Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El representante de Chichon concursó para el puesto de gerente de la OFGC

La agencia Marén Artists tiene al director británico en su cartera de clientes | Entre sus proyectos ofrece una gala lírica con el maestro y su mujer, la mezzo Elina Garanca

El representante de Chichon concursó para el puesto de gerente de la OFGC

El representante de Chichon concursó para el puesto de gerente de la OFGC

C. M. J. Detrás de esas tres iniciales, protegidas durante todo el proceso de selección para el puesto de gerente de la Fundación Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) por una cláusula de confidencialidad impuesta por el Cabildo, está el nombre de Carlos Martínez Jaén, conocido en el ambiente cultural como Carlos Marén y que, desde hace meses, ejerce como representante de Karel Mark Chichon –director artístico y titular de la OFGC desde mayo de 2017–.

Carlos Martínez Jaén es, además, uno de los dos aspirantes al puesto que ha presentado un recurso de alzada contra la elección de Christian Roig, que desde septiembre ejerce como gerente de la Fundación de la OFGC. Sobre ese concurso, Antonio Morales –presidente del Cabildo– advirtió la semana pasada que ha encargado “una investigación” –externa a la Consejería de Cultura– para que resuelva las dudas que se han generado alrededor del proceso pese a que otro informe jurídico externo –este encargado por la propia Fundación– subraya que no hay irregularidades.

El representante de Chichon concursó para el puesto de gerente de la OFGC

El representante de Chichon concursó para el puesto de gerente de la OFGC

El concurso para ocupar la vacante de gerente en la Fundación de la OFGC se resolvió con la elección de Christian Roig. Sin embargo, Carlos Martínez Jaén -y otro aspirante- presentaron recursos de alzada contra esa designación.

Plazo ampliado

En el desarrollo del concurso, durante sus primeros pasos, Carlos Martínez Jaén fue el único de los candidatos que presentó toda la documentación requerida –quedando excluidos el resto de aspirantes–. La Consejería de Cultura, entonces, amplió el plazo para que los aspirantes entregaran todos los papeles y, entre otras consideraciones, esa es una de las razones que esgrime el representante de Karel Mark Chichon en su recurso de alzada –al entender que esa prórroga no aparecía en las bases de la prueba–.

En el currículum de Carlos Martínez Jaén sobresalen, entre otros méritos, el Máster en Gestión Cultural: música, teatro y danza del Instituto Complutense de Ciencias Musicales (Universidad Complutense de Madrid) y la dirección del departamento de Ópera de Marén Artists. Entre los clientes de esa agencia, nombrada a partir de las tres primeras letras de su primer apellido –Martínez– y las dos últimas del segundo –Jaén–, figura desde hace unos meses Karel Mark Chichon.

El director británico aparece junto a otras figuras como Pablo Rus, Joaquín Riquelme, Ana Ibarra o Patricia Calveche en la nómina de Marén Artists. En su web, entre los proyectos especiales para 2021 y 2022, Marén Artists ofrece una gala lírica con el propio Chichon y Elina Garanca, mezzosoprano letona y pareja de Chichon.

Carlos Martínez Jaén también es familiar de Ulises Jaén, director artístico de Amigos Canarios de la Ópera (ACO) y una de las personas que recomendó a Chichon para la dirección de la OFGC. Durante los últimos siete días, en tres funciones diferentes –26, 28 y 30 de noviembre–, el maestro de origen gibraltareño dirigió a la formación grancanaria en La Boheme, título con el que se cerraba la 53ª temporada de ACO.

Entre los documentos que ponen en cuestión el papel de Chichon en la OFGC figura una factura indebida –señalada así por un informe de Intervención del Cabildo– por valor de 12.901,23 euros por trabajos ajenos a la propia formación grancanaria: ensayos para espectáculos con ACO y el Festival de Música de Canarias. Esa cantidad, además, coincide con el total que el director británico desembolsó por las retenciones fiscales de cinco conciertos de abono aplicando las retribuciones pactadas por Carlos Ruiz –exconsejero de Cultura– en la novación de su contrato en mayo de 2018.

Karel Mark Chichon, en cuestión


Denuncias por acoso laboral. El 19 de noviembre, LA PROVINCIA reveló que la jefa de producción de la Fundación OFGC -Isabel Turienzo- y el gerente de la misma institución cultural -Christian Roig- han denunciado a Chichon por acoso laboral.


12.484 euros en el despacho. La reforma ordenada por Chichon para su despacho en la sede de la Fundación de la OFGC le costó al Cabildo 12.484,14 euros. Además, según el contrato entre las dos partes, el director británico -al no ser un ejecutivo de alta dirección- no tiene atribuciones contractuales para disponer de una oficina que, por ejemplo, decoró con un vinilo -con una imagen suya- de seis metros de ancho y 2,80 de alto -que costó 1.786 euros- y dos sillones que imitan la piel de ciervo -por los que se pagaron 2.700 euros-. 


Trabajo ajeno a la OFGC. Chichon facturó 24.000 euros al Cabildo -a través de la Fundación de la OFGC- por una actividad docente que no figura en su contrato. En concreto, el maestro británico cobró esa cantidad por conducir una clases magistrales durante siete días. Ese curso generó unas perdidas de 11.178 euros a la administración pública.


Contrato "nulo". Un informe de la asesoría jurídica del Cabildo, de julio de este año, apunta que el contrato de Chichon como director artístico y titular de la OFGC es nulo de pleno derecho por contravenir el procedimiento legalmente previsto, tanto para su suscripción, como para su prórroga y modificación”.


Conexión con Chipre. El 25 de noviembre, este periódico informó que Chichon utilizó, durante los últimos años, una empresa radicada en Lituania -Riverside Music LTD- con cuenta bancaria en Chipre -país considerado por la ONG Oxfam como un refugio fiscal- para la contratación de artistas. Además, el representante de la sociedad fue acusado de corrupción en el país báltico.


Sobrecostes. Los contratos de dos conciertos, uno bajo la dirección del alemán Christoph Eschenbach y otro con el ruso Vitaly Petrenko, destaparon que la OFGC pagaba un sobrecoste -en relación con el chaché de los artistas- a través de Riverside Music LTD. En el caso de Petrenko, contar con sus servicios tiene un coste de 12.500 euros y a través de la compañía lituana el conjunto grancanario iba a desembolsar 15.500.


Factura indebida. Chichon presentó en 2018 una factura indebida por valor de 12.901,23 euros. Así lo advertía una auditoría de Intervención del Cabildo, un informe donde se señala que el recibo no está debidamente justificado.

Compartir el artículo

stats