Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CANARISMOS

De cualquier mato sale un conejo

De cualquier mato sale un conejo

Se trata probablemente de una adaptación local del viejo refrán castellano que reza: «Donde menos se piensa, salta la liebre». Esta expresión, aunque de uso actual, ya aparecía registrada en algunas obras de la literatura clásica española al menos desde mediados del siglo XVI (como El Lazarillo de Tormes; incluso en el Quijote, Cervantes la pone en boca de sus protagonistas). De manera genérica, viene a decir que una situación dada puede cambiar al improviso o puede suceder algo de manera repentina e inesperada. Más específicamente, en las islas se dan varias formas del mismo dicho con similar significado: «De cualquier mato/mata sale un conejo», «de cualquier matojo salta un gazapo»; y si estas se inspiran en el mundo rural, existe otra versión más urbana y doméstica, podríamos decir, que se expresa de este otro modo: «De cualquier agujero sale un ratón». Todas ellas vienen a significar –ya se refieran a una situación general o a una persona en particular– que cualquier circunstancia, por impensable que sea, siempre puede cambiar súbitamente; o en cuanto a las personas, pese a lo que se pueda esperar de ellas, para bien o para mal, siempre nos pueden sorprender con su comportamiento. La frase, en apariencia, comprende dos actitudes encontradas o, cuando menos, dispares: de una parte, sugiere precaución, y de otra, expectación. La expresión “de cualquier mato” invita a ser precavidos y a no dejarse llevar por las apariencias porque, cuando menos se espera, puede suceder algo que trastoque nuestros planes y previsiones; pero al mismo tiempo, cuando no se alberga ya esperanza alguna, ante la incerteza, anima al optimismo, por cuanto la situación puede deparar una sorpresa. La locución “sale un conejo” afianza la idea de que cuando menos lo esperamos (“cuando menos se piensa”) puede suceder algo que cambie las cosas; puede tratarse de un hecho insólito con el cual no contábamos o de una coincidencia que –como mismo el ilusionista hace aparecer un conejo de la chistera– da la vuelta al asunto y resuelve la situación repentinamente. Pero también puede tener el sentido de advertencia que pone en guardia a quien se muestra confiado hasta la despreocupación, de tener cuidado porque el escenario puede cambiar radicalmente en cualquier momento. Sin embargo, la versión sinónima «de cualquier agujero sale un ratón», por la aversión que provoca este animal, mueve sobre todo sensaciones negativas que se asocian inconscientemente a los problemas (‘cuando menos te lo esperas, surge un inconveniente’).

Se trata, pues, de un dicho de carácter predictivo en cuanto presagia/prevé la posibilidad de que la contingencia o el azar puedan cambiar la situación repentinamente; y puede ser enmarcado dentro de un elenco de expresiones con cierto aire de suspicacia, al estilo de «aquí hay gato encerrado» o «ser (alguien) un gallo tapado». Afín es la locución castellana: “saltar la liebre” que expresa la idea de poner al descubierto o venirse a saber algo que estaba oculto, ya sea una trama, un enredo o un secreto.

Tanto el conejo como la liebre son figuras alegóricas que trasmiten ligereza, prontitud, rapidez… (de ahí la expresión “salta un gazapo”). La “mata/mato” (la maleza, la espesura) expresa algo oculto a la vista. Con esta imagen metafórica se quiere trasladar que los matos pueden esconder una sorpresa (: “en cualquier mato”), de donde, al improviso, sale/salta un conejo o un gazapo. Y en sentido figurado, el conejo (o el gazapo) puede ser una persona que se presenta cuando menos se le espera, un comportamiento sorpresivo o un hecho imprevisto. En última instancia nos remite a la dicotomía “apariencia/realidad”; en la que la apariencia (cualidad de lo que (a)parece) se antepone o contrapone a la realidad (que no es lo que parece), a lo que hay detrás, lo celado, lo desconocido y que en cualquier momento se puede revelar, saliendo fuera, a la luz; y cuando así se manifiesta, tal cual es, puede suponer una sorpresa… Y es que de cualquier mato puede salir un conejo (o de cualquier agujero, un ratón).

Compartir el artículo

stats