Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blue Jeans Escritor y experiodista / ‘El Campamento’

Blue Jeans: “No soy un autor de los de fueron felices y comieron perdices”

Blue Jeans ha querido homenajear a Agatha Christie en su última obra.

Blue Jeans ha querido homenajear a Agatha Christie en su última obra.

Quiso ser periodista deportivo, pero no sabe asegurar si fracasó en el intento “porque no era lo suficientemente bueno o por falta de sacrificio”. Lo que sí tiene claro Francisco de Paula (Sevilla, 1978) es que lo que vino después no lo cambia por nada. Y es que este licenciado en Ciencias de la Información con nombre de torero se convirtió a partir de aquel revés informativo en Blue Jeans, uno de los escritores de mayor éxito en España que está de vuelta con ‘El campamento’.

¿Usted quiso ser periodista?

Soy licenciado en Ciencias de la Información, estuve años buscando un trabajo que no encontré e inicialmente quise especializarme en deportes. Incluso llegué a colaborar en algunos medios sin mucho éxito.

¿Pero se quedó con la “espinita clavada” de no poder ejercer el oficio para el que se formó?

No quiero ofender a nadie ni ser un borde, pero la mejor cosa que me hubiera pasado en el mundo del periodismo no se puede comparar con todo lo bueno que me vivo después. Es verdad que nunca imaginé publicar 14 novelas, tener más de un millón y medio de seguidores en las redes sociales, ser traducido a varios idiomas y que uno de mis libros inspirara una película... No sé bien qué paso: si yo no me esforcé lo suficiente o si no daba la talla como periodista, pero es evidente que mi destino no estaba anudado a una redacción.

¿El cambio fue para mejor?

Sí, pero alguna vez me he preguntado cómo es posible que me fuera tan rematadamente mal en una cosa y tan extraordinariamente bien en la otra... No obstante, como Blue Jeans sí que he hecho algún pinito informativo con unas entrevistas en YouTube.

¿De dónde viene Blue Jeans?

De una canción de Sqeezer, que es un grupo que salvo Tony Aguilar no conoce nadie, que se llama Blue Jeans... No engaño a nadie diciendo que es bastante mala y que tiene un videoclip vergonzoso que habla de cómo te quedan los vaqueros en verano. Sí. Era algo lamentable.

Si los recuerdos eran tan malos, ¿por qué acabó “adoptando” ese seudónimo?

Se hizo viral en las redes sociales con mi primera novela y a la editorial no le disgustaba... Blue Jeans sonaba bien y con el paso del tiempo fue imposible dejarlo de lado.

Todo eso está muy bien, pero si quisiera presentarse a uno de esos premios literarios que tienen una suculenta recompensa económica tendría que elegir otra identidad secreta.

O si quisiera escribir otro tipo de libros tendría que optar por mi nombre real, Francisco de Paula Fernández González...

¿Eso sería un problema?

Es probable que no me conociera nadie... Cuando era pequeño quería ser futbolista, pero estaba el gran inconveniente de que Francisco de Paula era un nombre poco comercial en el mundo del fútbol. Francisco o Paco habrían sido una alternativa menos dolorosa.

Antes apuntó que hay días en los que no entiende qué pasó para alcanzar el éxito literario, pero está claro que algo ocurrió para ser un escritor tan viral.

En 2008 no había tanta gente escribiendo en internet... Cuando Everest publica Canciones para Paula en 2009 se vendió como la primera novela que pasaba de las redes sociales al papel. El boca a boca funcionó y la historia se viralizó.

¿Ser “casi” pionero en algo es una ventaja?

Yo procuro hacer algo novedoso siempre... Ahora, por ejemplo, estoy haciendo una gira nacional en furgoneta (Blue Jeans ni conduce ni tiene previsto sacar el permiso de conducir) con El campamento en el que haré 33 firmas de libros en 50 días, he terminado de escribir una novela en un escaparate, presenté la portada de una novela en la pantalla gigante de El Corte Inglés de Callao...

¿Qué valor da a esos “efectos especiales” en sus conquistas?

Todo ayuda... Tiene que tener en cuenta que yo escribo para gente joven, inquieta y que busca cosas distintas, pero el contenido es importante. Si mis historias no gustaran ya le digo yo que no me habrían publicado 14 libros. El envoltorio no sirve de nada si lo de dentro es malo.

Su última apuesta literaria está cerrada, es decir, que ha evitado que muchos lectores lo pongan a “parir” por dejarlos con las ganas de saber más a la espera de una nueva entrega.

Esta la he cerrado... Mi editora se pone a temblar cada vez que le digo que he acabado un libro, pero ella sabe que no soy un autor de los fueron felices y comieron perdices... No me desagrada que sea el lector el ponga el final, el que piense en las distintas opciones para cerrar una historia.

En esta hay un claro homenaje a Agatha Christie.

Es mi autora preferida y un referente en el mundo de los libros... He leído todo lo que escribió y cuando me piden una recomendación literaria me fijo en su autobiografía porque su vida es muy inspiradora. Salvando todas las distancias posibles, porque ella es insuperable, en este libro hay un grupo de personas que están aisladas en un lugar, un asesinato y, sobre todo, la sensación de que todos pueden ser sospechosos.

¿Cómo es ‘El campamento’?

Se trata de un thriller en el que diez de los chicos más prometedores de España (instagramer, YouTuber, cantante, actriz, atleta, escritora...) son invitados a un campamento por un multimillonario que busca que uno de ellos ocupe su lugar para rejuvenecer su imperio... Él insiste en que está harto de encasquetados y de gente que le hace la pelota todos los días. El campamento se desarrolla en los Pirineos y tiene una duración de tres semanas, pero en el segundo viernes uno de los invitados aparece muerto y los coordinadores se quitan del medio de una manera muy misteriosa. A partir de ese instante todos son sospechosos y se desencadenan las dudas.

Compartir el artículo

stats