Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

‘El Jueves’ y la "banda de matones de Vox"

El tuit de Vox señalando al editor de 'El Jueves' provoca una ola de repulsa contra el partido de extrema derecha

Fragmento del cromo que parodia a Santiago Abascal publicado en ’El Jueves’ dentro de la serie ’Pandilla Voxura’.

Fragmento del cromo que parodia a Santiago Abascal publicado en ’El Jueves’ dentro de la serie ’Pandilla Voxura’.

"El tuit de Vox habla por sí mismo. No hay mucho que añadir. Y los apoyos que estamos teniendo de compañeros y de mucha más gente también lo dicen todo. Es bueno que haya una respuesta clara, unánime y directa de rechazo contra estas actitudes fascistas. Creo que el tuit es una maniobra de distracción de Vox para cambiar de tema ante las severas acusaciones que han recibido por instigar el odio hacia minorías y hacia homosexuales. Es una forma de hacer creer que ellos también son víctimas". Se pronuncia así el dibujante Guille Martínez-Vela, director de ‘El Jueves’, en declaraciones a este diario después de que este martes el partido de extrema derecha señalara directamente en su cuenta de Twitter a Ricardo Rodrigo Amar, editor del grupo RBA, que edita la veterana revista satírica, asegurando que esta "difunde odio" y apuntando a que se le pueden "exigir responsabilidades cuando le vean salir de su despacho de la Diagonal de Barcelona". 

Para Martínez-Vela, el hecho de prácticamente poner al editor en la diana traspasa líneas rojas. "Es algo típico de matones y es a lo que ya nos tienen acostumbrados. Y lo preocupante es que nos acostumbremos", alerta. Por parte de RBA, ni el editor ni la empresa editorial realizarán ninguna declaración ni respuesta a Vox, afirma a este diario un portavoz del grupo, que asume que "no es la primera vez" que reciben amenazas. En la memoria está la agresión a la exdirectora de ‘El Jueves’ Mayte Quílez, a la que en 2016 un encapuchado dio un puñetazo frente al portal de su casa en Barcelona tras una portada de la revista contra el auge del fascismo.

Aunque Vox luego negara que su intención con el tuit fuera apuntar al editor de RBA, algunos de sus seguidores saltaban al ruedo, como la diputada Carla Toscano, que tuiteó: "@eljueves , aquí la única basura sois vosotros".

Pero en las redes, lo que más ha generado el tuit es una creciente ola de reacciones de indignación contra el partido de Santiago Abascal y Javier Ortega Smith y de solidaridad con la revista. Desde un comunicado de ‘El Mundo Today’, donde el medio digital satírico avisa de que "esta amenaza" marca "una línea roja" y "tiene como objetivo último amedrentar la libertad de expresión de editores, dueños de comunicación, humoristas, artistas y, en definitiva, de cualquier ciudadano", hasta el manifiesto ‘Viñetas contra el fascismo’, donde el mundo del cómic invita a adherirse, pasando por la revista ‘Mongolia’, Reporteros sin Fronteras o la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), entre otros. Y a título personal, multitud de autores y gente del mundo de la cultura, entre ellos, Albert Monteys, Manel Fontdevila, Mayte Quílez, José Luis Martín, Santiago Segura o Carla Berrocal, pero también desde la edición, el periodismo y la política.     

La Pandilla Voxura

Las viñetas de ‘El Jueves’ que han provocado el tuit -una serie de cromos satíricos con el título de ‘Pandilla Voxura’, evocando la popular Pandilla Basura de los 80, en que los dibujantes Raúl Salazar y Juanjo Cuerda parodian a diversos líderes de Vox-, las publicaron el pasado febrero y las han ido reflotando en la web en abierto, recuerda Martínez-Vela. En un tuit de la revista animaba este lunes a ver los cromos -"¡Descubre y colecciona a la asquerosa Pandilla Voxura al completo!"-. "Ahora creo que se han aferrado a ello porque les venía bien decir que fomentamos el odio contra ellos y hacerse las víctimas. En ese tuit saben muy bien qué dicen y qué entenderán sus seguidores incondicionales, igual que hizo Trump ante el asalto al Capitolio. Si sabes cómo comunicar no te es necesario ser más explícito. Y la justicia debería saber leer esas intencionalidades –opina el director-. Pero creo que la justicia tiene un sesgo muy fuerte. Lo hemos visto ante el cartel de Vox de los 'menas', que los jueces no ven que sea constitutivo de delito de odio o de discriminación, aunque a mí me parezca obvio. En su escrito solo les falta pedir el voto para Abascal".

A Salazar no le sorprenden las amenazas, que tanto la revista como él en su cuenta particular de Twitter son tristemente habituales. Incluso desde cuentas anónimas han señalado a su hijo.

"Este partido se comporta más como una banda callejera de matones, que señalan y entonces sus simpatizantes acuden. Lo sorprendente es que lo hagan desde la cuenta oficial y no por ejemplo desde la cuenta de una sede del partido, con la que siempre pueden alegar un patinazo. Y lo preocupante es que la sociedad pueda aceptarlo como algo normal. Estamos normalizando el acoso mediático. Si lo normal en Twitter es insultar y la gente lo hace habitualmente, es normal que los que les siguen piensen que les representa y que no hay motivo para censurar", considera el coautor de la Pandilla Voxura.   

"Si no decimos nada el discurso de Vox seguirá avanzando -avisa Martínez-Vela-. Es necesario desarticular sus argumentos y sus técnicas de poner las emociones delante de la razón, de desinformar con bulos en Whatsapp o redes… en eso son los reyes. En Alemania o Francia vemos que la extrema derecha empieza a pinchar. Por eso hay que seguir plantándoles cara con el debate, contraponiendo argumentos y desenmascarándolos, haciendo que la gente se informe bien. Creo que hay mucha gente que apoya a este partido y que no es consciente de lo que significa. Gente que piensa que llamarles totalitarios o fascistas es un insulto gratuito. Pero son un peligro y van ganando espacio en el debate público con sus técnicas intoxicadoras". Por ello, coincide Salazar, "es necesario que la respuesta social deje huella y que eso se note en las próximas elecciones para que se vaya desinflando". 

Atentado y paredón

No es la primera vez que la extrema derecha española amenaza a un medio satírico. Solo recordar que en 1977 intimidaciones de ese tipo, por una portada sobre Franco, culminaron en la bomba enviada por el grupo ultra Triple A a la redacción de la revista ‘El Papus’ en Barcelona matando al conserje e hiriendo a varias personas más. O, como señala Salazar, cuando en 1940 Franco fusiló al editor valenciano Vicent Miguel Carceller y al dibujante Carlos Gómez, ‘Bluff’, por unas viñetas satíricas en la revista ‘La traca’.

"La mejor manera de demostrar que no pueden vencernos o torcernos es continuar haciendo lo que hacemos", afirman ambos dibujantes, ya preparando el próximo número de la revista ."Ellos nos dan mucha carnaza", concluye Salazar. 

Compartir el artículo

stats