Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macondo ‘suena’ en canario en Harvard

Álvaro Santana Acuña presenta en Boston un libro sobre los cimientos de ‘Cien años de soledad’

Álvaro Santana Acuña muestra un ejemplar del libro delante del Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna.

El sociólogo lagunero Álvaro Santana Acuña presentó ayer en la Universidad de Harvard (Boston) ‘Ascenso a la gloria: cómo se escribió Cien años de soledad y cómo se convirtió en un fenómeno global’, la obra más universal de García Márquez cuyas claves se desgranan en una exhaustiva y precisa investigación.

Una fina lluvia macondiana agitó su curiosidad hace más de una década cuando realizaba una consulta en la biblioteca de la Universidad de Cambridge, un aguacero parecido al que tantas veces humedeció las plantas de sus pies en su ciudad natal. El sociólogo Álvaro Santana Acuña (1976, La Laguna) presentó al mediodía de ayer en Harvard (Boston, Estados Unidos) el contenido de Ascenso a la Gloria: cómo se escribió Cien años de soledad y cómo se convirtió en un clásico global, un libro que lleva el sello editorial de la Universidad de Columbia de Nueva York y que gira alrededor de la obra más universal de Gabriel García Márquez (1927-2014).

Los cimientos de Ascent to Glory aparecen asociados a un trabajo de final de carrera que con el paso del tiempo evolucionó al grado de tesis doctoral. Sus orígenes hay que ubicarlos en 2007, aunque en realidad fue un año y medio después cuando Álvaro organizó su estrategia en torno al periodista y escritor natural de la ciudad colombiana de Aracataca. “¿Por qué me metí en esta empresa?” se autopregunta horas antes de una cita que siguieron casi trescientas personas. “Después de El Quijote es el título más leído en lengua española y, además, uno de los más comercializados”, resume en relación a los más de 50 millones de ejemplares que se han vendido en el mundo de Cien años de soledad.

Cómo se escribió

Más que un libro dedicado a rescatar la memoria de Gabo, lo que ha plasmado Álvaro Santana Acuña en Ascenso a la gloria es cómo y en qué circunstancias se escribieron los capítulos que componen Cien años de soledad.

Así fue cómo terminó evolucionando un artículo de unas 20.000 palabras, pensado como un trabajo de final de curso, en un máster de sociología y, mucho más tarde, en un libro de 400 páginas que se publicó hace medio año con excelentes críticas. “Ya ha sido reseñado favorablemente en periódicos, revistas y magazines de más de una docena de países y se puede comprar en unos 25 de casi todos los continentes, solo no está disponible en la Antártida”, ha dicho en un tono jocoso un autor que hace un año se convirtió en el comisario de una exposición sobre García Márquez impulsada por el Harry Sansom de la Universidad de Austin, en Texas. “Esta muestra gestionaba una media de 1.200 visitas semanales, pero todo se vio interrumpido por la pandemia”, señala en base a la catastrófica evolución que tuvo el coronavirus en Estados Unidos.

“Macondo se salva, no muere con el final de la estirpe de los Buendía”, afirma el autor lagunero

decoration

Una parte importante de los archivos que se expusieron en Texas se convirtió en la piedra angular de una aventura literaria que tiene unos matices únicos: “El principal reclamo de Ascenso a la gloria: cómo se escribió Cien años de soledad y como se convirtió en un clásico global hay que buscarlo en los archivos personales de García Márquez que tuve la fortuna de estudiar –este es un privilegio reservado a un reducido grupo de expertos– y en el uso de las fuentes primarias”, advierte antes de profundizar un poco más en este aspecto.

Anécdotas, mitos y leyendas

Macondo es un universo inundado de incontables anécdotas, mitos y leyendas... Algunas las contó García Márquez en vida y otras se las atribuyeron conforme Cien años de soledad fue conquistando el mundo. “De una forma u otra, todas han acabado formando parte de una verdad que se concentra alrededor de su realismo mágico”, ha defendido el especialista canario en una fase de la conversación en la que todo gira alrededor de los secretos que aún oculta la vida y obra de Gabo. “El punto de partida de este libro es su archivo personal y ahí todo está debidamente contrastado al cien por cien... En la versión anglosajona me he guardado algunas referencias, o secretos, que no pude introducir por los tiempos para montar la obra, pero que sí que estarán en el material que podrá leerse en España cuando acabe de reescribirlo, es decir, que lo que saldrá en un tiempo que aún está por determinar será un proyecto distinto en el que no solo hablará el investigador... Quedan secretos por desvelar”, adelanta sobre el trabajo que ya está perfilando.

Un avance de algunos de esos misterios ya los pone sobre la mesa Santana Acuña en esta charla. “El coronel Aureliano Buendía no iba a ser un personaje principal en la novela sino que debía pasar por Macondo durante la Guerra y, además, Remedios la Bella en realidad no era tan hermosa como aparenta, más bien era una mujer desaliñada y sucia”, revela este investigador.

Otro de los aspectos reflejados en Ascenso a la Gloria tiene que ver con los resultados obtenidos por el coronel en el campo de batalla. “Aureliano Buendía también ganó guerras, no las perdía todas... Pero existe una idea que engloba todos los secretos que se esconden en Macondo”, remarca el lagunero al tiempo que explica que “Macondo se salva, no muere con el final de la estirpe de los Buendía”.

Este trabajo se nutre de las interioridades del archivo personal del periodista y escritor colombiano

decoration

Profesor en el Whitman College de Washington y con un pasado como alumno en las universidades de La Laguna, Stanford, Chicago, Harvard y en varios centros de prestigio del Reino Unido y Francia, Álvaro Santana Acuña comenta que “resumir más de una década de trabajo en 400 páginas ha sido una labor compleja pero, a su vez, tremendamente divertida. Sumergirse en un mundo tan universal ha sido una experiencia adictiva que nació a partir de una bonita casualidad que no dejé escapar”.

Y es que esta experiencia se precipitó en pleno estudio de “la formación del Estado francés en el siglo XVIII tras la cartografía”, que es el reto en el que ha depositado muchas horas de lecturas y redacción este canario que también tuvo un pasado en un escenario galdosiano, el Instituto de Canarias Cabrera Pinto de La Laguna.

Portada de ‘Ascent to Glory’.

Portada de ‘Ascent to Glory’.

En Aguere, precisamente, localiza una conexión con el Macondo de García Márquez. “La lluvia macondiana, una sociedad asociada a la expansión con la corona española hacia América y la capacidad que tienen los pequeños pueblos para convertirse en grandes ciudades es algo que une a estos dos enclaves”, abandera segundos antes de volver a la escritura de un ser universal.

“García Máquez tuvo la virtud o maestría de escribir para todos los públicos y generaciones, es decir, que supo plasmar en el papel historias que están anudadas a nuestras vidas y que supo rentabilizar por su excelente dominio del lenguaje y las técnicas periodísticas”, ha adelantado sobre un discurso que va más allá de Macondo o del realismo mágico. “Él escribía de emociones, sensaciones y sentimientos que están muy cerca de la realidad humana: el amor, el desengaño, la reconciliación; de asuntos que ocupan una buena parte de nuestras vidas.

Ayer, en la Universidad de Harvard, Álvaro Santana Acuña cerró un círculo que abrió hace más de una década y que, según él, en más de una ocasión le transmitió la sensación de estar “secuestrado” por una historia apasionante. “Cien años de soledad no es una obsesión para mí, es un mundo maravillosamente contado por Gabriel García Márquez”. Macondo sonó ayer con acento canario en uno de los templos universitarios más reconocidos a nivel internacional.

Compartir el artículo

stats