Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Letras

Care Santos recomienda a todo el que quiera leer que se aleje de las redes

La autora catalana, ganadora del Premio Nadal en 2017, ofrece una charla en la Casa-Museo Pérez Galdós | Asegura que la inspiración «está por todos sitios»

La escritora Care Santos. | | JOAN CORTADELLAS

La escritora catalana Care Santos, ganadora del Premio Nadal en 2017 con Media vida, departirá en la Casa-Museo Pérez Galdós con sus lectores hoy, a las 19.00 horas, en el marco del ciclo Escritoras en la Casa-Museo. Santos, que tiene en su haber una veintena de libros publicados desde su primera publicación hace 25 años, recomienda a todo el que quiera leer que se aleje de las redes sociales. «Están ya interfiriendo en la lectura porque es imposible leer con un móvil que te va pitando cada 20 segundos», asegura. Por eso, sostiene que ella las mantiene a raya porque son muy distractivas y le preocupa su superficialidad.

«Yo no quiero que me quiten un minuto más del necesario. No tengo mucha actividad en redes sociales, la justa y necesaria para dar a conocer las cosas que hago, y procuro distanciarme lo más posible. Hoy en día es difícil porque incluso las mismas editoriales están pendientes de la actividad que tienes en redes, pero yo desde luego hago mal los deberes porque cada vez me interesan menos, aunque me gusta la interacción, no me gusta la cantidad de tiempo que me hacen perder. Prefiero emplear mi tiempo en otras cosas porque desafortunadamente tengo una vida en la que el tiempo no sobra mucho, no quiero ocuparlo en eso», detalla.

«Empiezas escribiendo para ti misma, pero luego la relación con los lectores te aporta»

decoration

En el balance de sus 25 años de trayectoria desde su primera publicación ha reflexionado sobre muchas cuestiones y una de las más bonitas es lo que aprende de sus lectores, una cuestión con la que muchas veces no cuenta un escritor cuando empieza, asegura. «Creo que todo el mundo empieza escribiendo para sí mismo, yo también, pero luego la relación con los lectores te aporta mucho más de lo que habías previsto».

Lectores

Y es que cuando comparte clubes de lectura en los que los lectores han leído su obra «te das cuenta de lo que aprendes de lo que ellos pueden aportar, como su experiencia, y que ya la novela es suya, ha dejado de ser tuya. Muchas veces te sorprenden con comentarios que tú no necesariamente sabías que estaban ahí. Hay que escuchar muy atentamente siempre a los lectores, porque te enseñan mucho incluso de ti misma y de lo que tú haces», afirma.

Para ser escritor hay que aprender de lo más básico y elemental, desde a organizarse un horario hasta cómo tienes que hacer para enfrentarte a tus bloqueos, detalla. «Ser escritor tiene una parte de vocación y de mucho contar, pero también una muy práctica, como la de los horarios, y será que como soy mujer también me interesa mucho hablar de esa parte de la que nunca habla nadie», afirma. Y como es madre de familia numerosa ha tenido que aprender a organizarme «sí o sí», por eso durante la mañana escribe y por la tarde las dedica a vivir otras cosas.

«Cuando decides ser escritora tienes que aprender a lidiar con la soledad, porque si no eres capaz de estar sola o si te pone nerviosa la soledad, dedícate a otra cosa. Escribir es una ocupación solitaria y en convivencia con otras cosas terribles como la duda. El pensar si te está saliendo o no lo que estás haciendo, y también con los malos momentos y los malos días. Con todo eso hay que aprender a lidiar. Una de las primeras obligaciones que tiene un escritor es aprender a resolver todas estas cosas que te van a atacar seguro, los miedos y las preguntas muy incómodas», resume la autora.

Sobre la inspiración asegura que «está en todos los sitios», porque es una actitud más que un don sobrenatural. «Yo no creo nada en eso de un don, creo en el trabajo y la actitud, en ir por la vida con los ojos bien abiertos y los oídos preparados y estar atento a lo que te vas encontrando. Y la vida te brinda constantemente asuntos sobre los que escribir y no hace falta que te vayas muy lejos, en tu propia casa tienes todo lo necesario para lanzarte a escribir», explica. Al respecto de los bloques, asegura que una de las cuestiones que hay que aprender cuando escribes es que cuanto más intentas delante de la mesa que te salga lo que quieras que tenga que salir, menos sale.

«Tienes que aprender a ser buena contigo misma y a concederte un ratito de algo que le sienta muy bien a los escritores y es darte una vueltita, no pensar en nada y dejar que las ideas se organicen. Cuando me bloqueo me doy un rato libre. He tardado años en aprender esto, pero es imprescindible», asegura Santos.

En la actualidad trabaja en un nuevo proyecto que espera que salga este año y del que no quiere hablar todavía, pero del que está muy ilusionada porque es distinto a todo lo que ha hecho hasta ahora. «Me apetecía salir un poco de lo que estaba haciendo últimamente y ahí estoy, en un proyecto muy diferente», adelanta.

Una vida de libros

Care Santos es una laureada escritora catalana que escribe tanto en castellano como en catalán. Nació en Mataró (Barcelona) en 1970. Empezó a escribir a los ocho años, a los 14 ganó su primer concurso literario y a los 25 publicó su primer libro, una colección de relatos. Ha publicado más de una docena de novelas, entre las que destacan Media vida (Premio Nadal 2017) y Desig de xocolata (Premi Ramon Llull 2014). Su novela Habitaciones cerradas fue adaptada por TVE a serie de televisión y sus trabajos han sido traducidos a más de 20 idiomas. Es una autora muy leída entre niños y jóvenes, como así lo demuestran las ventas de sus libros. Su última novela, Seguiré tus pasos, la publicó el pasado año. | C. S.

Compartir el artículo

stats