Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

50.400 kilómetros que te cambian la vida

La periodista canaria Aroa Quintana publica un primer libro sobre la intensa experiencia de su travesía desde América Central a la Patagonia durante un año

Aroa Quintana.

Aroa Quintana.

Tiempos difíciles para viajar. La periodista grancanaria Aroa Quintana Vilavert se lanzó a la carretera a través de 50.400 kilómetros por tierra, mar y aire durante un año. Fruto de la experiencia acaba de publicar su primer libro: 50.400 kilómetros después.

Aroa Quintana, como firma la portada, nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1989. Después de estudiar Sociología en Tenerife y Periodismo en Madrid, inicia su carrera profesional en diferentes medios de comunicación. Poco antes de estallar la pandemia, decide cambiar el rumbo de su vida y hacer un viaje por América.

La aventura comienza en Londres. El libro cuenta que desde el minuto cero surgieron los problemas. Pierde el pasaporte en el aeropuerto, aunque posteriormente lo recupera, para viajar hasta Miami. Y allí se inicia el camino que la llevaría a un puñado de países. Desde América Central hasta la Patagonia, pasando por el corazón del Amazonas.

Una mujer sola. Una mochila de apenas 11 kilos. Y un presupuesto muy limitado, de algo más de mil euros en su cuenta bancaria. La autora se apoya en el portal Workaway para resolver sus alojamientos, lo que no siempre es posible. Se trata de una especie de voluntariado que intercambia cama y comida por trabajo. Poco a poco van apareciendo las dificultades.

50.400 kilómetros que te cambian la vida

50.400 kilómetros que te cambian la vida

El libro recuerda a On the road de Jack Kerouac, aunque la literatura de viajes es muy variada y personal. Ahí radica su atractivo. Aroa va describiendo los lugares por los que pasa, sus ciudadanos anónimos, otros con nombres y apellidos. O las sensaciones que le transmite el entorno. Y todo lo va desplegando a través de 334 páginas con sensibilidad y sin trucos literarios.

Con un estilo directo, emotivo y valiente desgrana todas sus peripecias. Pero el libro también narra su aventura personal y sus retos inmediatos. Después de una relación sentimental tóxica en su isla natal, muestra a través de varios capítulos su afán de superación. Y lo cuenta sin alardes, sin triunfalismos y con un pozo de cierta tristeza.

Costa Rica es una de sus primeras paradas importantes y donde la autora se siente a gusto. Después vendrá Chile, como otro de los lugares que le resulta muy acogedor. Pero también se encontraría con episodios delicados de acoso machista en otros países. Sin embargo, va superando los momentos difíciles entre las gentes de cada lugar que visita.

El apoyo humano es fundamental, cuenta la escritora. Tiene que enfrentarse a una crisis de salud que la lleva a refugiarse en la medicina natural para poder seguir el viaje. Después asume emocionalmente en la lejanía la muerte de un familiar cercano. El dolor de la pérdida en solitario. Pero a pesar de los vaivenes con los que tropieza en su camino, las páginas del libro destilan optimismo y alegría. Son los senderos de rosas, como ella los califica, pero también con espinas. Y algo más importante. La autora va descubriendo poco a poco el cambio que experimenta su vida a través de situaciones, en algunos casos extremas, que la sitúan también al borde de la muerte. Desde la picadura de un alacrán, hasta una infección generalizada en la sangre. Pero sigue adelante con coraje y determinación. No se rinde.

La deslumbrante naturaleza, el libro incluye numerosas fotos y mapas de las zonas visitadas, el autostop por la América profunda, el cariño de algunas personas y las aportaciones desinteresadas, le ayudan a olvidar los sinsabores, engaños, mentiras y, a veces, el frio descarnado cuando atraviesa el invierno.

Y después de un año de avatares, sonrisas y lágrimas entiende que es el momento de regresar.

Resulta sorprendente el final del libro. La soledad que experimenta al llegar de nuevo a Gran Canaria. Cuando se mira al espejo ve a otra persona diferente de la que inició el viaje. No daré muchos más detalles para que disfruten del libro. Aroa Quintana nos sumerge en una travesía como si nos llevara de la mano por una decena de países, con sus encantos y miserias. Como la vida misma.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats