sonora que firma junto a Raül Refree.

El espectáculo es muy simple, estoy yo solo en el escenario, y más o menos voy diciendo que me da miedo esto, aquello, lo de más allá, y todos esos miedos que se van enumerando y los vamos ilustrando bien con cancioncillas, pequeños sketchs teatrales o monólogos. Son unas proyecciones que digitalizó el estudio Nueveojos sobre unos cuadros de unos pintores argentinos, Mondongo [Juliana Lafitte y Manuel Mendanha], con tres proyectores y telas superpuestas que te permite estar inmerso en paisajes delirantes de los que pueden salir personajes, ambientes, música, puedes volar, meterte bajo el agua,...

El espejo de los fantasmas de cada uno, como si fuera tendencia vivir asustado.

Creo que es un espectáculo muy poco social donde no se nombra ningún político y todas esas cosas que a la gente le gusta tanto, y donde uno reflexiona desde la intimidad, de lo que me está sucediendo a mí, y tal vez el 95 por ciento de los miedos que se nombran la gente los ha sentido alguna vez y de alguna forma.

¿Cómo ha funcionado el montaje en España?

Muy bien, llevamos dos años y creo que el espectáculo con el que más y mejor hemos trabajado. Este año de parón pensábamos alargarlo un año más y lo haremos otros dos. Tenemos pendiente media Latinoamérica y España, soy optimista, creo que a finales de primavera podamos seguir.

¿Habrá que esperar a las vacunas para quitarnos el miedo?

Lo mejor sería vacunar directamente a todos y así la gente no tendrá que vacunarse.

El mundo se ha vuelto loco y perdido, como canta en Os acordais, la canción de pandemia que estrenó en verano.

Empezó a salir esta canción y tal vez es de lo que más satisfacción me haya producido durante este tiempo, y una canción que me gusta mucho, modestia aparte. Los humanos somos así, pensábamos que si luchábamos todos juntos íbamos a ganar, y no.

Además de la gira de Miedo 2.0, el año deja su segundo libro, la serie España de Borbón, y se ofrece a cantar par de canciones vía Whatsapp por 70 euros.

Bueno, a ver se han cargado la mitad de mi oficio, y la otra mitad es hacer cosas, que es lo que acabas enseñando. De hecho, haces cien cosas y enseñas diez. Esto es no hay miedo que por mal no venga, está claro, y de momento nos conformamos con esto. Los conciertos de Whatsapp me está gustandon mucho, incluso he hecho cuatro o cinco para gente de Canarias que me ha llamado para que le cante un par de canciones, y la verdad es que es una sensación muy agradable, muy chulo. Es lo más simple del mundo: si quieres escuchar El bar de la esquina o Joaquín el necio, me llamas y me dices: “¡Oye, me cantas...!”.

España en guerra es su segundo libro que en octubre se editaba en castellano. Una ficción, comedia bélica, en la que Cataluña se independiza, España declara la guerra, y llegan los americanos a poner orden.

Daba mucho de sí el hecho de imaginarme un pelotón de americanos exterminando a cualquiera que tenga poder en España. Lo que hacen los americanos, que lo llaman pacificar a un país, exterminar a todo el mundo, y poder trasladar esa sensación de que vengan y se carguen al Parlamento entero, a los jueces, el palco del Bernabeu, como hacen en cualquier país que se preste para ser conquistado. Y no me extrañaría nada que si los catalanes y vascos pidieran la independencia, España mandara al ejército.

Acaba de terminar la primera temporada de España de Borbón, una serie de once capítulos en Youtube. ¿Había que contar la historia de otra manera?

Todos los documentales o ficciones que he visto sobre los borbones creo que han pillado la parte más aburrida, porque es un delirio, la farsa, las atrocidades, la tragicomedia que puede ser meterse en la vida de Felipe V, Fernando VI o Fernando VII. Y lo que me extraña es que nadie lo haya hecho antes que yo. Cada trazo del carácter, cada acto político en cada uno de los reyes da para una serie de Netflix cómica de cuatro temporadas. Por muchas barbaridades que imagine, ¡joder!, me las roban, porque ya las han hecho. Y en enero empezamos con la segunda temporada, yendo más al detalle de cada rey. Eso espero. También cambio de idea a menudo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats