Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fábrica La Isleta se muda a Las Torres y amplía su oferta artístico-formativa

El proyecto dirigido por José Alberto Medina abre sus puertas a partir de enero de 2021

Fábrica La Isleta se muda a Las Torres 
y amplía su oferta artístico-formativa

Fábrica La Isleta se muda a Las Torres y amplía su oferta artístico-formativa

Fábrica La Isleta, el centro artístico independiente fundado y dirigido por el músico José Alberto Medina, traslada su sede al polígono industrial de Las Torres, en la capital grancanaria, donde inicia una nueva etapa en un espacio mucho más amplio en el que multiplicará su oferta artística, formativa y multidisciplinar, con nuevas iniciativas, eventos y sinergias con otras marcas.

Su cambio de emplazamiento a una nave industrial situada en la Urbanización Díaz Casanova, donde antes se erigía un antiguo plató televisivo, obedece a “la necesidad de buscar un espacio con mejores condiciones de accesibilidad con respecto a la antigua sede, así como con una mayor capacidad escénica para acoger espectáculos o conciertos de mayor magnitud, porque el espacio anterior ya se nos quedaba un poco pequeño”, apunta su director. Además, esta nueva ubicación también permite una ampliación de los horarios de las distintas actividades, ya que no interfiere en el descanso del vecindario.

Pero otro de los motores de este traslado se debe al afán de potenciar la vertiente formativa de Fábrica La Isleta bajo el paraguas de su submarca Fábrica MAT (Música, Arte y Talento), constituido como un proyecto educativo innovador que se ramifica, a su vez, en tres programas diferentes dentro del ámbito de la música moderna: MAT Infantil, MAT Profesional y MAT Hobby, dirigidos a jóvenes talentos, estudiantes y entusiastas de la música moderna, respectivamente.

Aunque la nueva casa de Fábrica La Isleta se aleja del barrio portuario que le presta nombre, Medina anticipa que su idea es mantener el nombre de la marca: “Nos hemos movido de punta a punta, pero nuestro vínculo con el puerto continúa”, afirma. “Fábrica La Isleta es un proyecto que nace en el barrio de La Isleta y ese nombre forma parte de nuestra esencia, así que mantenemos esa identidad dentro de una nueva zona”, apunta. “A partir de ahí, las propias submarcas que salgan de Fábrica La Isleta, como es el caso de Fábrica MAT, seguirán esa línea de innovación que, dentro de la marca, queremos potenciar en este nuevo espacio con nuevas propuestas culturales”.

“Este salto nos va a proporcionar un crecimiento aún mayor”, asegura Medina

decoration

En este sentido, Medina orquesta un giro cualitativo a su proyecto cultural, que este año celebra su sexto aniversario, en el que regresa a la idea primigenia de abrir el espacio a la hibridación de distintas disciplinas artísticas. “Creo que ahora, más que nunca, el proyecto de Fábrica La Isleta se va a poder desarrollar como lo concebí en un principio: un espacio multidisciplinar con la música como motor para conectar otras artes, eventos e iniciativas dentro de Fábrica La Isleta”.

Aunque esta transversalidad formaba parte de la naturaleza del espacio anterior, con su Fábrica Fest como máximo exponente, su nueva sede en Las Torres enriquece su oferta con cursos de distintas disciplinas, como el teatro o la danza, desde el swing al tango, así como un espacio gastronómico en una terraza al aire libre, toda vez que Medina ya trabaja en la idea de impulsar otros festivales en la zona. “Tenemos muchas ideas novedosas porque nos gusta ser un poco pioneros, imprimir nuestra impronta allá donde vamos, generar cultura y que la gente del barrio se beneficie del proyecto”, avanza Medina.

El nuevo espacio mantiene su nombre “porque forma parte de nuestra esencia”

decoration

En principio, aunque las clases ya han arrancado en la nueva sede de Fábrica La Isleta, la idea es abrir sus puertas al público en una puesta de largo a partir del próximo enero de 2021. “Nosotros vamos lo más rápido que podemos para acondicionar el espacio pero, dadas las actuales circunstancias sanitarias, preferimos ser cautos”, apunta el director, quien añade que “este salto nos va a proporcionar un crecimiento mayor, así que estamos muy contentos; sobre todo, en un año tan complicado como este para la música y la cultura”.

Resiliencia en tiempos difíciles


El proyecto Fábrica La Isleta, nacido en 2014 de la mente inquieta de su creador, el pianista José Alberto Medina, se erige en un ejemplo de resiliencia y resistencia frente a la crisis sanitaria: el 22 de mayo, celebró en su antigua sede el primer concierto de las primeras fases de la desescalada, con todas las medidas de seguridad sanitaria; el 24 de junio, sacó adelante el festival Happy Piano Day en distintos puntos de la ciudad; y el pasado septiembre, en pleno contexto de rebrotes del coronavirus en las islas, readaptó su Fábrica Fest con reprogramaciones y conciertos en streaming. Ahora, su nuevo emplazamiento le permitirá reanudar sus distintas actividades con todas las medidas de limitación de aforo y distanciamiento social. | N. N.


Compartir el artículo

stats