Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arquitecto

José Manuel Pérez: “El secreto de mi trayectoria es restar tiempo al ocio; la arquitectura ocupa todas las horas”

El doctor arquitecto José Manuel Pérez Luzardo, premiado por la ULPGC . | | LP/DLP

El doctor arquitecto José Manuel Pérez Luzardo, premiado por la ULPGC . | | LP/DLP

El doctor arquitecto José Manuel Pérez Luzardo (Las Palmas de Gran Canaria, 1953) ha recibido por parte de la ULPGC el reconocimiento a la excelencia en la convocatoria ‘Docencia 2018/2019’. Su calidad docente ha sido evaluada como “excepcional en cada uno de los cursos evaluados en su trayectoria”.

La ULPGC le ha otorgado el premio a la excelencia docente 2018/2019, una distinción muy deseada. ¿Es una más entre las que ha ganado dentro y fuera de España o tiene una significación especial?

Tiene una significación especial porque no abundan ese tipo de reconocimientos y porque después de las encuestas de calidad que hacen año tras año la universidad y las distintas escuelas debe ser que el estudiantado y el resto de intervinientes han considerado que mi docencia era buena.

Para un arquitecto que siempre ha compatibilizado su obra personal con la enseñanza, debe ser emocionante ver premiada su “calidad docente por excepcional y por ser ejemplo en todos los cursos evaluados durante su trayectoria”…

Sí, es evidente que sí. Soy de los que, además, he procurado que el ejercicio de la profesión estuviera siempre muy vinculado a la docencia, tanto es así que incluso la tesis doctoral la apliqué luego en algunas de las realizaciones. Los profesores que damos en la Escuela enseñanza, prácticamente todos, compatibilizamos una cosa y otra porque es la mejor manera de transmitir los conocimientos a los futuros egresados.

El premio descansa en la valoración de tres dimensiones: la planificación, el desarrollo y los resultados de la docencia; o sea, teoría, sistema y práctica. ¿Recuerda el número de profesionales en ejercicio que han pasado por su aula?

Llevo impartiendo clases desde 1977 de manera ininterrumpida, de modo que hace 43 años que soy profesor. Empecé como alumno que llamaban de promoción docente en las cuales se fijaban los que estaban pergeñando la iniciada Escuela de Arquitectura entonces y hasta el momento en que soy profesor titular de universidad. He llegado a tener 240 alumnos en el aula, de manera que, a una media de 200 estudiantes por año, se puede uno hacer una idea de los que han pasado por las asignaturas que he impartido.

La sección de su docencia en la ETSA de Las Palmas es la de Estructuras, donde desarrolla el primer curso, Construcción y Patología de Estructuras de Hormigón, y ha participado en simposios, congresos y cursos de posgrado de universidades de España, México, Ecuador, Cuba, Brasil, la Central de Moscú, etc. ¿Cómo valora la calidad de la ETSA de Las Palmas en ese amplio contexto internacional?

Sí, mi sección es la de Estructuras, pero he tocado muchos palos. He dado asignaturas de Construcción y este año incluso proyecto aquí la última asignatura de este tipo en la que les contaré a mis estudiantes lo que ha sido mi experiencia en el ejercicio de la profesión desde distintos puntos, como arquitecto, director, rehabilitador, calculista y perito judicial aprovechando que tienen un pie y medio fuera porque muchos de ellos están, incluso, realizando el proyecto de fin de carrera. La Escuela de Arquitectura es la gran ignorada en el ámbito local. Se trata de uno de los mejores centros de España y, además, así es reconocido porque todos nuestros Erasmus que van a universidades europeas con que tenemos convenio, fundamentalmente italianas, pero también de Portugal, Polonia o Austria regresan con sobresalientes y matrículas de honor por el alto nivel que llevan y desarrollan en esas asignaturas. Aparte de que no hay premio a nivel nacional en que no haya un estudiante o recién graduado de Arquitectura de esta escuela que no se lo lleve, algo constatable.

“No hay premio a nivel nacional que un estudiante o recién graduado de esta escuela no se lleve”

decoration

De modo que ve un futuro prometedor para los estudiantes que acuden a sus aulas…

Quiero pensar que sí porque la profesión nuestra permite multitud de actuaciones, desempeñarse como arquitecto en muchas ramas. Creo que ahora mismo quien estudia arquitectura es porque realmente le gusta. Son estudios difíciles, pero todos los que los terminan logran de una manera u otra desarrollarlos.

Las patologías del hormigón y su refuerzo estructural es un tema básico en el despacho profesional que comparte con su colega Carlos Guigou. Tan solo en Canarias han rehabilitado más de 40 edificios, salvándolos de la demolición y construido más de 70 edificios residenciales, administrativos y de servicios, siempre en paralelo con la docencia universitaria. ¿Cuántas horas tienen sus días?

Carlos Guigou ya no está en activo, pero durante cerca de 30 años compartimos estudio y multitud de realizaciones en el campo de la rehabilitación. Hay muchísimas obras que hemos salvado. El secreto de las horas de mis días es trabajar mucho y restarle, a veces, tiempo a la familia y, sobre todo, no tener ocio porque la arquitectura para quien le gusta ocupa todas las horas.

A su juicio, ¿son muchas las construcciones de Canarias que necesitan un buen repaso del hormigón en mal estado?

Lamentablemente sí. Por ejemplo, uno cuando se compra un coche, al menor ruido lo lleva al taller, se preocupa por él y lo lleva a la ITV. Sin embargo, con los edificios pensamos, por lo que cuestan generalmente, que van a ser para toda la vida, pero no hay ni siquiera una buena construcción que dure sin mantenimiento. La ciudadanía se debe concienciar de que un buen mantenimiento es evitar luego problemas más serios. Ahora voy a dirigir una tesis doctoral que indaga en la influencia del mar en los materiales que se utilizan en primera línea costera y no todos sirven para hacer revestimiento.

Algo que tiene en estudio es el aprovechamiento de los residuos y escombros de la edificación para fabricar nuevos materiales de construcción. Este reciclaje, ¿contempla solo el ahorro económico o denota una filosofía ecológica?

Nació como una filosofía ecológica, pero luego pasó a ser un imperativo económico porque cada vez están más protegidas las fuentes que aportan áridos en la esfera del hormigón. De todas formas, esto no es nada nuevo. Por ejemplo, en la II Guerra Mundial fue tal la destrucción de Alemania que toda se rehizo con los escombros que generaron la destrucción de las bombas de los aliados. Como no fue datado no lo utilizan como base, pero toda la reconstrucción de las ciudades se hizo con escombros.

Finalmente, ¿cuál es su juicio sobre la calidad arquitectónica media de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria?

Se hace muy buena arquitectura, pero también hay improvisación a veces. Hubo un tiempo atrás en que no se creía en los arquitectos que salían de esta escuela. Recuerdo un concurso, cuando se estaba en la ampliación del istmo en que quedaron excluidos los estudios de arquitectura de Las Palmas y se buscaban nombres y figuras como si fuera una operación de merchandising cuando aquí hay muy buenos profesionales.

Compartir el artículo

stats