Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura | Análisis

Galdós en el recuerdo

Una tarde de 1874, el escritor, de tertulia con unos amigos de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, se interesó por ingresar en la entidad

Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós Fernando Montecruz

El café de La Iberia estaba situado en la Carrera de San Jerónimo, relativamente cerca del Congreso de los Diputados. Era punto de cita, de conciliábulos, de recomendaciones y a donde acudían todos los que hacían política y literatura como Pérez Galdós. Cierta tarde de finales de noviembre de 1874, Galdós, estando de tertulia con unos amigos asociados a la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País (Rsemap), mostró su interés en pertenecer a la misma. Estas Sociedades Económicas de Amigos del País surgen en la segunda mitad del siglo XVIII en España, aunque también ya existían en otros países europeos, y su objetivo era difundir las nuevas ideas y conocimientos científicos y técnicos de la Ilustración.

La Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria (Rseapgc), llamada en su origen de Canarias, fue fundada el 4 de febrero de 1776, bajo la protección del rey Carlos III y el impulso de fray Juan Bautista Servera, obispo de Canarias, se creó con el objeto de desarrollar la agricultura y la industria popular. Cristóbal García del Rosario ha escrito una magnífica Historia de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Las Palmas. Asimismo, destaca la Historia de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Las Palmas en el siglo XX (1901-1960) con un análisis de su contribución al desarrollo económico y social de Gran Canaria, escrito por Salvador Miranda Calderín.

Recordemos también la conferencia y el libro Consideraciones sobre la ceguera de Benito Pérez Galdós, publicado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria (2006) de Manuel Herrera Hernández.

Diez años después de nacer la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, en la villa guipuzcoana de Vergara en 1765, se creó la Sociedad Económica de Madrid si bien debe recordarse, que la Sociedad Económica de Verdaderos Patricios de Baeza y Reino de Jaén nació antes en 1774.

Fue en Madrid el 30 de mayo de 1775 cuando Vicente de Rivas, José Faustino Medina y José Almarza, expusieron «al Supremo Consejo de Castilla su deseo de establecer una Sociedad Económica de Amigos del País con los objetos de mejorar la agricultura, industria y oficios». Se notificó, por el entonces Fiscal del Consejo de Castilla Pedro Rodríguez de Campomanes, y Carlos III aprobó los Estatutos de la Sociedad Económica de Amigos del País, establecida en la Villa y Corte de Madrid, por Real Cédula el 9 de noviembre de 1775, y mandó cumplir el 30 de octubre. Oficialmente se inauguró esta Sociedad el 16 de septiembre de 1775 en las Casas Consistoriales de Madrid con un discurso de Rodríguez Campomanes.

Las actividades de la Rsemap, Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, se engloban en los grupos de economía, beneficencia y la enseñanza para propagar y mejorar la educación del pueblo, así como, entre otros, la creación del colegio de Sordomudos, la escuela de Ciegos o la cátedra para la enseñanza del sistema métrico decimal. Importantes fueron además otros logros de la Rsemap como la resucitación del Ateneo de Madrid en 1835 y la creación de la Escuela de Taquigrafía.

Benito Pérez Galdós fue vicesecretario de la Comisión Permanente en Madrid, presidida por Pedro de Quintana y Llarena, en 1878

decoration

Benito Pérez Galdós ingresó en la Rsemap el 16 de diciembre de 1874 como socio siendo presidente Agustín Pascual González. (Copia del acta cedida por la presidenta de la Rsemap Fátima de la Fuente del Moral). La propuesta de Benito Pérez Galdós para miembro de la Sociedad Económica Matritense en la clase de «Socio residente, escritor público, autor de la notable publicación literaria de los Episodios Nacionales», que habita en Serrano, número 8, segundo, enterado «de las obligaciones de los Estatutos y deseando pertenecer a la Sociedad nos ha autorizado para firmar esta propuesta, Madrid 5 de diciembre de 1874». Firmado: Miguel Martínez Giménez, Javier Santana y tres firmas más. En la Sesión del día 12 de diciembre de 1874 se dio primera lectura y en la Sesión del 19 de diciembre de 1874 se dio segunda lectura en la que tampoco hubo reclamación, por lo que en la Sesión del día 30 de diciembre de 1874 fue admitido Benito Pérez Galdós y proclamado Socio de la Corporación firmando el Secretario General.

