Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Madonna, genio del Renacimiento

Los Prieto Flores e Isa Muguruza proponen un cuento en imágenes para fans de la cantante

Una de las ilustraciones de ‘Madonna. Una biografía’.

Una de las ilustraciones de ‘Madonna. Una biografía’.

Hay mil biografías densas y llenas de datos de Madonna. Cuarenta años de reinado en la cima de la industria de Louise Veronica Ciccone dan para mucho. Pero el tándem de Los Prieto Flores (Borja Prieto y Natalia Flores son pareja, padres de cuatro hijos, dueños de su propio sello indie, youtubers y creativos publicitarios que han trabajado para Marilyn Manson, Paulina Rubio o Zahara) e Isa Muguruza, la joven ilustradora oficial de los libros de La Vecina Rubia, proponen ahora su propia versión, Madonna. Una biografía (Plan B), “una especie de cuento con imágenes sobre ¿Quién es esa chica?, una panorámica para poner en el podio que creemos que sigue ostentando y explicar su vida e hitos a los fans que quizá no la conozcan tanto”, aseguran los autores, que reconocen que su obra es “casi un fanzine, fresco y desenfadado, hecho por unos entusiastas”.

“Hemos crecido con ella. Madonna fue el primer disco que compramos, primero en casetes y luego en cedé, iPod, playlists....” Para Muguruza, en cambio, milénial dos décadas más joven que sus compañeros, realizar los más de 50 retratos que trufan el libro a partir de carátulas de discos, carteles de películas, fotos y vídeos ha sido descubrir de dónde vienen artistas que adora como Lady Gaga o Katy Perry.

Dominar el mundo

Herederas no solo musicales sino de una forma de entender el negocio musical del que fue pionera Madonna, la tercera de seis hermanos de una familia de clase media de Michigan, que llegó a Nueva York a finales de los 70 con 35 dólares en el bolsillo y unas ganas infinitas de triunfar. Borja destaca que el hilo conductor de la obra es “esa ambición y su mente privilegiada, todo el control que tiene desde el principio, no solo en lo artístico, y cómo sabe manejar los acontecimientos para salir siempre triunfal, lo que la convierte en un ser como del Renacimiento que hemos tenido la suerte de vivir. No se conforma con su carrera como música, sino que está empeñada en demostrar su vertiente como actriz, empresaria, defensora de causas como la lucha contra el sida, los derechos LGTBI...”.

Una de las ilustraciones de ‘Madonna. Una biografía’.

Una de las ilustraciones de ‘Madonna. Una biografía’.

“Es un genio irrepetible e inabarcable, una carrera única, llena de polémicas sonadas, hits atemporales, brillantes estrategias de marketing y decenas de canciones que forman parte de la banda sonora de varias generaciones”, sostienen los autores, que abren fuego con una anécdota muy gráfica de la personalidad de la camaleónica artista. “Corre el año 1980. Un ejecutivo de la discográfica Sire Records, atraído por el ruido que está causando en el underground neoyorquino una jovencísima cantante llamada Madonna, decide entrevistarla. El señor le suelta la típica pregunta que hace a todos los nuevos artistas, una clásica encrucijada para ver de qué pie cojean: ‘¿Qué quieres exactamente?’. Madonna le contesta: ‘Quiero dominar el mundo”. Natalia observa que “está claro que lo ha conseguido, y ahora está en la parte más difícil, que es mantenerse ahí. A sus 62 años es uno de los retos más grandes de su carrera”. Aunque, subraya: “Su talento para rodearse de los mejores y para sacar lo mejor de ellos está fuera de toda duda”.

Siempre rompió moldes. Es una constante que se repite como un mantra en un libro “escrito durante este año de pandemia, tras cientos de horas de investigación en muchas revistas, 4 o 5 biografías y mucho imaginario al que cualquiera puede recurrir en Youtube”. Borja detalla que “fue alucinante encontrar vídeos como el de su primera actuación presentando su primer single, Everybody, en el club Danceteria o el casting para el papel de Leroy en Fame”. “Tenemos hijos de 16, 14, 10 y 6, y a veces para explicarles cosas del pasado ya no recurrimos a un libro tocho, sino que les enseñamos vídeos”, relata el creativo, que invita a las nuevas generaciones a leer la biografía como una videoguía de la carrera de la artista. “Narrarlo desde ahí es mucho más vivo”.

Nueva York

“Me gusta mucho la época underground, cuando aterriza en Nueva York para ser bailarina, trabaja en un Dunkin’ Donuts, de guardarropa de tugurios, de modelo para estudiantes de arte, duerme en el suelo de lofts de amigos y, bajo la influencia de su admirado David Bowie y del ambiente de los clubs gais que frecuenta, monta un grupo con su novio de entonces, Dan Gilroy, y el hermano de este, Ed, The Breakfast Club. Empezó tocando la batería, pero en su siguiente grupo, Emmy & The Emmys, ya explotará su rango de voz de mezzosoprano tan característico”, cuenta Borja, que destaca cómo enseguida se hizo valer por sí misma e “iba por Nueva York repartiendo sus propias maquetas”. “Veía lo que pasaba en la noche y ella quería sonar así”.

Ahora que ha podido estudiar de cerca al mito para pintarla con el pelo corto, rizado, morena, llena de crucifijos, corsés puntiagudos, con guerrera militar, estética bondage o vestida de Evita, Isa comprende mejor a la artista femenina que más discos ha vendido en la historia, según el Libro Guinness de los Récords: cerca de 400 millones de copias. Para ella el momento más mágico de su carrera es la época de Like a Virgin, el segundo de sus 14 álbumes. Se vendieron 25 millones discos en un año, fue número 1 en 40 países, cinco de las nueve canciones las había compuesto ella misma, y fue la primera vez que algunas asociaciones conservadoras comenzaron a denunciar sus letras. “Nunca habría llegado a ser quien soy si no hubiera tenido todas esas normas anticuadas contra las que rebelarme”, suele jactarse la homenajeada, cuya primera actuación en la MTV “es parte del imaginario colectivo”.

14/10/1984: Madonna, nominada por Borderline en los MTV Music Awards, “en una estrategia inaudita de marketing, no toca ninguna canción de su primer álbum, Holiday, que hubiera sido lo esperado. En lugar de eso, adelanta Like a Virgin, que aún no se ha estrenado en las radios. Vestida de novia con el famoso cinturón Boy Toy que le diseñó su amiga Maripol, sale de una tarta y acaba por el suelo, haciendo movimientos pélvicos y pasándose el velo entre las piernas. Los ejecutivos de la cadena pensaron que les cerrarían el canal, pero no fue así. Ella sabía que la estaban viendo 50 millones de personas y era su oportunidad”, narra Borja.

Los autores no abordan polémicas ni aspectos propios de la prensa rosa, pero recomiendan la cuenta de Instagram de la diva, “un auténtico reality”.

Compartir el artículo

stats