Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Discos

Bobby Gillespie y Jehnny Beth, pareja de fábula

El ‘frontman’ de Primal Scream se alía con la cantante francesa, ex-Savages, en un trabajo que evoca los duetos del country y el soul

Johnny Beth y Bobby Gillespie . | | LA PROVINCIA/DLP

Johnny Beth y Bobby Gillespie . | | LA PROVINCIA/DLP

Bobby Gillespie, el cantante de Primal Scream, deja de lado la dinámica del grupo, siempre a caballo del rock invasivo y el aparato electrónico, y se permite un ejercicio distinto, chocante, de crooner ajado en diálogo sinuoso con la francesa Jehnny Beth (nombre real, Camille Berthomier, excomponente de los post-punk Savages). Sale de ello una obra elegante, con resonancias de otros tiempos, donde la pareja fabula en torno a un divorcio imaginario, con sus lánguidas escenas brindadas al amor perdido.

Un movimiento cuyos orígenes hay que situar en el concierto de despedida de Suicide, en el londinense Barbican Centre (2015), cuando ambos fueron presentados y ella se unió a él para cantar el clásico del dúo synth-punk "Dream baby dream". Ya entonces conversaron sobre históricas parejas cantoras de los 60 y 70, en el country y el soul, y un año después Beth se unió a Primal Scream en otro escenario para afrontar "Some velvet morning", la balada de Lee Hazlewood (grabada originalmente por Nancy Sinatra en 1967) que el grupo había adaptado en su álbum Evil heat (2002), ahí con Kate Moss como partenaire. Si esa versión se escoraba hacia el prescriptivo electro-rock practicado por la banda, Utopian ashes es mucho más tradicional y se acomoda en el pop neoclásico, el medio tiempo con reflejos de la chanson y la balada de cámara, abierta a la guitarra filo-country y el crescendo con destellos soul. Sorprende que para afrontar este ejercicio Gillespie haya contado con Primal Scream casi al completo (solo falta la bajista, Simone Butler), en particular el guitarrista, Andrew Innes, coautor de todas las canciones junto al cantante, la propia Beth y un viejo cómplice de ésta, Johnny Hostile, con quien compartió hace más de una década el dúo John & Jehn. El disco desvela pulsiones inéditas de Gillespie, sacando partido como vocalista de interiores, si bien se echan en falta más diálogos en los que Jehnny Beth pueda dar la réplica con su voz bella y un poco huidiza en primer plano, sacando más punta a ese registro tan distinto al de Savages.

Pero podemos disfrutarla en el country crepuscular de "You can trust now" o en ese susurrante "Living a lie", con una linea de bajo muy Gainsbourg, invitándonos a evocar las citas de Nick Cave con la recientemente finada Anita Lane. Cancionero de hermosas dinámicas dramáticas en "Chase it down" y fondos solemnes en "Remember we were lovers", con delicadezas como el vals "English town" y esa balada acústica con ascendente stoniano de los 70 llamada "Your heart will always be broken", así como el homenaje sixties de "Stones of silence". En las plataformas de streaming, el álbum aparece también bajo el epígrafe de Primal Scream, así que nos preguntamos si con eso nos están diciendo algo acerca del futuro del grupo.

Compartir el artículo

stats