Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“En mi serie hay mucho de realidad”

“En mi serie hay mucho de realidad”

“En mi serie hay mucho de realidad”

Ana Milán acaba de inaugurar en Atresplayer Premium una serie autobiográfica donde recrea las anécdotas personales que arrasaron en Instagram durante el confinamiento. En solo dos días, ‘By Ana Milán’ se ha convertido en el estreno más visto de la plataforma de Atresmedia. La pandemia no le está yendo nada mal a esta actriz alicantina de 47 años, que ya está grabando la secuela de ‘Física o química’ después de haber dado vida a Sara Montiel en ‘Veneno’. 

¿De quién partió la idea de convertir en serie sus monólogos de Instagram durante el confinamiento?

Me llamó Sonia Martínez (directora de Buendía Estudios) para proponérmelo y me quedé ojiplática. Le dije que claro que me apetecía. Yo no me esperaba esto, a pesar de que a raíz de los directos en Instagram me ofrecieron un montón de proyectos. Pero no todos eran atractivos.

¿Va a ser fácil o difícil para el espectador distinguir lo que es realidad y lo que es ficción?

No va a ser muy fácil. Hay mucho de realidad y un poquito de ficción. Pero yo no lo voy a desvelar. Solo diré que todo lo que parece increíble es verdad.

¿Le hizo chantaje Isidoro, su portero, con la información que obtuvo por error sobre sus problemas ginecológicos?

(Ríe). En ningún caso, pobrecito. No se le ocurrió, pero podía haberlo hecho. El caso es que le confundí con mi ginecólogo, que se llama también Isidoro, y le empecé a contar por el móvil…

¿Cómo reaccionó él cuando usted lo contó por Instagram?

Nos echamos unas risas. Me dijo que le estaba llamando todo el mundo. Es un señor increíblemente simpático y fantástico, al igual que mi ginecólogo.

Recomiende tres momentazos de lo que vamos a ver.

Hay un momento glorioso con Alfonsa Rosso interpretando a mi abuela. No podía grabar de la risa que me entraba. Todos los momentos con Jorge Usón y con Pilar Bergés son gloria bendita. Y en el capítulo 5 hay un momento tremendísimo.

¿Le hubiera gustado más que la serie se hubiera emitido en abierto por Antena 3?

Ni siquiera me lo planteo porque en las plataformas está el futuro. No se puede poner puertas al campo. Atresplayer Premium cuesta 2,99 euros al mes, un precio asequible, pero habrá gente que no lo podrá pagar. En las plataformas está el futuro para los que consumimos mucho ocio.

Los actores y actrices que aparecen con usted son semidesconocidos. ¿Cuál de ellos puede sorprender más positivamente?

Eso es como elegir entre papá y mamá. No puedo dar un nombre porque esta es una serie de actores. Esa era una premisa imprescindible para hacer el casting. Ahí yo estuve muy lista porque cuando tienes un buen actor de compañero tienes la mitad del trabajo hecho.

¿Está dispuesta a reanudar sus monólogos en Instagram si vuelven a confinarnos en casa? Sería una vía para hacer la segunda temporada...

Si la situación se repite, volveré a pasar a saludar. Pero no para hacer una segunda temporada.

¿Cree que los actores y actrices tienen que ser imaginativos en tiempos de crisis para abrirse nuevas puertas?

Todo el mundo lo tiene que ser, no solo los actores. Los artistas tenemos que estar reinventándonos siempre porque somos mientras nos llaman.

“Tengo ya la carrera suficiente como para sentir que he pisado las tablas y esta profesión de manera digna y feliz”

decoration

Va a hacer falta mucha imaginación para levantar el país, ¿no?

Bueno, lo hicieron nuestros abuelos y lo haremos nosotros, con muchos más medios. Yo me niego a caer en el fatalismo. La situación es tremenda. Ha muerto muchísima gente. Es importante ser positivos para que esto se haga menos cuesta arriba.

¿Qué le parece que los bares estén abiertos en muchas ciudades mientras los teatros y los cines están cerrados?

No debería ser así porque si hay un sitio seguro es el teatro y el cine. Allí no se habla, con lo que no hay riesgo de contagio por aerosoles. Y se mantiene la distancia de seguridad. La gestión cultural está dejando mucho que desear.

¿Cómo se ha sentido haciendo de Sara Montiel en ‘Veneno’?

Era una mujer tremendamente bella que no soportó hacerse mayor. Y eso le pasó factura. Mi intención fue hacer una Sara detrás de las bambalinas. No fue fácil. Menudo bombón envenenado me pasaron los Javis.

Siempre se ha jactado de saber reírse de sí misma. ¿Haría una especie de ‘¿Qué fue de Ana Milán?’, a lo Jorge Sanz, si algún día no la llaman para trabajar?

Si alguna vez desaparezco del mapa no obligaré a nadie a verme. Tengo ya la carrera suficiente como para sentir que he pisado las tablas y esta profesión de manera digna y feliz.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats