Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

La ópera ‘Adriana Lecouvreur’ vuelve al Alfredo Kraus, sin pausa ni abrazos

La escenografía se ambienta en un teatro y sus bambalinas | “Habrá más tensión emocional”

La soprano María José Siri, protagonista de ‘Adriana Lecouvreur’ . EFE/ÁNGEL MEDINA G.

La cantante uruguaya María José Siri, protagonista de la ópera Adriana Lecouvreur, destacó ayer que “rezo todos los días para que no se cancele como ocurrió con la del año pasado a causa de la Covid-19. Es una función maravillosa. Me parece difícil cantar en estos tiempos sin mirarse a los ojos o en los dúos de amor sin poderse dar un abrazo, pero la peor limitación para mi personaje supone tener que hacerlo todo sin pausa. Pasar de un acto a otro como si fuera uno solo, para el físico, la voz y la mente, constituye un gran reto. Sin embargo, cuando todo vuelva a la normalidad, hará que resulte muy fácil meterse en el papel”.

La artista emitió estas declaraciones dentro de la presentación de Adriana Lecouvreur que regresa al Auditorio Alfredo Kraus los días 23, 25 y 27 de marzo, como segundo título de la 54º Temporada de Ópera Las Palmas de Gran Canaria. Los cuatro papeles principales incluyen a Siri, en el rol de Adriana, al tenor español Sergio Escobar, en el de Maurizio, a la mezzosoprano española Silvia Tro Santafé, como princesa de Bouillon y al barítono coreano Youngjun Park que interpreta a Michonnet.

La protagonista señaló que vino el año pasado a Gran Canaria, pero se canceló la ópera que iba a interpretar a causa del coronavirus, “por lo que estuve dos semanas tomando el sol hasta que pude regresar a Italia, donde vivo, al haber cerrado fronteras. En esta ocasión cuento con un equipo de trabajo estupendo y me siento muy cómoda aquí”. “Me considero soprano lírico con acento dramático, pero hace poco debuté el personaje de Abigail, que sería una soprano dramática. La partitura hace que me adapte. Tengo una voz con mucha carne, lo que me permite ejecutar roles más veristas, pero mi escuela es belcantista. Mi línea será siempre la belleza del sonido. Este papel de Adriana solo lo pude interpretar en una función el año pasado en Bari, con muy poco público. Las demás funciones se cancelaron por la crisis. Es bonito retomarlo”.

"Tengo una voz con mucha carne que me permite hacer roles veristas aunque procedo del bel canto", señala Siri

decoration

Escobar destacó que “tenía muchas ganas de debutar con este personaje de Maurizio, aunque siento una gran responsabilidad porque la última vez que visité la Isla obtuve mucho éxito cantando Don Carlo y me gustaría mantenerme a la altura”. “Normalmente el repertorio que suelo ofrecer procede de Verdi o Puccini. En esta ocasión, cambia mucho la forma de cantar aunque intentes que no ocurra. El verismo está escrito de distinta manera que el bel canto o Verdi. Alguna obra verista sí he interpretado, tales como Cavalleria rusticana o Mala vita, pero Adriana es diferente. Me recuerda al repertorio francés, sobre todo en el carácter”.

Santafé recalcó que “España, en estos momentos, es una referencia cultural en todo el mundo por ser el único país que ha conseguido llevar a escena, con público, obras de teatro, conciertos y óperas. Cada día resulta una aventura donde no sabemos qué va a pasar. Es cierto que no podemos tocarnos ni abrazarnos y que se actúa sin descanso. Son todo retos que creo que nos hacen mejores artistas y nos sacan de nuestra zona de confort”.

La villana

Adriana Lecouvreur es una ópera increíble, incluso mejor que La Gioconda, desde el punto de vista del verismo. Debuto en el papel de la princesa de Bouillon, muy interesante porque en todas las representaciones hay un villano, bien el barítono o la mezzosoprano y, en este caso, me ha tocado a mí. Me resulta un rol muy entretenido, aunque es cierto, que se podría discutir sobre la maldad de esta princesa ya que, aunque no justifico que mate a la soprano, sí que se produce una lucha de clases entre la aristocracia y los que no pertenecen a ella cuando se involucran en asuntos que no les incumben. De todas formas, la historia, a día de hoy, no tiene ni pies ni cabeza, pero los sentimientos sí. Somos dos mujeres que amamos al mismo hombre, lo que produce una competencia y rivalidad, el sueño de todo varón, poder ser amado por ambas”.

Ulises Jaén, director general y artístico de los Amigos Canarios de la Ópera, apuntó que “esta ópera ya se ha representado tres veces en la Isla. El reparto siempre ha sido extraordinario por la dificultad de la obra. Hay cantantes que vienen por primera vez y otros, como Sergio Escobar y Silvia Tro Sansofé que repiten con gran éxito. Ello nos permite crear un vínculo con el público. Traemos también cantantes jóvenes, como Youngjun Park que están en sus comienzos profesionales y que, en esta ocasión, acepta un rol muy difícil. Artistas canarios asumen papeles complementarios: Pancho Corujo, Magdalena Padilla, Fernando Campero y Andrea Gens.” “Por otra parte repetimos por tercera vez con el director escénico Giulio Ciabatti y contamos también de nuevo con el maestro Francesco Ivan Ciampa”. “Adriana Lecouvreur, en las circunstancias actuales, tiene que durar menos de dos horas, por lo que ha habido que hacer recortes de partes innecesarias, sin embargo mantenemos todas las arias y los dúos importantes. La orquesta que, normalmente hubiera sido de 60 músicos, se ha reducido a 30, sobre todo, en los instrumentos de viento, pero se mantienen todas las armonías”.

Ciabatti, por su parte, aclaró que esta ópera “toma de protagonista a la actriz francesa Adrienne Lecouvreur que sirvió de referente para Sarah Bernhardt. Se hizo un drama en prosa, que luego aceptó Francesco Cilea para añadir música. Nosotros contamos las obras a través de la música, el canto, el movimiento, el gesto, las miradas y los silencios. Hoy en día, cambiamos la estructura desfasada de estas representaciones para que sigan siendo un sueño. Nos supone un reto interesante adaptarnos a la actualidad. Adriana tiene cuatro actos que recogeremos en una hora y cuarenta minutos, por lo que toda la historia va a transcurrir en un teatro y sus bambalinas, no en otras localizaciones. Daremos mayor intensidad, tensión, a las emociones al no poder haber contacto entre los actores”.

Según Ciampa, “Italia lleva un año con sus teatros cerrados. Solo España permite actuar en vivo y con público y eso se agradece. Ofrecer conciertos en streaming es desolador. El verdadero teatro necesita personas a quienes transmitir emociones en directo.

Adriana Lecouvreur se representará en el Auditorio Alfredo Kraus, los días 23, 25 y 27 de marzo a las 19.00 horas.

Compartir el artículo

stats