El cine español cierra el año de la pandemia de coronavirus con una taquilla ligeramente superior a los 40 millones de euros, la cifra más baja desde que comenzó el siglo XXI, según datos provisionales del Ministerio de Cultura y Deporte. Sin grandes títulos por estrenar y con unas cifras a la baja debido a las restricciones obligadas en muchos lugares de España, finalmente se confirma que el coronavirus ha supuesto un año aciago para la industria cinematográfica, que a finales de diciembre ha alcanzado los 42 millones de euros de taquilla acumulada.

Con varios meses de cierre debido al confinamiento de marzo, las cifras de 2020 están muy alejadas del anterior, cuando se alcanzaron los 94,1 millones de euros y 16 millones de espectadores -en 2020, el número de personas que ha ido al cine es menos de la mitad de esa cantidad, 7,2 millones de espectadores-.

En 2018 la recaudación se situó en 103,7 millones de euros, con Campeones encabezando el ránking (19 millones de euros), y en 2017 se alcanzó una cifra similar, gracias en parte al impulso de Tadeo Jones 2 (17,9 millones). El récord de taquilla del cine español llegó en 2014 -125,7 millones de euros- con el efecto Ocho apellidos vascos (56 millones ).

Títulos

El año 2020 se ha salvado gracias a Padre no hay más que uno 2, la nueva película de Santiago Segura que se estrenó después del confinamiento -el 29 de julio- y ha reunido a lo largo del año a 2,3 millones de espectadores y ha recaudado 12,9 millones de euros. Precisamente, la primera entrega de Padre no hay más que uno fue también la más taquillera de 2019, con 2,4 millones de espectadores y 14,2 millones de euros de recaudación.

Le siguen los títulos Adú -con un millón de espectadores y 6,3 millones de euros de taquilla-, Malasaña 32 -610.057 espectadores y 3,7 millones de euros de recaudación- y Hasta que la boda nos separe -con 452.401 espectadores y 2,7 millones de euros-.