Benito Pérez Galdós ingresó, con 25 años de edad, como Socio Corresponsal en Madrid en el año 1868, poco después de su llegada a capital del reino. El admirado Juan J. Laforet en Galdós y los Amigos del País recuerda con todo detalle que para su ingreso en la Real Sociedad Económica de Las Palmas fue presentado por Domingo Déniz Grek. La propuesta de ingreso se llevó a las sesiones de 14 de junio y de 5 de julio de 1868, siendo admitido oficialmente en esta última. Como indica el acta del 17 de febrero de 1879, «…sobre propuesta presentando para Socio de Mérito al Sr. D. Benito Pérez Galdós en el que se apoya dicha propuesta y, procediéndose a la votación de reglamento, fue admitido». A continuación, Juan de Padilla como secretario, remite a Galdós el Diploma de Socio de Mérito, y le señala que debe recordar que «…tales títulos solo se confieren, con arreglo al artículo 6º de los Estatutos, a personas de relevantes conocimientos o que hayan hecho algún beneficio especial al País…», por lo que la «…Sociedad ha estimado que se encuentra Ud. en el primero de dichos casos y ha acordado, en sesión del 17 de los corrientes, admitirle en su seno con tan distinguido carácter concediéndole esta alta honra como justo homenaje debido al talento y a la incansable laboriosidad…».

Benito Pérez Galdós, en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Las Palmas, en 1878 fue vicesecretario de la Comisión Permanente en Madrid, presidida por Pedro de Quintana y Llarena, con vicepresidente Jacinto de León y Falcón y, como secretario, Fernando de León y Castillo. Y cuando en octubre de 1894 llegó a Gran Canaria una Comisión de la Sociedad Económica fue a recibirle, asistiendo como tal a la representación de su obra La de San Quintín, en nuestro teatro, que lucía sus mejores galas.

En Las Palmas la Sociedad Económica de Amigos del País se ha distinguido siempre, antes y ahora, manteniendo el fuego sagrado galdosiano editando obras y reproduciendo desde 1986 «Entre canarios, homenaje a Benito Pérez Galdós, 9 de diciembre de 1900.» Desde Las Palmas el doctor Gregorio Chil y Naranjo, como director de la Sociedad Económica Amigos del País, en su telegrama decía: «Sociedad Económica de Amigos del País se adhiere fiesta que colonia canaria celebra en honor de su ilustre socio de Mérito».

La Rseap de Las Palmas contribuyó económicamente a la edificación del nuevo teatro. Las obras del coliseo se iniciaron en 1873, siguiendo un proyecto del arquitecto Francisco Jareño Alarcón con el nombre de Teatro Tirso de Molina. La inauguración oficial del Teatro Tirso de Molina fue en 1890 con una representación de La Traviata. El 17 de abril de 1901 se estrenó Electra, de Benito Pérez Galdós, con gran brillantez. Coincidiendo con el estreno de Electra, el teatro cambió su nombre por el actual, dedicado a Benito Pérez Galdós, que fue víctima de un incendio en junio de 1918. Su reconstrucción la intentó iniciar el arquitecto Fernando Navarro y posteriormente intervino el arquitecto Miguel Martín Fernández de La Torre junto a su hermano Néstor. Las obras duraron varios años, desde 1924 hasta 1928.

Pero también Galdós ha sido recordado en Madrid. El Pleno del Ayuntamiento de la Villa de Madrid celebrado el martes 26 de noviembre de 2019, aprobó por unanimidad, otorgar el Título de Hijo Adoptivo a don Benito Pérez Galdós, a título póstumo.

El Ayuntamiento de la ciudad natal de Galdós tenía previsto otorgarle el título de Hijo Predilecto con motivo del Centenario de su fallecimiento, para serle entregado a sus familiares durante la celebración de la Gala de Honores y Distinciones de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria el miércoles 24 de junio de 2020. Pero debido a la pandemia por el Covid-19, el Consejo de Cultura otorgó a la ciudadanía de Las Palmas de Gran Canaria la Medalla de Oro de la Ciudad, por su ejemplar comportamiento durante la pandemia.

Por su parte, el Pleno del Cabildo de Gran Canaria, en sesión celebrada el lunes 10 de febrero de 2020, acordó conceder el Título de Hijo Predilecto a don Benito Pérez Galdós, cuando se cumplían los cien años del fallecimiento del autor canario. Don Benito se adelantó con el pensamiento de que la vida no consiste en comprender, sino en amar, ayudar a los demás y trabajar.

Compartir el artículo

stats