Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

Rosario Pardo: "Ahora me he acostumbrado a vivir el día a día"

La actriz afronta este fin de semana el estreno nacional en el Principal de Alicante de La casa de Bernarda Alba

La actriz Rosario Pardo.

La actriz Rosario Pardo.

Rostro y voz reconocidos y reconocibles del mundo del cine y el teatro, Rosario Pardo afronta este fin de semana el estreno nacional en el Principal de Alicante de 'La casa de Bernarda Alba', un clásico con el que, asegura, se quieren mostrar actitudes machistas «que no deben volver a repetirse».

El sábado estrena La casa de Bernarda Alba en el Principal de Alicante, un teatro que ha visitado en varias ocasiones.

Sí, es un teatro precioso y estrenar en Alicante me parece genial porque es una ciudad muy cómoda y bonita.

¿Cómo sienta estrenar un nuevo montaje en este momento?

Estrenar siempre es maravilloso y ahora más que el 96% del oficio nuestro está en paro. Nos sentimos unos privilegiados. Además, un estreno de teatro siempre tiene esa intriga de cómo va a responder el público, más siendo un clásico como este, pero también tenemos la seguridad de las actrices que estamos, del montaje que vamos a ofrecer y de la dirección de José Carlos Plaza. Entre comillas, vamos un poco tranquilas.

Un montaje como La casa de Bernarda Alba, un clásico de Lorca que habla de la opresión a las mujeres, del patriarcado respaldado por algunas de ellas en una España que nos parece lejana. ¿Hemos mejorado mucho o sigue siendo actual?

Yo creo que es muy actual. Evidentemente la sociedad que se describe en la obra no es la actual, pero es verdad que todavía hay machismo en muchas esferas de nuestra vida y seguimos repitiendo un montón de cosas y actitudes que no deberíamos repetir. Eso es lo interesante y lo moderno de esta obra.

Igual mucha gente se ve reflejada en ese escenario.

Es que yo creo que más que el hecho de que se vea reflejado alguien es que mostramos una serie de mujeres y de roles en la vida que no se deben volver a aceptar, como es ese tipo de educación y esas sociedades depresivas.

Interpreta el papel de La Poncia.

Es un personaje dentro de esa obra absolutamente milagroso. Es la mujer que quiere aunque luego tiene sus dobleces y es buena y mala, como todos.

La casa de Bernarda Alba se ha representado muchísimas veces. ¿Qué aporta esta nueva versión de José Carlos Plaza que ya la ha abordado además en varias ocasiones?

Yo más que un aporte creo que José Carlos ha dado su visión sobre la actualidad de este clásico. Y lo muestra en un escenario que es un patio carcelario de donde no puedes salir, donde esas mujeres están continuamente dentro de ese cuadrilátero, con un cielo que no pueden atravesar.

En esta obra va a haber siete actrices en el escenario, en un momento en que no son habituales los montajes con un gran reparto.

Sí, es así. Yo llevo cuatro años con un monólogo y que haya siete personas en un escenario es un lujo. Somos bastante privilegiadas.

¿Ve el día en que los teatros vuelvan a estar llenos y pueda ver las emociones del público sin mascarilla?

Puf... Esta mañana estaba oyendo lo de la cuarta ola y ahora me he acostumbrado a vivir el día a día. No sé cuándo va a haber una normalidad y si va a a ser como la que hemos vivido. Si no, me agobio. Hoy tengo esto, voy a hacer una maleta y me voy a Alicante. Las noticias son abrumadoras, vivir en Madrid es bastante caótico, la situación económica es precaria y prefiero vivir el día a día porque si no vamos a caer en depresión.

Usted ha sido muy crítica con el tratamiento que se ha dado al sector cultural en esta pandemia.

Absolutamente. Gente con un cierto prestigio ya ha salido a decirlo. En este país la cultura no importa. El sector que funciona es el turístico, la restauración y ya está. No se habla de los empresarios musicales o teatrales. No se habla y no se ha hablado. Yo no veo ayudas. Somos un sector completamente abandonado, poquísima la gente puede llegar a la jubilación. En nuestro oficio vamos cada vez peor. Es muy terrible. No he visto un sector con el 96% de paro. Tengo muchos compañeros que no tienen ningún tipo de ayuda.

Esa situación no es nueva, desafortunadamente.

Desde 2008 estamos arrastrando cierre de empresas y de compañías, y no nos atrevemos a decirlo. Estamos en la ruina absoluta y en eso se tienen que poner las pilas los políticos. La gente se está muriendo de hambre. Si un país como España se queda sin cultura eso cuesta mucho trabajo ponerlo en marcha de nuevo, recuperar el sector cultura cuesta mucho trabajo y no nos estamos dando cuenta. Es tremendo. Lo que veo es que los políticos no están haciendo nada. Tienen que escucharnos y no hay ningún gobierno que nos haya escuchado. Sin embargo, cómo son los sueldos de los políticos. Qué país puede sostener unos sueldos como los que les estamos pagando. El Imperio Romano cayó por eso. A lo mejor tenemos que terminar este imperio y empezar otro.

La veo pesimista.

Es que a mí me dan miedo este tipo de cosas. En este momento ya no importa si los niños leen o no, si van al teatro o no... tenemos que enseñar a las personas a pensar. ¿Qué le estamos dejando a la gente que viene detrás de nosotros si no enseñamos a esa gente a pensar, a razonar y a ser críticos?

Ha hecho series, como Madres, Cuéntame o Doctor Mateo; películas como Crimen ferpecto o Historias Lamentables; y 25 cortometrajes. ¿Le gusta ese género?

Pues empecé a hacer cortos porque si me pasan guiones que me gustan suelo colaborar. Ahora he hecho uno que he dirigido yo. Me gusta el formato. En novela me pasa igual, me gustan los relatos cortos. Si eres capaz de resumir una idea en pocos minutos me parece muy interesante. Y es verdad que hay mucha gente joven que hace cortos para tener experiencia pero otros ya consagrados los hacen porque lo ven interesante.

Trabajo no le falta.

Ahora tengo la Bernarda, pero de tele no tengo nada, a lo mejor para verano. Y dos o tres ideas que he escrito yo que estoy intentando menearlas, una de ellas una serie. Mi monólogo lo he dejado aparcado por ahora. Y un corto que he hecho y que ahora estamos vendiendo.

Compartir el artículo

stats