Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

El archivo personal de Antonio López Botas ingresa en El Museo Canario

La familia Cambreleng Roca, que custodiaba este legado hasta la fecha, dona más de 20.000 unidades documentales ligadas a la trayectoria política y judicial de su titular

Un detalle de los legajos que forman parte del archivo de López Botas. | | ANDRÉS CRUZ

Un detalle de los legajos que forman parte del archivo de López Botas. | | ANDRÉS CRUZ

El ingente archivo personal del insigne abogado y político grancanario Antonio López Botas (Las Palmas de Gran Canaria, 1818- La Habana, 1888) ingresó de manera formal ayer en el centro de documentación de El Museo Canario para rubricar “uno de los hitos archivísticos más importantes en la historia de esta institución”, en palabras del archivero del centro museístico, Fernando Betancor Pérez, gracias a la generosa donación de la familia Cambreleng Roca, descendiente del titular de este importante patrimonio.

El legado documental de López Botas, quien protagonizara una de las páginas más relevantes de la historia política canaria del siglo XIX, atesora más de 20.000 unidades documentales basadas, sobre todo, en una importante correspondencia política, así como documentos judiciales de índole diversa y referencias a la vida cultural y educativa de Gran Canaria, que se corresponden con los múltiples cargos que ocupó López Botas a lo largo de su vida como diputado, senador y alcalde.

La motivación de la familia es poner este patrimonio a disposición de investigadores

decoration

“Nosotros donamos este archivo porque, desde hace muchos años, dedicamos una edificación de dos pisos, que denominamos el cuarto archivo, a mantener el archivo de mi tatarabuelo, que fue, sin duda, el mejor político del siglo XIX, además de un gran abogado”, manifestó ayer Diego Cambreleng Roca, tataranieto de López Botas, que presidió el acto en representación de toda la familia, junto a Diego López Díaz, presidente de El Museo Canario, y Fernando Betancor Pérez

Una de las motivaciones de la donación de este material para su conservación, investigación y difusión estriba “en que las generaciones más jóvenes puedan saber quién fue López Botas y lo qué significó para la ciudad”, así como “poner a disposición de los investigadores y estudiosos este valioso material sobre la historia de Canarias, sobre todo, del siglo XIX”.

“Aquí te encuentras un material interesantísimo”, asegura Cambreleng, quien ha examinado los legajos de su tatarabuelo y destaca “la proyección nacional que alcanzó durante su vida”. “Los documentos reflejan desde crímenes en Gáldar a asuntos de arrendamiento de terrenos en La Palma pertenecientes a distintas familias, clientes o políticos de todo el Archipiélago, que mantenían correspondencia con López Botas”, explica. “Incluso, encontramos una carta de una prisión gaditana, en la que un preso le pedía que interfiriese por su situación, lo cual refleja que su figura era muy reconocida a nivel nacional”, añade.

Diego Cambreleng Roca, tataranieto de Antonio López Botas, ayer, en El Museo Canario. | | ANDRÉS CRUZ

Por su parte, Betancor destacó ayer en El Museo Canario que este material “es algo más que un archivo personal de López Botas”, puesto que aloja en su interior numerosos “pequeños archivos” que hacen referencia a cada una de las actividades que desarrolló durante su vida y “cuyo contenido es enormemente valioso”.

“Aquí te encuentras un material interesantísimo”, asegura Diego Cambreleng

decoration

En este sentido, el técnico detalló que el contenido podría categorizarse en tres líneas fundamentales: el archivo de un jurista, el de un político y, por último, una tercera sección que representa sus inquietudes en torno a la la cultura y la educación de la Isla. No obstante, “al tratarse de un archivo privado, este material va a pasar a la sección de archivos personales que conservanen el museo, que atesora apróximadamente unos 40 fondos de carácter personal”, indica Betancor, quien subrayó que “el archivo de López Botas añade un enorme valor a los que ya se conservan en el museo”.

La familia Cambreleng Roca hizo entrega de algunos materiales a comienzos de 2020 para acometer algunos trabajos archivísticos previos a la donación formal. Durante estos meses ya han sido tratados y digitalizadas 4000 unidades documentales, lo que supone un gran acercamiento a la completa organización, descripción, digitalización, custodia, conservación y difusión, apuntó Betancor. “Todavía nos queda material por entregar, lo que da una idea de la magnitud del proyecto”, concluyó el tataranieto.

Compartir el artículo

stats