Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diana Pardo Escritora

Diana Pardo: «Estoy sorprendida de la cantidad de hombres que leen libros románticos»

La escritora Diana Pardo. | |  LP / DLP

La escritora Diana Pardo. | | LP / DLP

Tras su exitosa Trilogía del sofá, la escritora Diana Pardo vuelve a adentrarse en el género Chick Lit con su cuarto libro titulado Abril descubre el mar y los helados de fresa, una novela romántica que aborda temas sociales que afectan a las mujeres, aderezados con unas dosis de crecimiento personal y también unas gotas de erotismo, con las que persigue dotar de más realidad a las historias que cuenta.

Para empezar, tengo que reconocer que tuve que buscar en Google qué era Chick Lit. ¿Por qué este género?

Desde la adolescencia leo novela romántica. No sé qué fue antes, la escritura o la lectura. Leo desde muy pequeña y escribo desde que soy pequeña. Es un género que me gustaba, pero con los años fue evolucionando y se añadió la parte erótica para darle más realidad a las historias. Entonces, se inventaron ese nombre tan raro y es verdad que hay que buscarlo en Google.

Por cierto, el arranque del libro es más que erótico…

Sí, sí que lo es. Una cosa es el género Chick Lit, el romántico-erótico puro y duro, pero como me dedico al desarrollo personal le he metido también un tercer género. La protagonista realiza el famoso viaje del héroe: el proceso de transformación en el que el personaje empieza el libro de una manera y acaba de forma distinta y con su mejor versión.

¿Es un libro para que lo lean solo mujeres?

No. Para nada. Cuando escribí la Trilogía del sofá siempre pensé que los lectores de este género eran mujeres. Y es verdad que la mayoría son lectoras, pero también me que quedé muy sorprendida de la cantidad de hombres que leen libros románticos.

Todos los escritores buscan algo cuando se lanzan a escribir un libro. ¿Qué ha querido contar en esta novela?

En Abril, a través de una historia de ficción, he querido poner sobre la mesa varios temas sociales que afectan a las mujeres. El primero es el de una relación en la que la mujer es mucho más mayor que el hombre: cómo se comporta la sociedad, cómo te comportas tú con todas esas creencias limitantes que tienes, que a veces eres tú quien no te deja ser feliz. Como en el caso de la protagonista que se plantea tener una relación con un hombre 12 años menor y al principio se cree que esta persona no tiene nada que aportarle y al final del libro se descubre que es al revés. Lo que cuenta son las experiencias que hayas vivido, no los años.

¿Qué más temas has incluido?

El momento en el que las mujeres son madres ese papel ocupa todos los demás roles y no es así. Y otro tema que he querido poner sobre la mesa es que hay muchas mujeres que deciden emprender para poder conciliar y en el caso de Abril se ve como laboralmente su marido crece como la espuma mientras ella renuncia al sueño que tenía.

Abril no recibe ningún comentario externo en tono negativo sobre su relación con un hombre 12 años más joven. Excepto, la loca de la casa, como la llama la protagonista. Su voz de la conciencia. Es un personaje fundamental en el desarrollo de la trama.

La loca de la casa no es Chick Lit. La loca de la casa es desarrollo personal en estado puro. La local de la casa es un término que me hizo mucha gracia porque la llamó así Santa Teresa de Jesús que decía que todos teníamos una loca de la casa. En el mundo del desarrollo personal lo que te dicen es que tú puedes poner a la loca de la casa de tu parte. Puede ser tu látigo o tu gasolina en función de cómo la trabajes. Abril tiene una loca de la casa que la fustiga, pero llega Óscar y tiene un loco de la casa que está trabajado, que lo ha entrenado a través de la meditación y ha conseguido ponerlo a su favor. Todos nos hablamos a nosotros mismos.

Óscar —no descubrimos nada si decimos que es del hombre del que se enamora Abril— no existe en la realidad. Es demasiado… perfecto.

(Risas) Te sorprenderías la cantidad de gente joven brillante que hay. Óscar es una persona que tiene 28 años, pero ha vivido experiencias muy duras en su adolescencia: cayó en el foso, estuvo en la oscuridad con las drogas, a punto de perder la vida, pero descubrió el desarrollo personal y así construye la personalidad que tiene con 28 años. Tienes razón que Óscar fue mi niño mimado.

Y sabe a helado de fresa...

Cierto. Mis amigas me decían ‘es que no entendemos el título del libro’. Es que hay que leerlo para entenderlo, les decía.

Hablando de amigas. Las amigas de Abril, Maura y Susana, juegan un papel muy importante en la vida de Abril. Sin los amigos no seríamos nada.

Estamos acostumbrados a etiquetar todo y parece que una novela romántica tiene que ser una relación de amor entre una pareja. Pero al final, hay un amor en la pareja, pero también hay un amor hacia tu hijo, hacia tu madre, y después también está el amor hacia los amigos. Esas amigas que aparecen en la novela, que pueden parecer personajes secundarios, al final tienen un papel muy importante porque contribuyen en el viaje del héroe. Son las guías en el viaje del héroe de Abril y también van a tener su desarrollo personal a lo largo del libro.

Compartir el artículo

stats