Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un informe señala a Chichon como autor de un presunto caso de acoso laboral

El documento, tras analizar la denuncia de la jefa de producción de la Orquesta Filarmónica, concluye que “existen indicios suficientes” que certifican el ‘mobbing’

Carlos Ruiz, consejero de Cultura que contrató al director, y Chichon. | | EFE

Un informe, encargado por la Fundación de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria a una asesoría especializada en planes de igualdad para empresas, señala a Karel Mark Chichon –director titular y artístico de la OFGC– como autor de un presunto caso de acoso laboral en primer grado. La investigación, abierta en verano tras la denuncia presentada por Isabel Turienzo, jefa de producción de la propia institución cultural –ente dependiente del Cabildo–, concluye que “existen indicios suficientes” que certifican el mobbing. Los dos afectados fueron informados ayer de las conclusiones de un documento que, de momento, no altera ni un ápice la posición de defensa de Antonio Morales sobre la figura del maestro británico: el presidente de la corporación insular no apoya la posibilidad de rescindir la relación mercantil que liga a Chichon con la OFGC.

Un informe señala a Chichon como autor de un presunto caso de acoso laboral

A la espera de que se resuelvan otras dos denuncias por acoso laboral contra el director de origen gibraltareño, el informe redactado por Igualia –que lleva las firmas de un representante legal de la empresa y de una abogada, agente de igualdad y perito experta en evaluación de conflictos laborales por acoso– detalla que “a criterio de la instructora, quien realiza un análisis objetivo en su conjunto, tomando en consideración todos los elementos analizados, atendiendo al conjunto de circunstancias concurrentes (frecuencia e intensidad de la conducta, susceptibilidad de la supuesta víctima, el entorno laboral y el desempeño de la supuesta víctima en relación con el resto del equipo), concluye que existen indicios suficientes de acoso laboral de primer grado”.

Documental y testifical

El informe, que fue analizado en la Comisión de Seguridad y Salud de la Fundación de la OFGC, apunta que hay base suficiente para concluir como probado el presunto acoso de Chichon a Turienzo. Y se fundamenta en dos partes: una documental, aportada por la demandante; y otra testifical, con terceros que declararon –con nombres y apellidos– y que corroboraron los hechos denunciados.

Antonio Morales se resiste a rescindir la relación mercantil que liga al maestro con la OFGC

decoration

El dosier fue solicitado en verano, días después de que la jefa de producción de la OFGC presentara en el registro de la propia fundación una queja formal para exigir protección a la empresa frente a “riesgos laborales de carácter psicosocial” al considerar que llevaba meses “expuesta a un ambiente de trabajo hostil”. Turienzo, en su exposición de los hechos, describe casos concretos desde octubre de 2019 hasta junio del presente año. Y en esa relación de acontecimientos, entrelazados durante 10 meses, señalaba directamente a Chichon por acoso laboral.

Durante 26 páginas, la ejecutiva relata situaciones como la que se dio en diciembre del año pasado. Tras un desencuentro por la gestión para reservar un local de ensayo para varias actuaciones durante la primavera en Madrid, el director británico se dirigió a ella con afirmaciones del tipo “no se le ha contratado para pensar” o “no sé si se da cuenta de que su contrato tiene un periodo de prueba de seis meses cuyo cumplimento depende de que yo de el visto bueno a su forma de trabajar”.

Según denuncia Turienzo, Chichon le advirtió que “no se le ha contratado para pensar”

decoration

Turienzo, que desde noviembre de 2019 no recibe información directa por parte de Chichon –aislamiento que, según ella misma, dificulta su labor dentro de la Fundación–, también detalla en su demanda que tras la contratación de Charles Dutoit –director suizo acusado de cometer abusos sexuales por parte de seis mujeres cuando estaba al frente de la Royal Philharmonic Orchestra de Londres–, Chichon recomendó a las mujeres de la Fundación que en caso de tener que ir al camerino de Dutoit “ustedes vayan siempre acompañadas y si no están seguras, digánselo a Sánchez Araña [el director asistente] y que vaya él”.

El concierto de la OFGC con Dutoit fue cancelado por las sombras que pesaban sobre el comportamiento de Dutoit. Turienzo, pese a ser la jefa de producción, se enteró de esa decisión por la prensa, según relata en su denuncia.

La ejecutiva también expone, por ejemplo, que Chichon utilizó una reunión con el personal músico –en junio– para atacarla, según las supuestas palabras del propio director en la cita, “por mi incompetencia, mi falta de colaboración con el área artística, mi negación a compartir información con él”.

Turienzo, en su denuncia, exige 100.000 euros a Chichon y a la Fundación de la OFGC.

Inspección de trabajo


La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria vive días convulsos. Ayer, además del Comité de Seguridad y Salud que celebró la Fundación y en el que se conoció que el informe de Igualia concluye que “existen indicios suficientes” de supuesto acoso laboral por parte del Karel Mark Chichon sobre la jefa de producción, la institución cultural pasó una inspección de trabajo. La revisión llegó después de que tres empleados hayan presentado demandas por contra el director titular y artístico y tras un comunicado del Coro contra el propio Chichon . | M.A.

Compartir el artículo

stats